eldiario.es

9

Votad, malditos

Si eres de izquierdas y no vas a votar, piensa que si Vox gobierna de la mano de la derecha, quiere acabar con la protección de mujeres, gays y migrantes, con Autonomías y partidos, con tus libertades. La democracia no acaba en las urnas, pero sí en la extrema derecha

Camarero, hay un nazi en mi sopa. Hasta en la sopa están los fascistas. Hablan de ellos a todas horas en las noticias que es precisamente lo que buscan y el otro día había uno en el debate electoral de la televisión pública en horario de máxima audiencia. Estaba allí como si tal cosa, como si fuera lo más normal tener en la tele a un energúmeno racista, clasista, machista y homófobo vomitando basura por la boca. Sólo por eso fue el que más ganó en el debate, sólo por eso salimos perdiendo todos.

Habló como uno más y mintió como el que más para insultar a la memoria de las víctimas del franquismo, para atacar a la ley de violencia de género y al feminismo, para llamar violadores a los migrantes y a los menores extranjeros no acompañados, para amenazar con prohibir a otras ideologías y acabar con la pluralidad democrática. Tuvimos que soportar que un fascista hiciera fascismo en prime time sin que apenas le dieran réplica. Basta ya. Hay que plantarle cara a esta caverna insidiosa y miserable que amenaza nuestros derechos y convivencia.

De nada sirve ignorarlos mientras les hacen el juego en la derecha, en muchos medios generalistas y entre esa España iracunda que quiere imponernos por la fuerza su España estrecha. Ya tuvimos 40 años de silencio franquista y otros 40 de blanqueo del Régimen, como para tener que aguantar que vuelvan. Ahora toca combatirles sin tregua, con razones y beligerancia, llamando al fascismo por su nombre. No podemos quedarnos callados cuando Rocío Monasterio se planta delante de un centro de niños migrantes sin padres para criminalizarlos. No podemos callarnos cuando una señora pija llama delincuentes a niños excluidos.

Porque, además, es mentira. La delincuencia no es mayoritariamente extranjera ni mucho menos son los menores los que la comenten y, de hecho, el crimen ha decrecido en épocas de mayor inmigración a nuestro país. Cuando estas personas delinquen no es por nacionalidad, es por marginalidad, es porque el sistema falla. Así es como hay que enfrentarles, con verdades frente a sus mentiras. Contando que Abascal sí que chupó durante años del dinero público, que Monasterio y su marido han cometido numerosas irregularidades con sus oficinas y sus casas, que todas las rebajas fiscales que propone Vox favorecen a los que más tienen. No podemos callar mientras unos privilegiados remueven las pasiones más bajas para atacar a los de más abajo.

No nos callemos este domingo en las elecciones. Si eres de izquierdas y no vas a votar, piensa que si los ultras gobiernan de la mano de la derecha, quieren acabar con la protección de mujeres, gays y migrantes, con Autonomías y partidos, con tus libertades. Por supuesto la política se hace sobre todo en las calles, en los movimientos de base, en el día a día. Pero una manera de manifestarse contra el fascismo también es votar para devolverles a la cueva. La democracia no acaba en las urnas, pero sí en la extrema derecha. Votad, malditos, votad, malditas. Como dice una viñeta de Dalmaus, puede que no exista tu partido ideal, pero existe el que quiere acabar con tus ideales.

ESTE JUEVES A LAS 10H, JORNADA DE REFLEXIÓN CON LEO BASSI VS EL FASCIO

Carne Cruda es independiente sólo gracias a los oyentes que nos financian. No podemos hacer periodismo libre si tú no nos ayudas.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha