eldiario.es

9

A Rafael Mayoral

¿No sería mejor argumentar?

126 Comentarios

Apenas doy crédito a lo que he leído que ha dicho: “Se está poniendo en cuestión nuestro proyecto. Queremos que la gente exprese su apoyo al proyecto Podemos”.

Por consiguiente convocan una manifestación o, en palabras de este diario: “una demostración de fuerza en la calle”.

Parece usted indignado, como si no diera crédito a que alguien “ponga en cuestión” su proyecto. Mire, pues naturalmente que se está poniendo en cuestión: para eso mismo se hace una propuesta en público, para que sea cuestionada, debatida, argumentada, razonada en público.

¿O considera usted que su proyecto es incuestionable? ¿Quizá una verdad revelada? ¿O acaso la depurada expresión del sentir popular del que ustedes son depositarios? ¿Hay que responder por tanto con “una demostración de fuerza” si alguien se atreve a cuestionarlo? ¿Tan escandaloso le parece que se ponga en cuestión? ¿Tan poco acostumbrados están ustedes al debate y tan acostumbrados a hablar desde la tarima universitaria? Perdone la pregunta, pero ¿no le parece una reacción más propia de aprendices de dictador populista?

¿Se acuerda usted de los actos de afirmación nacional? ¿De las “demostraciones de fuerza” que convocaba el Caudillo en la plaza de Oriente, asomado al balcón de Palacio en compañía de Juan Carlos, ese ahijado suyo que luego fue rey? Cada vez que, a causa de alguna menudencia (unas penas de muerte de más o de menos, por ejemplo), el resto del mundo “ponía en cuestión” la dictadura de Franco, ¿qué hacía el César Visionario? ¿Oponía argumentos y razones? Qué va, hacía lo mismo que ustedes: se ofendía muchísimo y convocaba una manifestación de adhesión, por supuesto inquebrantable.

Naturalmente, es difícil preguntarle nada. ¿Para qué? La respuesta será la misma, una apelación directa a “la gente”, con la que ustedes tienen una privilegiada unión hipostática, como la de la Santísima Trinidad o como la que Franco tenía con la verdadera España eterna.

En su lenguaje orwelliano no hay más que “la gente” y “la casta”. Antes, usted lo recordará tal vez, sólo había “el pueblo”, el sano pueblo español, y esos malvados que querían intoxicarlo: comunistas, intelectuales, vendepatrias en general, tipos discutidores que todo lo ponían en cuestión y con nada estaban conformes.

Usted olvida (o calla) que la cúpula de su formación pertenece a una casta que muchos conocemos: la de los profesores de la universidad española, una de las más endogámicas, corruptas y clientelistas del mundo. Félix de Azúa hace bien en recordarlo.

Usted olvida que utilizar al pueblo para “demostraciones de fuerza”, en lugar de contestar con razones, es inveterada costumbre de las dictaduras.

Usted se olvida de que un programa político no es un todo-a-cien en el que se puede decir lo que más convenga en cada momento.

Usted olvida que reunir multitudes en la plaza de Oriente no es la respuesta cuando se pone en cuestión un proyecto, salvo que ese proyecto no admita ser discutido mediante el uso de la razón. Mi pregunta para usted es: ¿no sería mejor contestar, rebatir y argumentar, en lugar de sacar a la calle a las multitudes, como hacían Franco y otros dictadores?

 

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha