“Los avances en igualdad se pararon a las puertas de los pueblos”

Plaza de Olías del Rey, Toledo

La lucha por la igualdad de género llega a la localidad de Almagro con la creación de la primera asociación feminista de la localidad. Seis mujeres han sido las encargadas de dar forma a un proyecto “liberador ya que elimina el armazón cultural que fomenta una determinada forma de ser que no tiene porque coincidir con la quieres”.

Así lo explica Cristina Cancho, presidenta de la asociación. “El feminismo es un proyecto social autónomo que solo puedes desarrollar con gente igual que tú”.

Bajo el nombre de ‘Feministas de pueblo’, la de Almagro es una agrupación respaldada por la experiencia de sus fundadoras quienes, tras participar en distintos colectivos y organizaciones, quieren conseguir instaurar la igualdad en su localidad. “Trabajando desde el activismo nos dimos cuenta de que las mujeres rurales tenemos una especificidad propia del ámbito en el que vivimos”.

‘Feministas de Pueblo’ surge del deseo de vindicar esa diferencia y adaptarla a la agenda feminista. “Según el decrecimiento poblacional hay una carencia importante. Todas las mujeres tenemos luchas y desafíos comunes pero en nuestros pueblos hay más desigualdades”.

Cancho destaca el poder que todavía mantiene el sistema patriarcal en los municipios donde, por ejemplo, los estereotipos están más marcados tanto en ellas como en ellos; hay una mayor presión ante la autonomía económica; y existen más dificultades para la movilidad.

En cuanto a la violencia de género, la presidenta de la recién creada asociación recuerda que existen muchas más trabas para denunciar y que los recursos no llegan a todos los pueblos por igual. Aspectos que empeoran teniendo en cuenta la mayor justificación social de la violencia de género.

Cancho también subraya cómo la despoblación afecta negativamente a la igualdad. “Se habla de este tema pero no se tiene en cuenta la perspectiva de género. Nuestros pueblos se están quedando masculinizados ya que las mujeres más jóvenes son quienes suelen irse”.

“Ellos agradecen las nuevas masculinidades”

“Queremos aportar nuestro granito de arena al trabajo que queda pendiente porque los avances en materia de igualdad se pararon a las puertas de los pueblos”, crítica Cancho. Para solucionar esta brecha la Asociación se convertirá en un sujeto activo en la localidad a partir del análisis teórico.

‘Feministas de pueblo’ tiene un objetivo claro: “trabajar la dimensión personal reforzando la colectiva”. Para conseguir esta meta el colectivo baraja la creación de “una red de mujeres de ámbito regional; la formación feminista en el ámbito rural; o revistar todo lo que tenga que ver con la mujer rural y realizar aportaciones”.

Entre estos cometidos la visibilización de las mujeres se posiciona como una prioridad. “Queremos mostrar las problemáticas concretas de las mujeres en el ámbito rural a la vez que proponemos soluciones y visibilizamos su trabajo” ya que, por ejemplo, todavía no se aprecian los resultados positivos para fomentar la cotitularidad de las explotaciones agrarias y agrícolas. Según Cancho, puede verse “una mixtura entre obligación y ayuda familiar” entre las trabajadoras.

La falta de avances en materia de igualdad también puede observarse en el sector educativo. “Está abandonado ya que no hay educación afectivo sexual y la que hay está sesgada. La juventud no tiene acceso a cosas básicas como la regla o las características de una relación no tóxica”.

Tal y como describe Cancho, existe “un vacío pedagógico al que no estamos llegando ni la administración ni el profesorado”.

“Ellos y ellas agradecen cualquier información. Las chicas quieren indicadores sobre proyectos vitales independientes al proyecto común de pareja mientras que ellos agradecen las nuevas masculinidades para encontrar apoyos con los que ser lo que quieran”, añade.

Los feminicidios y la violencia de género continuarán en la agenda feminista

‘Feministas de pueblo’ señala su deseo de contribuir desde lo local a la eliminación de la violencia de género. “El ámbito rural tiene características muy propias. Por ejemplo, ¿cómo se puede cumplir una orden de alejamiento en una localidad de cien habitantes?”, cuestiona Cancho alertando sobre la existencia de “un cúmulo de cuestiones que no se tienen en cuenta”.

Ante las “ínfimas denuncias” interpuestas en los pueblos, o la enraizada labor de cuidadoras, la Asociación propone soluciones como la puesta en valor de la teoría feminista o la creación de espacios culturales con perspectiva feminista. “Las víctimas son identificadas por los Centros de la Mujer pero no pueden hacer nada aunque expriman todos los recursos a su alcance”.

En las zonas rurales “son muchas las responsabilidades de las mujeres y pocos los reconocimientos”

Almagro, con apenas diez mil habitantes, es una de las seis localidades de Ciudad Real que cuenta con una asociación feminista. La cuarta ola de este movimiento social se extiende así por la región ante la persistencia de desigualdades de género comunes.

En los pueblos “son muchas las responsabilidades de las mujeres y pocos los reconocimientos, por no hablar de que no son contempladas como sujetos políticos”. Ante esta realidad, desde ‘Feministas de pueblo’ se difundirá entre la población de Almagro que el feminismo no “es una amenaza. Lo haremos de una forma cercana, dando formación y difusión”.

La falta de reconocimientos hacia las mujeres puede verse en los propios callejeros de nuestras localidades. “En las calles de Almagro solo cuatro tienen nombre de mujer. Otra posibilidad para reconocerlas sería, por ejemplo, elegir más pregoneras”.

La perspectiva que aportará ‘Feministas de pueblo’ a través de actividades, formación y divulgación será una herramienta clave para hacer de la igualdad de género una realidad en todos los rincones de Castilla-La Mancha. Un objetivo que será reivindicado por todas las asociaciones feministas de la región el próximo 8 de marzo, Día Internacional de las Mujeres.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats