La Fiscalía denuncia al tuitero Alvise Pérez por un presunto delito de calumnias con publicidad contra Óscar Puente

La Fiscalía de Valladolid ha denunciado al tuitero Luis Pérez, conocido en las redes como Alvise, por un presunto delito de calumnias con publicidad contra el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, tal y como han confirmado a elDiario.es fuentes judiciales. De esta forma, el Ministerio Público hace suya la denuncia que le hizo llegar la dirección nacional del PSOE el pasado 1 de septiembre "por la publicación en las redes sociales Twitter y Facebook de mensajes de naturaleza gravemente ofensivos para el Partido Socialista Obrero Español y para Óscar Puente Santiago, miembro de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE y Alcalde Presidente de la ciudad de Valladolid".

Pérez, exasesor de Ciudadanos que ya ha sido denunciado por la Fiscalía de Barcelona por difundir una falsa PCR del exministro de Sanidad, Salvador Illa, deberá dar explicaciones ante un juez en calidad de imputado en ese caso. El PSOE, en la denuncia que remitió a la Fiscalía, define a Alvise como "un mero agitador y propagandista de la derecha más reaccionaria que, en esta sociedad tecnológica se sirve de internet y sus redes sociales como medios de acoso constante a los políticos que no son de su agrado, normalmente de izquierdas" y considera que ese tipo de acoso por razones ideológicas que antes utilizaba las vías de hecho, "ahora se sirve de herramientas digitales para difundir calumnias e injurias sin ningún fundamento, revestidas de una aparente difusión de información pseudoperiodística".

Apunta también a una "persecución política obsesiva y compulsiva que sobrepasa todos los límites, un auténtico ciberacoso digital, que algunos sectores de la sociedad española se empeñan en resucitar" de Alvise contra Puente, que comenzó el 30 de julio, cuando empezó a publicar diariamente tuits que según el PSOE invaden la esfera personal de Puente, de quien difundió imágenes junto a su acompañante en la playa el pasado 2 de agosto, "todo ello aderezado con comentarios chulescos y despreciativos", a la vez que exigía su dimisión. 

Los tuits concretos contra Puente por los que el PSOE denuncia a Alvise por considerarlos "constitutivos de un delito de calumnias con publicidad dirigido contra una autoridad sobre hechos concernientes al ejercicio de su cargo", son varios. El 3 de agosto Alvise atribuyó a Puente "la autoría de un delito de coacciones y otro de tráfico de influencias y/o prevaricación", al cerrar un restaurante por “luminosis” [en realidad aluminosis] hasta arruinarlo para que luego el traspaso, según el tuitero, beneficiase a un familiar del alcalde, que obtuvo licencia.

Argumenta el PSOE que, además de no aportar prueba alguna de las graves acusaciones que dirige al alcalde, obvia que tanto el cierre del restaurante por aluminosis como la obtención de una licencia son consecuencias de la incoación tramitación del correspondiente expediente administrativo, con intervención de distintos funcionarios y técnicos municipales, lo que hace muy difícil, cuando no imposible, aquello de lo que acusa a Óscar Puente. En otro tuit, publicado el 5 de agosto, vuelve sobre el tema y acusa a Puente de prevaricación al beneficiar a un familiar al concederle una licencia urbanística incumpliendo los requisitos para ello. El 6 de agosto, en otros dos tuits, el denunciado vinculó la modificación del PGOU y la existencia de ocho licencias municipales con el uso temporal por parte del Alcalde de un vehículo de la empresa que, según el denunciado constituiría el pago o soborno por beneficiar a la empresa. "Igual que en los mensajes anteriores no hay prueba alguna de dicha vinculación, ni de la comisión de delito alguno, con un consciente desprecio hacia la verdad", concluye el PSOE.

El Partido Socialista, y ahora también la Fiscalía, consideran que Alvise sería autor del presunto de delito de calumnias con publicidad, de los artículos 205 y 211 del Código Penal, al imputar a Puente la comisión de varios delitos "con conocimiento de su falsedad o temerario desprecio hacia la verdad propagándolo por medio de la imprenta, la radiodifusión o por cualquier otro medio de eficacia semejante". El artículo 206 del Código Penal castiga a las calumnias con las penas de prisión de seis meses a dos años o multa de 12 a 24 meses, si se propagaran con publicidad.

Esta no es la única causa judicial que tendrá que afrontar Luis Pérez, ya que Óscar Puente ha interpuesto una querella contra él el pasado martes por vulnerar su honor al difundir fotos de él y de su pareja con comentarios claramente ofensivos. Tanto la denuncia como la querella se acumularán en el mismo juzgado y Pérez será citado para declarar en ambas causas en calidad de imputado, informan fuentes judiciales.

La Fiscalía de Valladolid ha denunciado al tuitero Luis Pérez, conocido en las redes como Alvise, por un presunto delito de calumnias con publicidad contra el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, tal y como han confirmado a elDiario.es fuentes judiciales. De esta forma, el Ministerio Público hace suya la denuncia que le hizo llegar la dirección nacional del PSOE el pasado 1 de septiembre "por la publicación en las redes sociales Twitter y Facebook de mensajes de naturaleza gravemente ofensivos para el Partido Socialista Obrero Español y para Óscar Puente Santiago, miembro de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE y Alcalde Presidente de la ciudad de Valladolid".

Pérez, exasesor de Ciudadanos que ya ha sido denunciado por la Fiscalía de Barcelona por difundir una falsa PCR del exministro de Sanidad, Salvador Illa, deberá dar explicaciones ante un juez en calidad de imputado en ese caso. El PSOE, en la denuncia que remitió a la Fiscalía, define a Alvise como "un mero agitador y propagandista de la derecha más reaccionaria que, en esta sociedad tecnológica se sirve de internet y sus redes sociales como medios de acoso constante a los políticos que no son de su agrado, normalmente de izquierdas" y considera que ese tipo de acoso por razones ideológicas que antes utilizaba las vías de hecho, "ahora se sirve de herramientas digitales para difundir calumnias e injurias sin ningún fundamento, revestidas de una aparente difusión de información pseudoperiodística".

Apunta también a una "persecución política obsesiva y compulsiva que sobrepasa todos los límites, un auténtico ciberacoso digital, que algunos sectores de la sociedad española se empeñan en resucitar" de Alvise contra Puente, que comenzó el 30 de julio, cuando empezó a publicar diariamente tuits que según el PSOE invaden la esfera personal de Puente, de quien difundió imágenes junto a su acompañante en la playa el pasado 2 de agosto, "todo ello aderezado con comentarios chulescos y despreciativos", a la vez que exigía su dimisión. 

Los tuits concretos contra Puente por los que el PSOE denuncia a Alvise por considerarlos "constitutivos de un delito de calumnias con publicidad dirigido contra una autoridad sobre hechos concernientes al ejercicio de su cargo", son varios. El 3 de agosto Alvise atribuyó a Puente "la autoría de un delito de coacciones y otro de tráfico de influencias y/o prevaricación", al cerrar un restaurante por “luminosis” [en realidad aluminosis] hasta arruinarlo para que luego el traspaso, según el tuitero, beneficiase a un familiar del alcalde, que obtuvo licencia.

Argumenta el PSOE que, además de no aportar prueba alguna de las graves acusaciones que dirige al alcalde, obvia que tanto el cierre del restaurante por aluminosis como la obtención de una licencia son consecuencias de la incoación tramitación del correspondiente expediente administrativo, con intervención de distintos funcionarios y técnicos municipales, lo que hace muy difícil, cuando no imposible, aquello de lo que acusa a Óscar Puente. En otro tuit, publicado el 5 de agosto, vuelve sobre el tema y acusa a Puente de prevaricación al beneficiar a un familiar al concederle una licencia urbanística incumpliendo los requisitos para ello. El 6 de agosto, en otros dos tuits, el denunciado vinculó la modificación del PGOU y la existencia de ocho licencias municipales con el uso temporal por parte del Alcalde de un vehículo de la empresa que, según el denunciado constituiría el pago o soborno por beneficiar a la empresa. "Igual que en los mensajes anteriores no hay prueba alguna de dicha vinculación, ni de la comisión de delito alguno, con un consciente desprecio hacia la verdad", concluye el PSOE.

El Partido Socialista, y ahora también la Fiscalía, consideran que Alvise sería autor del presunto de delito de calumnias con publicidad, de los artículos 205 y 211 del Código Penal, al imputar a Puente la comisión de varios delitos "con conocimiento de su falsedad o temerario desprecio hacia la verdad propagándolo por medio de la imprenta, la radiodifusión o por cualquier otro medio de eficacia semejante". El artículo 206 del Código Penal castiga a las calumnias con las penas de prisión de seis meses a dos años o multa de 12 a 24 meses, si se propagaran con publicidad.

Esta no es la única causa judicial que tendrá que afrontar Luis Pérez, ya que Óscar Puente ha interpuesto una querella contra él el pasado martes por vulnerar su honor al difundir fotos de él y de su pareja con comentarios claramente ofensivos. Tanto la denuncia como la querella se acumularán en el mismo juzgado y Pérez será citado para declarar en ambas causas en calidad de imputado, informan fuentes judiciales.

La Fiscalía de Valladolid ha denunciado al tuitero Luis Pérez, conocido en las redes como Alvise, por un presunto delito de calumnias con publicidad contra el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, tal y como han confirmado a elDiario.es fuentes judiciales. De esta forma, el Ministerio Público hace suya la denuncia que le hizo llegar la dirección nacional del PSOE el pasado 1 de septiembre "por la publicación en las redes sociales Twitter y Facebook de mensajes de naturaleza gravemente ofensivos para el Partido Socialista Obrero Español y para Óscar Puente Santiago, miembro de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE y Alcalde Presidente de la ciudad de Valladolid".

Pérez, exasesor de Ciudadanos que ya ha sido denunciado por la Fiscalía de Barcelona por difundir una falsa PCR del exministro de Sanidad, Salvador Illa, deberá dar explicaciones ante un juez en calidad de imputado en ese caso. El PSOE, en la denuncia que remitió a la Fiscalía, define a Alvise como "un mero agitador y propagandista de la derecha más reaccionaria que, en esta sociedad tecnológica se sirve de internet y sus redes sociales como medios de acoso constante a los políticos que no son de su agrado, normalmente de izquierdas" y considera que ese tipo de acoso por razones ideológicas que antes utilizaba las vías de hecho, "ahora se sirve de herramientas digitales para difundir calumnias e injurias sin ningún fundamento, revestidas de una aparente difusión de información pseudoperiodística".

15 de septiembre de 2021 - 14:37 h