Un hombre muere en Badalona tras una descarga de los Mossos con una pistola Taser

Un hombre que fue reducido por los Mossos d'Esquadra con una pistola Taser en Badalona este fin de semana ha fallecido en el hospital, según han confirmado a la agencia ACN fuentes policiales. Agentes del cuerpo recurrieron a esta pistola frente al estado de alteración y agresividad del hombre, aseguran las mismas fuentes. La misma familia fue la que llamó a la policía. 

Las fuentes policiales han asegurado que el arma se utilizó cumpliendo con los protocolos establecidos. El hombre ingresó consciente en el hospital y murió posteriormente. Ahora se está estudiando la relación de causa y efecto entre la muerte del hombre y el uso de la pistola Taser.

El centro Irídia por la defensa de los Derechos Humanos ha reclamado una investigación y ha recordado que es el primer caso de un fallecimiento por uso de esta controvertida arma que incorporaron los Mossos en 2018. "Uno de los elementos clave es que cuando se aplica no se conocen las circunstancias de salud de la persona contra quien se aplica: el riesgo de producir daños severos aumenta si la persona tiene cardiopatías o si ha consumido sustancias estupefacientes", recuerdan desde Iridia.

Las pistolas eléctricas son armas paralizantes que pueden emplearse en contacto directo sobre el cuerpo o mediante el lanzamiento a una distancia de 6-7 metros de dos dardos. El arma realiza una descarga de 50.000 voltios de bajo amperaje para atacar el sistema neuromuscular central y causar un colapso general momentáneo.

El Parlament aprobó en 2016 que la policía catalana adquiriera las primeras 134 pistolas Taser. Junts pel Sí, la coalición formada por Convergència y ERC, y el PP avalaron que los Mossos pudieran usar las Taser en supuestos vetados por el Consejo de Europa y la ONU. Pese a que los organismos internacionales de Derechos Humanos piden evitar el uso de las Taser en personas intoxicadas por el alcohol u otras drogas así como contra enfermos mentales, JxSí y PP sí lo vieron justificado al tratarse de situaciones de "riesgo alto" para los agentes y terceras personas.

Las instrucciones internas de la policía catalana sobre el uso de estas armas, desveladas por este diario en 2018, no prohíben su disparo contra menores de edad ni dentro de la cárcel, en contra de lo dispuesto en el Parlament por amplia mayoría. La instrucción sobre dispositivos de grabación tampoco obliga a que se registre siempre el uso de estas pistolas sino solo "cuando sea posible".

Un hombre que fue reducido por los Mossos d'Esquadra con una pistola Taser en Badalona este fin de semana ha fallecido en el hospital, según han confirmado a la agencia ACN fuentes policiales. Agentes del cuerpo recurrieron a esta pistola frente al estado de alteración y agresividad del hombre, aseguran las mismas fuentes. La misma familia fue la que llamó a la policía. 

Las fuentes policiales han asegurado que el arma se utilizó cumpliendo con los protocolos establecidos. El hombre ingresó consciente en el hospital y murió posteriormente. Ahora se está estudiando la relación de causa y efecto entre la muerte del hombre y el uso de la pistola Taser.

El centro Irídia por la defensa de los Derechos Humanos ha reclamado una investigación y ha recordado que es el primer caso de un fallecimiento por uso de esta controvertida arma que incorporaron los Mossos en 2018. "Uno de los elementos clave es que cuando se aplica no se conocen las circunstancias de salud de la persona contra quien se aplica: el riesgo de producir daños severos aumenta si la persona tiene cardiopatías o si ha consumido sustancias estupefacientes", recuerdan desde Iridia.

Las pistolas eléctricas son armas paralizantes que pueden emplearse en contacto directo sobre el cuerpo o mediante el lanzamiento a una distancia de 6-7 metros de dos dardos. El arma realiza una descarga de 50.000 voltios de bajo amperaje para atacar el sistema neuromuscular central y causar un colapso general momentáneo.

El Parlament aprobó en 2016 que la policía catalana adquiriera las primeras 134 pistolas Taser. Junts pel Sí, la coalición formada por Convergència y ERC, y el PP avalaron que los Mossos pudieran usar las Taser en supuestos vetados por el Consejo de Europa y la ONU. Pese a que los organismos internacionales de Derechos Humanos piden evitar el uso de las Taser en personas intoxicadas por el alcohol u otras drogas así como contra enfermos mentales, JxSí y PP sí lo vieron justificado al tratarse de situaciones de "riesgo alto" para los agentes y terceras personas.

Las instrucciones internas de la policía catalana sobre el uso de estas armas, desveladas por este diario en 2018, no prohíben su disparo contra menores de edad ni dentro de la cárcel, en contra de lo dispuesto en el Parlament por amplia mayoría. La instrucción sobre dispositivos de grabación tampoco obliga a que se registre siempre el uso de estas pistolas sino solo "cuando sea posible".

Un hombre que fue reducido por los Mossos d'Esquadra con una pistola Taser en Badalona este fin de semana ha fallecido en el hospital, según han confirmado a la agencia ACN fuentes policiales. Agentes del cuerpo recurrieron a esta pistola frente al estado de alteración y agresividad del hombre, aseguran las mismas fuentes. La misma familia fue la que llamó a la policía. 

Las fuentes policiales han asegurado que el arma se utilizó cumpliendo con los protocolos establecidos. El hombre ingresó consciente en el hospital y murió posteriormente. Ahora se está estudiando la relación de causa y efecto entre la muerte del hombre y el uso de la pistola Taser.