La portada de mañana
Acceder
El Estado presupuesta más en Andalucía y Catalunya pero ejecuta más en Madrid
Los iconos de la pandemia pasan a la segunda fila
Opinión – Emociones, por Rosa María Artal

Zero Brine, el proyecto europeo que convierte las salmueras en recursos de alto valor

Zero Brine.

Convertir los residuos de la industria en recursos. Ese es el objetivo de Zero Brine, una iniciativa europea en la que participa Facsa, -empresa especializada en la gestión del ciclo integral del agua- y que apuesta por la economía circular. La responsable técnico I+D+i de Facsa, Elena Zuriaga Agustí, explica que, como su nombre indica, el objetivo del proyecto es buscar una combinación de tecnologías para conseguir verter “cero salmueras”. “Las salmueras son un residuo que se genera principalmente en tratamientos de efluentes salinos. Lo que buscamos en este proyecto es encontrar aquellas tecnologías más innovadoras que puedan combinarse para aprovechar la mayor parte de recursos de este residuo”, apunta Zuriaga.

Las tecnologías utilizadas en Zero Brine permiten recuperar y generar recursos de alto valor. Así, por un lado, lo que pretenden es concentrar las sales y, por otro, eliminar la materia orgánica a través de tecnologías de oxidación avanzada y, a su vez, cristalizar esos minerales recuperados. La empresa castellonense ya está estudiando la viabilidad de implementar estos sistemas en sus plantas de potabilización.

“Como empresa dedicada al ciclo integral del agua tenemos plantas en las que se utilizan membranas de ósmosis inversa en las que, en este caso, separamos los nitratos del agua para poderse utilizar como agua de consumo. Esta salmuera es uno de los casos que hemos estudiado junto con el Centro Tecnológico Eurecat para ver cuál es el potencial que tenemos para recuperar minerales a partir de este residuo”, señala la responsable técnico I+D+i de Facsa.

Colaboración, innovación y tecnología se dan la mano en este programa que incluye 22 socios europeos de diferentes ámbitos y sectores, liderados por la TU Delft, en Países Bajos. Precisamente en el puerto de Rotterdam se está llevando a cabo uno de los cuatro proyectos piloto de Zero Brine, que también incluye otros tres casos de estudio en España, Turquía y Polonia. En España son cuatro los socios principales que están participando en este pionero proyecto: Industrias Químicas del Ebro, Typsa, el Centro Tecnológico de Catalunya Eurecat, y Facsa y Sitra, ambas del Grupo Gimeno.

Un portal para intercambiar sinergias

El alcance de Zero Brine es muy amplio. También se ha creado un sistema de acceso gratuito que permite crear sinergias entre distintos tipos de empresas. La técnico I+D+i de Facsa, Núria Zamorano López, explica que esta plataforma web es accesible por cualquier entidad, empresa, centro tecnológico, empresa desarrolladora de tecnología o empresa generadora de salmueras.

“En esa plataforma ya hay registradas más de 2.000 entidades a nivel europeo”, asegura Zamorano. “Al final un desarrollo importante del proyecto ha sido este aspecto sumado a la integración de un programa que permite orientar a los usuarios de la plataforma en cuál va a ser el tratamiento más efectivo para tratar sus residuos, sus salmueras”, concluye. Una iniciativa que demuestra que la implementación de un esquema de economía circular es posible, permitiendo a las empresas ser más eficientes y sostenibles.

Etiquetas
Publicado el
21 de septiembre de 2021 - 11:19 h

Descubre nuestras apps

stats