València aprueba la zona de bajas emisiones este mes pero no aplicará las sanciones hasta 2026

València ya tiene una hoja de ruta para empezar a aplicar la zona de bajas emisiones (ZBE). Esta medida que viene contemplada en la Ley de Cambio Climático y que deben poner en marcha los municipios de más de 50.000 habitantes consiste en activar restricciones de tráfico en determinadas zonas de la ciudad a los vehículos más contaminantes mediante cámaras lectoras de matrículas que sancionarán a aquellos que no cumplan los requisitos mínimos en cuanto a emisiones.

La alcaldesa, María José Catalá, ha anunciado este viernes que la ordenanza que regulará todos los aspectos de la ZBE, como las condiciones que deben cumplir los vehículos para poder acceder a zonas sensibles y el régimen sancionador que se aplicará, se aprobará en el pleno de este mes junio.

En una entrevista en Cope València, Catalá ha precisado que si bien las cámaras estarán activadas ya a lo largo del año que viene, no se sancionará a los infractores y tan solo se les remitirá notas informativas: “Hay un proceso en el que la gente tiene que poder planificarse un cambio de vehículo. Cualquier valenciano o valenciana no puede cambiarse de vehículo mañana. Vamos a ir a una aplicación progresiva. El año 2025 va a ser el año en el que no va a haber sanciones y va a ser solo informativo para que la gente sepa cómo van a ser las restricciones y cómo se van a ir incorporando”.

Por otra parte, la alcaldesa ha comentado también que tiene previsto solicitar permiso a la Delegación del Gobierno para instalar cámaras de seguridad en el centro histórico, en el entorno de diversos monumentos. En concreto se ha referido a la zona de las Torres de Serrano, plaza de la Virgen, plaza de la Reina, calle de San Vicente, avenida de María Cristina y plaza del Ayuntamiento: “Toda ese recorrido nos interesa controlarlo mucho y por eso voy a solicitar al Gobierno de España que me autorice a instalar esas cámaras por un tema de seguridad”.