La portada de mañana
Acceder
La solución que plantea el PP sobre las nucleares no alivia el ahorro energético
Somos una sociedad 'alcoholocéntrica' y los abstemios lo sufren
Opinión – La ‘sentá’ del rey, por Marco Schwartz

Ximo Puig: “València debe ser sede del mundial de fútbol de 2030 y para eso el nuevo estadio debe estar acabado”

El presidente del Gobierno valenciano, Ximo Puig, se ha referido este jueves a la posibilidad de que València sea una de las sedes del próximo mundial de fútbol del año 2030 si finalmente se elige la candidatura presentada por España y Portugal, una opción vinculada a la finalización del nuevo estadio del Valencia CF, cuyas obras llevan 13 años paralizadas.

Según la Federación Española de Fútbol, los requisitos en cuanto a capacidad de las infraestructuras serán disponer de un estadio de un mínimo de 40.000 espectadores para los partidos de la fase de grupos, un estadio de un mínimo de 60.000 espectadores para los partidos de semifinales y un estadio de un mínimo de 80.000 espectadores para partidos inaugural y la final.

Preguntado al respecto en una comparencia con la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, el jefe del Consell ha afirmado que “València debe ser sede del mundial ya que como tercera ciudad de España no puede estar exenta de un evento de esas características y para eso, de aquí a 2030, lo que queremos es que se acaba el campo de fútbol”.

Precisamente, la cuestión del aforo es uno de los puntos de fricción entre el club y las instituciones, ya que según el proyecto presentado recientemente, el nuevo estadio tendría una capacidad inicial de 49.000 espectadores ampliable en un momento dado a 70.000. El Ayuntamiento, sin embargo, exige que el estadio llegue de inicio a los 70.000, tal y como establece el convenio firmado en 2005 entre club y corporación y tal y como se recoge en la Actuación Territorial Estratégica (ATE).

Puig ha sido contundente en cuanto a la caducidad de la ATE, el convenio urbanístico que otorga 40.000 metros cuadrados de terciario al club para financiar parte de las obras, pero se ha mostrado abierto a buscar alternativas para que el club pueda conservar la edificabilidad, siempre que cumpla con lo pactado con el Ayuntamiento en cuanto a las condiciones del estadio y siempre que aporte suficientes garantías económicas.

“El Valencia CF es una institución de las más importantes y nosotros siempre hemos tratado de buscar soluciones para los problemas que hay. La hoja de ruta debe estar siempre vinculada a la legalidad. La Generalitat apoyará lo que el Ayuntamiento finalmente defina en cuanto a las condiciones del estadio. Más allá de la ATE que ha caducado tal y como dice el informe de la Abogacía de la Generalitat, nosotros estamos dispuestos a hacer lo posible por mantener esa situación urbanística siempre que se acompase con la realidad”, ha dicho Puig.

El presidente del Gobierno valenciano se ha mostrado favorable también de que otros estadios de la Comunitat Valenciana puedan participar como subsedes del mundial: “Puede ser el campo del Villarreal Cf, el del Levante UD, el del Elche CF y hasta el del Hércules CF que además en estos momentos es del Instituo Valenciano de Finanzas (IVF). Por lo tanto nosotros lo que queremos es que la Comunitat Valenciana participe en el mundial. En ese sentido, lo que queremos desde el diálogo con los clubes es ver de qué manera se puede hacer una oferta, ya algunos clubes nos han informado de que han dado un paso adelante y cuando se concrete tendrán el apoyo de la Generalitat”.

El presidente del Gobierno valenciano, Ximo Puig, se ha referido este jueves a la posibilidad de que València sea una de las sedes del próximo mundial de fútbol del año 2030 si finalmente se elige la candidatura presentada por España y Portugal, una opción vinculada a la finalización del nuevo estadio del Valencia CF, cuyas obras llevan 13 años paralizadas.

Según la Federación Española de Fútbol, los requisitos en cuanto a capacidad de las infraestructuras serán disponer de un estadio de un mínimo de 40.000 espectadores para los partidos de la fase de grupos, un estadio de un mínimo de 60.000 espectadores para los partidos de semifinales y un estadio de un mínimo de 80.000 espectadores para partidos inaugural y la final.

Preguntado al respecto en una comparencia con la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, el jefe del Consell ha afirmado que “València debe ser sede del mundial ya que como tercera ciudad de España no puede estar exenta de un evento de esas características y para eso, de aquí a 2030, lo que queremos es que se acaba el campo de fútbol”.

Precisamente, la cuestión del aforo es uno de los puntos de fricción entre el club y las instituciones, ya que según el proyecto presentado recientemente, el nuevo estadio tendría una capacidad inicial de 49.000 espectadores ampliable en un momento dado a 70.000. El Ayuntamiento, sin embargo, exige que el estadio llegue de inicio a los 70.000, tal y como establece el convenio firmado en 2005 entre club y corporación y tal y como se recoge en la Actuación Territorial Estratégica (ATE).

Puig ha sido contundente en cuanto a la caducidad de la ATE, el convenio urbanístico que otorga 40.000 metros cuadrados de terciario al club para financiar parte de las obras, pero se ha mostrado abierto a buscar alternativas para que el club pueda conservar la edificabilidad, siempre que cumpla con lo pactado con el Ayuntamiento en cuanto a las condiciones del estadio y siempre que aporte suficientes garantías económicas.

“El Valencia CF es una institución de las más importantes y nosotros siempre hemos tratado de buscar soluciones para los problemas que hay. La hoja de ruta debe estar siempre vinculada a la legalidad. La Generalitat apoyará lo que el Ayuntamiento finalmente defina en cuanto a las condiciones del estadio. Más allá de la ATE que ha caducado tal y como dice el informe de la Abogacía de la Generalitat, nosotros estamos dispuestos a hacer lo posible por mantener esa situación urbanística siempre que se acompase con la realidad”, ha dicho Puig.

El presidente del Gobierno valenciano se ha mostrado favorable también de que otros estadios de la Comunitat Valenciana puedan participar como subsedes del mundial: “Puede ser el campo del Villarreal Cf, el del Levante UD, el del Elche CF y hasta el del Hércules CF que además en estos momentos es del Instituo Valenciano de Finanzas (IVF). Por lo tanto nosotros lo que queremos es que la Comunitat Valenciana participe en el mundial. En ese sentido, lo que queremos desde el diálogo con los clubes es ver de qué manera se puede hacer una oferta, ya algunos clubes nos han informado de que han dado un paso adelante y cuando se concrete tendrán el apoyo de la Generalitat”.

El presidente del Gobierno valenciano, Ximo Puig, se ha referido este jueves a la posibilidad de que València sea una de las sedes del próximo mundial de fútbol del año 2030 si finalmente se elige la candidatura presentada por España y Portugal, una opción vinculada a la finalización del nuevo estadio del Valencia CF, cuyas obras llevan 13 años paralizadas.

Según la Federación Española de Fútbol, los requisitos en cuanto a capacidad de las infraestructuras serán disponer de un estadio de un mínimo de 40.000 espectadores para los partidos de la fase de grupos, un estadio de un mínimo de 60.000 espectadores para los partidos de semifinales y un estadio de un mínimo de 80.000 espectadores para partidos inaugural y la final.