eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Pastor frena las privatizaciones en Fomento para no perjudicar sus aspiraciones para las europeas

Ha pedido a Aena y Renfe que eviten cualquier ruido en relación a sus procesos de venta y liberalización porque busca ser la elegida por Rajoy como cartel electoral

Arruina el calendario que tiene el otoño de 2014 como última oportunidad en esta legislatura para vender a privados el 60% del capital de la empresa de aeropuertos

Pastor defiende la Península como la plataforma logística del sur de Europa

La ministra de Fomento no quiere que nada se interponga en su posible carrera a las europeas.

Ana Pastor ha pedido a sus principales colaboradores en Fomento que no "armen ruido" con los planes de privatización en marcha durante las próximas semanas. La ministra pone los intereses electorales del Partido Popular ante los comicios al Parlamento Europeo del próximo mayo, por encima del tan manoseado, controvertido y dubitativo plan para poner en manos de privados algunas de las principales joyas públicas que aún conserva su departamento.

A saber, la privatización del 60% de la empresa pública de aeropuertos, Aena; la segregación en cuatro sociedades previa a entrada de capital particular en operadora ferroviaria Renfe; y la adjudicación de licencias para dar cabida a operadores privados en la explotación ferroviaria de pasajeros, con toda probabilidad en el corredor Mediterráneo y de Levante.

Lo que no han podido las protestas contra las privatizaciones de los sindicatos de las compañías, la incomodidad de los sectores empresariales afectados, e incluso la oposición desde otros sectores del Gobierno, parece que ahora lo consigue sin dificultad la coyuntura electoral de las europeas.

Busca ser la elegida

Pastor maneja ahora su propia agenda electoral. Ante el silencio que guarda su jefe de filas, el presidente del Gobierno Mariano Rajoy, sabe o cree saber que sus opciones para ser elegida como cartel electoral en los próximos comicios europeos de mayo, han ganado enteros. Las tesis sobre las presuntas ventajas que aportaría su candidatura son conocidas: enfrentar la candidatura socialista de Elena Valenciano, con otra cabeza de lista que sea también mujer. El premio es suculento ya que no solo consiste en una plaza segura en el Parlamento Europeo, sino que lleva aparejado, con toda probabilidad convertirse en la sustituta del socialista Joaquín Almunia como uno de los vicepresidentes de la Comisión Europea (CE).

Lo cierto es que el nombre de Pastor comenzó a sonar con fuerza hace semanas, con el caldo de cultivo perfecto que supone la dilación de nombrar al candidato oficial. Todas las quinielas apuntaban a que el elegido sería Miguel Arias Cañete, pero a Rajoy no le salen los encajes tal y como le gustaría. Fundamentalmente, porque si quiere minimizar en lo posible el impacto de la crisis de Gobierno, tiene que tener cerrada la plaza de presidente permanente del Eurogrupo, una figura por la que pelea Luis de Guindos y que no está tan cerrada como al presidente le gustaría.

Aunque la fecha límite para presentar candidato es el 21 de abril, puede ser que esta misma semana se desvele el nombre del cabeza de lista el Partido Popular.

La indicación de Pastor para poner sordina a los procesos de privatización y liberalización de las empresas del grupo Fomento ha incomodado especialmente en la dirección la compañía propietaria de la red de 48 aeródromos públicos españoles. Tras un sin fin de idas, venidas y dudas, en la cúpula de Aena sienten que se le agotan las posibilidades de culminar el proceso de previsto de colocación entre inversores institucionales privados y de particulares del 60% de capital de la empresa durante la presente legislatura.

Inquietud en Aena

La propia Ana Pastor había impulsado con firmeza durante los primeros meses del año dos intentos de relanzamiento de la privatización de Aena que, en el modelo diseñado por el actual equipo de dirección, se ha enfrentado a la oposición frontal del equipo económico del Gobierno de Mariano Rajoy, y también al sector de las empresas privadas aeroportuarias españolas encabezado por Ferrovial y OHL.

A finales de febrero Fomento logró que su nuevo plan de privatización de los aeropuertos llegara hasta la Comisión Delegada de Asuntos Económicos, con el fin de que, en un paso posterior, el Consejo de Ministros diera su plácet a la venta a inversores de la mayoría de las acciones de Aena. El Gobierno nunca ha llegado a estudiar la propuesta y aún se mantiene como única operación autorizada la enajenación de una participación minoritaria (hasta el 49%) de la empresa pública.

En marzo el segundo esfuerzo por relanzar la privatización fue acompañado de una campaña en medios de comunicación anunciando que, después de 25 meses de caídas de tráfico consecutivas en los principales aeródromos de la red, por fin se estaba recuperando el número de pasajeros. Además se proclamó el vuelco a la cuenta de resultados de Aena al registrarse en 2013 un beneficio neto de 715 millones de euros, frente a las pérdidas de 69 millones en el ejercicio precedente. El pormenor de esta espectacular mejoría nunca ha sido publicado.

Se acaban los plazos

Durante la celebración de la feria del turismo Fitur en enero, la fecha barajada para la OPV de Aena era abril de 2014. En marzo, con la acumulación de retrasos, la dirección de la compañía advertía a Pastor que solo quedaba una ventana para la colocación en la actual legislatura: el próximo otoño. 2015 será año de elecciones generales lo que lo convierte en un ejercicio incompatible con cualquier operación de privatización. Ahora el paréntesis impuesto por Ana Pastor a la espera de conocer su futuro electoral echa por tierra los planes de la dirección de Aena.

En Renfe, por el contrario, las peticiones de sordina de la ministra han sido bien recibidas porque la segregación de la empresa es cuatro compañías, (una de tráfico de pasajeros, otra de mercancías, una tercera de mantenimiento y la cuarta de alquiler de material rodante) es un proceso complejo en el que muy pocos tiene fe que pueda culminar con la entrada de capital en cada una de las sociedades a corto plazo.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha