Bruselas propone racionar el gas y fijar el precio si Putin corta el grifo mientras acelera el desenganche de Rusia

Andrés Gil

Corresponsal en Bruselas —

0

La Comisión Europea ha propuesto este miércoles racionar el gas y limitar su precio si el presidente ruso, Vladímir Putin, corta el suministro al calor de su invasión de Ucrania. Son algunas de sus medidas incluidas en una Comunicación sobre intervenciones a corto plazo en el mercado de la energía y mejoras a largo plazo en el diseño del mercado de la electricidad. Entre ellas la Comisión Europea no incluye la reforma del mercado eléctrico que proponen países como España y Francia.

“La guerra de Putin está perturbando el mercado energético global”, ha dicho la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen: “Muestra lo dependientes que somos de los combustibles fósiles importados. Y lo vulnerables que somos al depender de Rusia para importar nuestros combustibles fósiles. Ahora debemos reducir lo más rápidamente posible nuestra dependencia energética de Rusia. Podemos reemplazar los combustibles fósiles rusos trabajando en tres niveles: en el lado de la demanda, ahorrando energía. Por el lado de la oferta, diversificando nuestras importaciones de energía dejando atrás los combustibles fósiles y acelerando la transición hacia la energía limpia. Hoy estamos llevando nuestra ambición a otro nivel para asegurarnos de independizarnos de los combustibles fósiles rusos lo más rápido posible y acelerar el Pacto Verde Europeo”.

La comunicación del Ejecutivo Comunitario muestra “varias opciones de intervención en el mercado del gas para abordar el desequilibrio entre la oferta y la demanda a nivel mundial, que se encuentra en el origen del aumento de los precios mayoristas de la energía”. En la UE, el gas sigue desempeñando un papel importante en la generación de energía. Además, Rusia, el mayor proveedor de gas de la UE, “ha aumentado la incertidumbre sobre el suministro tras la invasión de Ucrania, un país de tránsito clave para el gas, y al tratar de cambiar unilateralmente las condiciones de pago de los contratos de gas, al exigir el pago en rublos”, afirma la comunicación.

Para abordar las causas profundas de la actual presión sobre los precios en los mercados mundiales del gas, la Plataforma de Energía de la Comisión Europea “ayudará a mitigar los picos de precios asegurando suministros a precios competitivos gracias a la demanda agregada y el alcance coordinado a los países proveedores”.

Bruselas también presenta una serie de opciones para mitigar el impacto de los altos precios del gas en los consumidores, como la “posible extensión de la regulación de precios minoristas, e interrupciones del comercio para situaciones de volatilidad extrema y medidas de apoyo de liquidez de emergencia”.

“En el caso de una interrupción total o a gran escala de las entregas de gas ruso, lo que crearía una tensión significativa en el suministro, la Comisión Europea ha buscado opciones para fortalecer los mecanismos de solidaridad existentes entre los Estados miembros, como el racionamiento transfronterizo coordinado y la reducción de la demanda”, dice Bruselas: “También podría preverse un precio fijado en la UE para el gas durante un período de emergencia declarado en la UE”.

Y añade: “Una posibilidad en caso de una interrupción total sería limitar la formación de precios durante este escenario de interrupción limitando el precio en los mercados de gas europeos durante la duración de la emergencia”.

“El diseño actual del mercado eléctrico de la UE ofrece herramientas que protegen a los consumidores finales de la volatilidad del mercado”, afirma el Ejecutivo comunitario: “Sin embargo, la Comisión considera que, a corto plazo, podrían contemplarse medidas adicionales en el mercado mayorista de electricidad para proteger a los hogares y empresas de la UE más vulnerables, teniendo en cuenta los contextos nacionales y locales. Estas medidas incluyen la redirección de rendimientos inframarginales excepcionalmente altos (los llamados beneficios caídos del cielo) de ciertos generadores de electricidad apoyar a las personas necesitadas. Además, el alcance de los precios minoristas regulados podría ampliarse para cubrir también a las PYME. Esta extensión tendría que ser limitada en términos de las cantidades cubiertas para no provocar un aumento del consumo”.

En relación con la excepcionalidad ibérica reconocida por la UE a España y Portugal, que ha permitido aprobar en el Consejo de Ministros la limitación del precio del gas para bajar la factura de la luz, y que está pendiente del visto bueno definitivo de la Comisión Europea, Bruselas afirma: “Algunos Estados miembros están considerando reducir temporalmente los precios de la electricidad mediante la introducción de un precio de referencia del gas utilizado para la generación de electricidad. Cualquier medida de este tipo debe diseñarse de manera compatible con los Tratados de la UE, en particular sin restricciones a las exportaciones transfronterizas y respetando las normas sobre ayudas estatales. Finalmente, en estas circunstancias excepcionales, los ingresos podrían utilizarse para financiar medidas de emergencia para los consumidores”.

A partir de aquí, la Comisión Europea “invita al Consejo Europeo [que se reúne en dos semanas] a aprobar las medidas propuestas a corto plazo para hacer frente a los altos precios” y a “acelerar las medidas de preparación para una posible interrupción adicional del suministro de gas ruso”.

La Comisión Europea ha propuesto este miércoles racionar el gas y limitar su precio si el presidente ruso, Vladímir Putin, corta el suministro al calor de su invasión de Ucrania. Son algunas de sus medidas incluidas en una Comunicación sobre intervenciones a corto plazo en el mercado de la energía y mejoras a largo plazo en el diseño del mercado de la electricidad. Entre ellas la Comisión Europea no incluye la reforma del mercado eléctrico que proponen países como España y Francia.

“La guerra de Putin está perturbando el mercado energético global”, ha dicho la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen: “Muestra lo dependientes que somos de los combustibles fósiles importados. Y lo vulnerables que somos al depender de Rusia para importar nuestros combustibles fósiles. Ahora debemos reducir lo más rápidamente posible nuestra dependencia energética de Rusia. Podemos reemplazar los combustibles fósiles rusos trabajando en tres niveles: en el lado de la demanda, ahorrando energía. Por el lado de la oferta, diversificando nuestras importaciones de energía dejando atrás los combustibles fósiles y acelerando la transición hacia la energía limpia. Hoy estamos llevando nuestra ambición a otro nivel para asegurarnos de independizarnos de los combustibles fósiles rusos lo más rápido posible y acelerar el Pacto Verde Europeo”.

La comunicación del Ejecutivo Comunitario muestra “varias opciones de intervención en el mercado del gas para abordar el desequilibrio entre la oferta y la demanda a nivel mundial, que se encuentra en el origen del aumento de los precios mayoristas de la energía”. En la UE, el gas sigue desempeñando un papel importante en la generación de energía. Además, Rusia, el mayor proveedor de gas de la UE, “ha aumentado la incertidumbre sobre el suministro tras la invasión de Ucrania, un país de tránsito clave para el gas, y al tratar de cambiar unilateralmente las condiciones de pago de los contratos de gas, al exigir el pago en rublos”, afirma la comunicación.

Para abordar las causas profundas de la actual presión sobre los precios en los mercados mundiales del gas, la Plataforma de Energía de la Comisión Europea “ayudará a mitigar los picos de precios asegurando suministros a precios competitivos gracias a la demanda agregada y el alcance coordinado a los países proveedores”.

Bruselas también presenta una serie de opciones para mitigar el impacto de los altos precios del gas en los consumidores, como la “posible extensión de la regulación de precios minoristas, e interrupciones del comercio para situaciones de volatilidad extrema y medidas de apoyo de liquidez de emergencia”.

“En el caso de una interrupción total o a gran escala de las entregas de gas ruso, lo que crearía una tensión significativa en el suministro, la Comisión Europea ha buscado opciones para fortalecer los mecanismos de solidaridad existentes entre los Estados miembros, como el racionamiento transfronterizo coordinado y la reducción de la demanda”, dice Bruselas: “También podría preverse un precio fijado en la UE para el gas durante un período de emergencia declarado en la UE”.

Y añade: “Una posibilidad en caso de una interrupción total sería limitar la formación de precios durante este escenario de interrupción limitando el precio en los mercados de gas europeos durante la duración de la emergencia”.

“El diseño actual del mercado eléctrico de la UE ofrece herramientas que protegen a los consumidores finales de la volatilidad del mercado”, afirma el Ejecutivo comunitario: “Sin embargo, la Comisión considera que, a corto plazo, podrían contemplarse medidas adicionales en el mercado mayorista de electricidad para proteger a los hogares y empresas de la UE más vulnerables, teniendo en cuenta los contextos nacionales y locales. Estas medidas incluyen la redirección de rendimientos inframarginales excepcionalmente altos (los llamados beneficios caídos del cielo) de ciertos generadores de electricidad apoyar a las personas necesitadas. Además, el alcance de los precios minoristas regulados podría ampliarse para cubrir también a las PYME. Esta extensión tendría que ser limitada en términos de las cantidades cubiertas para no provocar un aumento del consumo”.

En relación con la excepcionalidad ibérica reconocida por la UE a España y Portugal, que ha permitido aprobar en el Consejo de Ministros la limitación del precio del gas para bajar la factura de la luz, y que está pendiente del visto bueno definitivo de la Comisión Europea, Bruselas afirma: “Algunos Estados miembros están considerando reducir temporalmente los precios de la electricidad mediante la introducción de un precio de referencia del gas utilizado para la generación de electricidad. Cualquier medida de este tipo debe diseñarse de manera compatible con los Tratados de la UE, en particular sin restricciones a las exportaciones transfronterizas y respetando las normas sobre ayudas estatales. Finalmente, en estas circunstancias excepcionales, los ingresos podrían utilizarse para financiar medidas de emergencia para los consumidores”.

A partir de aquí, la Comisión Europea “invita al Consejo Europeo [que se reúne en dos semanas] a aprobar las medidas propuestas a corto plazo para hacer frente a los altos precios” y a “acelerar las medidas de preparación para una posible interrupción adicional del suministro de gas ruso”.

La Comisión Europea ha propuesto este miércoles racionar el gas y limitar su precio si el presidente ruso, Vladímir Putin, corta el suministro al calor de su invasión de Ucrania. Son algunas de sus medidas incluidas en una Comunicación sobre intervenciones a corto plazo en el mercado de la energía y mejoras a largo plazo en el diseño del mercado de la electricidad. Entre ellas la Comisión Europea no incluye la reforma del mercado eléctrico que proponen países como España y Francia.

“La guerra de Putin está perturbando el mercado energético global”, ha dicho la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen: “Muestra lo dependientes que somos de los combustibles fósiles importados. Y lo vulnerables que somos al depender de Rusia para importar nuestros combustibles fósiles. Ahora debemos reducir lo más rápidamente posible nuestra dependencia energética de Rusia. Podemos reemplazar los combustibles fósiles rusos trabajando en tres niveles: en el lado de la demanda, ahorrando energía. Por el lado de la oferta, diversificando nuestras importaciones de energía dejando atrás los combustibles fósiles y acelerando la transición hacia la energía limpia. Hoy estamos llevando nuestra ambición a otro nivel para asegurarnos de independizarnos de los combustibles fósiles rusos lo más rápido posible y acelerar el Pacto Verde Europeo”.

REPowerEU: el plan de Bruselas para reducir la dependencia de Rusia y acelerar la transición ecológica

ºEl plan REPowerEU es un plan de la Comisión Europea presentado este miércoles y que consiste en reducir “rápidamente la dependencia de los combustibles fósiles rusos acelerando la transición ecológica y uniendo fuerzas para lograr un sistema energético más resistente y una verdadera Unión de la Energía”.

Sobre la base del paquete Fit for 55 y con acciones sobre la seguridad del suministro y el almacenamiento, las principales líneas de acción del plan son el ahorro de energía mediante la promoción de la eficiencia energética y la mejora de la preparación; diversificar el suministro de energía; sustituir los combustibles fósiles acelerando la transición de energía en Europa y combinando inversiones y reformas.

REPowerEU “no modifica la ambición principal de alcanzar al menos una reducción del 55% de emisiones netas de gases de efecto invernadero para 2030 y la neutralidad climática para 2050, pero sí propone una enmienda legal para elevar los objetivos de eficiencia energética y energías renovables al 13% y 45% respectivamente”.

“La UE puede eliminar gradualmente su dependencia de los combustibles fósiles rusos mucho antes de que finalice la década y lograr un progreso significativo ya este año, acelerando la transición ecológica y garantizando una red energética de la UE verdaderamente interconectada y resistente que proporcionará seguridad energética para todos. Las recientes interrupciones del suministro de gas a Bulgaria y Polonia han demostrado la urgencia de actuar en este sentido”, afirma el Ejecutivo comunitario.

“Si bien algunos Estados miembros ya han anunciado su intención de poner fin a las importaciones de combustibles fósiles de Rusia, ningún Estado miembro puede afrontar este desafío por sí solo”, prosigue: “Mediante la realización de evaluaciones y planificaciones comunes de necesidades, compras conjuntas y una mayor coordinación, garantizaremos que la eliminación gradual de nuestra dependencia de los combustibles fósiles rusos sea alcanzable y asequible para todos los Estados miembros”.

En cuanto al carbón ruso, la UE prohibió su importación como parte del quinto paquete de sanciones adoptado el 8 de abril. A partir del 10 de agosto de 2022, expirará la exención para los contratos existentes, poniendo fin de manera efectiva a la dependencia de esta fuente de energía de Rusia.

“En lo que respecta al petróleo y los productos derivados del petróleo, la mayoría de las importaciones de la UE procedentes de Rusia se eliminarán gradualmente a finales de este año como parte del régimen de sanciones sobre el petróleo propuesto por la Comisión y que ahora están debatiendo los Estados miembros”, sostiene Bruselas: “Sin embargo, la situación es más compleja en lo que respecta a los Estados miembros sin salida al mar, que no tienen alternativas viables inmediatas al suministro ruso. Para estos Estados miembros, puede ser necesario más tiempo para abordar los cuellos de botella de la infraestructura y mejorar las refinerías para reemplazar el petróleo ruso con fuentes alternativas. REPowerEU tiene como objetivo apoyar a los Estados miembros en la posición más compleja”.

Así, Bruselas propone “para importar suficiente Gas Natural Licuado y por gasoducto de otros proveedores, se requerirán inversiones estimadas en 10.000 millones hasta 2030 para un nivel suficiente de infraestructura de gas, incluidas terminales de importación de GNL y tuberías para conectar terminales de importación de GNL infrautilizadas. Las inversiones adicionales para conectar las terminales de importación de GNL en la Península Ibérica y la red de la UE a través de una infraestructura para el hidrógeno pueden contribuir aún más a diversificar el suministro de gas en el mercado interior y ayudar a aprovechar el potencial a largo plazo del hidrógeno renovable. Además, se necesitará una inversión para garantizar la seguridad del suministro en los Estados miembros que dependen casi por completo del petróleo de los oleoductos de Rusia”, como Hungría, que está bloqueando el paquete de sanciones.

“La dependencia de los combustibles fósiles rusos también se extiende al petróleo crudo y los productos derivados del petróleo”, dice Bruselas: “Si bien en la mayoría de los casos el mercado mundial permite una sustitución rápida y eficaz, algunos Estados miembros dependen más del petróleo por los oleoductos rusos. La interrupción del suministro del oleoducto Druzhba, que transporta crudo a Europa directamente desde el centro de Rusia, aumentará la presión sobre las rutas de suministro alternativas, a saber, los puertos (como Gdansk, Rostock, Trieste u Omisalj) y la infraestructura de oleoductos alternativos, que actualmente no están preparados para gestionar tal presión adicional, que sirve a las mismas regiones”.

En este contexto, “se necesitan inversiones específicas para garantizar la seguridad del suministro del petróleo. Los proyectos que aprovechan y amplían la capacidad de la infraestructura existente y abordan los cuellos de botella existentes (es decir, en los oleoductos Transalpine TAL, Adria o SPSE) son fundamentales para garantizar alternativas viables para los Estados miembros más afectados. El establecimiento de rutas de suministro alternativas también debe ir acompañado de inversiones específicas en la reconfiguración y mejora de las refinerías de productos derivados del petróleo, ya que la sustitución del crudo de los Urales por petróleo alternativo implica cambios tecnológicos. Se espera que la inversión total necesaria para garantizar la seguridad del suministro de petróleo ascienda a entre 1.500 y 2.000 millones de euros”.

Interconexión con Francia

Bruselas, además, cree que se necesitan “29.000 millones de inversiones adicionales en la red eléctrica de aquí a 2030, a fin de que sea adecuada para un mayor uso y producción de electricidad. Los altos precios actuales de la electricidad en la Península Ibérica destacan la importancia de mejorar las interconexiones eléctricas transfronterizas como una forma rentable de garantizar un suministro de electricidad seguro y asequible. La Comisión seguirá apoyando y animando a las autoridades españolas y francesas a acelerar la ejecución de los tres proyectos existentes de interés común a través del Grupo de Alto Nivel Suroeste de Europa con el objetivo de aumentar la capacidad de interconexión entre la Península Ibérica y Francia. La UE ya ha tomado medidas para la sincronización de las redes eléctricas de los Estados bálticos con la red europea continental. Una vez completado, a más tardar en 2025, ni el comercio de electricidad ni la operación del sistema pueden utilizarse para amenazar la seguridad energética de la región”.

Para el gas natural, el plan REPowerEU “eliminaría gradualmente la dependencia de Rusia mucho antes del final de la década. Casi dos tercios de esa reducción se pueden lograr para fines de este año con las medidas presentadas hoy. La Comisión también considerará medidas legislativas para exigir la diversificación del suministro de gas a lo largo del tiempo por parte de los Estados miembros”.

Cumplir los objetivos de REPowerEU “requiere una inversión adicional de 210.000 millones de euros de aquí a 2027”, dice Bruselas: “Se trata de un pago por nuestra independencia y seguridad. Reducir las importaciones rusas de combustibles fósiles también puede ahorrarnos casi 100.000 millones de euros al año. Estas inversiones deben ser asumidas por el sector público y privado”.

“Para apoyar a REPowerEU, ya hay disponibles 225.000 millones de euros en préstamos en el marco de los fondos de recuperación”, dice la Comisión Europea: “La Comisión ha adoptado legislación y orientaciones para los Estados miembros sobre cómo modificar y complementar sus planes de recuperación en el contexto de REPowerEU. Además, la Comisión propone aumentar la dotación financiera del fondo de recuperación y resiliencia con 20.000 millones de euros en transferencias procedentes del Régimen de Comercio de Derechos de Emisión de la UE, que actualmente se encuentran en la Reserva de Estabilidad del Mercado, y que se subastarán de forma que no perturbe el mercado. Como tal, el ETS no solo reduce las emisiones y el uso de combustibles fósiles, sino que también recauda los fondos necesarios para lograr la independencia energética”.

En el marco del actual presupuesto de la UE, el Marco Financiero Plurianual, “la política de cohesión ya apoyará proyectos de descarbonización y transición ecológica con hasta 100.000 millones de euros invirtiendo en energías renovables, hidrógeno e infraestructura. Se podrían poner a disposición 26.900 millones de euros adicionales de los fondos de cohesión en forma de transferencias voluntarias al fondo de recuperación. Otros 7.500 millones de euros de la Política Agrícola Común también están disponibles a través de transferencias voluntarias al fondo de recuperación. La Comisión Europea duplicará hasta unos 3.000 millones de euros la financiación disponible para la convocatoria a gran escala de 2022 del Fondo de Innovación este otoño”.

“Las Redes Transeuropeas de Energía (RTE-E) han ayudado a crear una infraestructura de gas de la UE resistente e interconectada”, dice la Comisión Europea: “Se necesita una infraestructura de gas adicional, estimada en alrededor de 10.000 millones de inversión, para complementar la lista de Proyectos de Interés Común (PIC) existente y compensar completamente la pérdida futura de las importaciones de gas ruso. Las necesidades de sustitución de la próxima década se pueden satisfacer sin bloquear los combustibles fósiles, crear activos varados u obstaculizar nuestras ambiciones climáticas. Acelerar los PIC de electricidad también será fundamental para adaptar la red eléctrica a nuestras necesidades futuras. El Mecanismo Conectar Europa apoyará esto, y la Comisión lanza hoy una nueva convocatoria de propuestas con un presupuesto de 800 millones de euros, a la que le seguirá otra a principios de 2023”.