El Gobierno sale en tromba contra Galán por llamar “tontos” a los consumidores con la tarifa regulada de la luz

Varios miembros del Gobierno han salido este viernes en tromba contra las polémicas declaraciones del presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, llamando “tontos” a los consumidores acogidos a la tarifa semirregulada de electricidad, el precio voluntario al pequeño consumidor (PVPC), los más afectados por las fuertes subidas del recibo de los últimos meses.

Galán ha acabado disculpándose y expresando sus “sinceras disculpas” en el caso de que “alguien se sintiera ofendido” por unas afirmaciones que dice haber realizado “en un ambiente coloquial”. El presidente de Iberdrola ha asegurado que siente el máximo respeto por los clientes y consumidores, según han informado fuentes de la compañía a Europa Press.

La primera en criticar a Galán ha sido la vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y para la Transformación Digital, Nadia Calviño. “Me parece asombrosa la falta de empatía, me parece asombrosa la ligereza y el tono con el que se habla de un tema tan importante a nivel individual para las familias y ciudadanos españoles, pero también para la economía”, ha manifestado en TV3 Nadia Calviño, que ha recordado que desde el Gobierno llevan “varios meses” tomando medidas para bajar el precio de la luz y ha enfatizado en la importancia de que todos “arrimen el hombro”.

“Creo que además las compañías energéticas tienen una responsabilidad especial en este momento”, ha zanjado.

Por su parte, el ministro de Consumo, Alberto Garzón, ha censurado el “exceso verbal” de Galán y ha reclamado respeto para las personas que se acogen a esa tarifa, dado que son precisamente las “familias más vulnerables”. “Es un exceso verbal que expresa quién es la persona que lo realiza”, que deberá “dar cuenta” de ello, ha lanzado el también coordinador federal de IU para demandar “respeto y empatía” hacia las personas que escogen dicha tarifa.

Más tarde, la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha sido muy contundente contra las palabras de Galán. “Le diría que debe tratar a la ciudadanía con respeto”, ha reclamado Díaz, que ha exigido también al empresario que “debe rectificar con carácter inmediato, no es una persona cualquiera”.

Yolanda Díaz ha exigido, no solo una rectificación, sino también que Sánchez Galán “pida disculpas” a esas personas a las que llamó “tontos”. La responsable de Trabajo ha advertido, como Garzón, de que estos consumidores de la tarifa regulada son en muchos casos “los más débiles” y ha lamentado que “una persona como él se mofe” de ellos. “Es una vergüenza”. La vicepresidenta ha recordado además que las tres grandes eléctricas han aumentado “sus enormes beneficios un 47%”, por lo que ha reclamado al presidente de Iberdrola “que tenga un poco de empatía con su país”.

Tras las críticas de los ministros, Iberdrola ha difundido este viernes una nota en la que ha anunciado que ha iniciado “una campaña sobre las ventajas de la tarifa libre del mercado respecto de la regulada por el Gobierno”. Insiste en que “la tarifa libre asegura precios estables y más baratos”. Por contra, “los contratos de la tarifa regulada por el Gobierno tienen como referencia los vaivenes diarios de los mercados de la energía y resultan insoportables para los ciudadanos adscritos a esta tarifa”, asegura Iberdrola.

“Esta campaña informativa y publicitaria insistirá en las ventajas de una contratación frente a la otra. Ahorro, estabilidad y seguridad son las propuestas por las que apuesta la compañía, frente a los contratos sometidos a las incertidumbres y a la coyuntura de un mercado regulado e inestable”, señala Iberdrola.

Antes de esta crisis energética, el PVPC siempre ha sido a largo plazo la opción más barata para el consumidor, según los sucesivos informes de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) y todos los expertos. Y en los últimos meses las tarifas del mercado libre (más estables) han experimentado ya fuertes subidas, según advirtió el jueves Facua. En el caso de Iberdrola, está ofreciendo tarifas en el mercado libre que están incluso por encima de los precios del mercado mayorista de lo que llevamos de 2022, que es el año más caro de la historia. Así lo advierte por ejemplo el expresidente de Red Eléctrica Jorge Fabra.

Galán hizo esas polémicas declaraciones después de que Calviño pidiera el jueves “responsabilidad” a las empresas, especialmente las energéticas, ante la elevada inflación, y les reclamara que “arrimen el hombro”, rebajen el precio de la electricidad y faciliten al INE los datos que se les han reclamado para acabar con la sobreponderación del precio del gas en el IPC y que éste pueda reflejar fielmente el precio de la electricidad.

“Llevamos meses tratando de tener esos datos detallados” pero “hay una empresa eléctrica que no ha dado los datos y necesitamos que todo el mundo ayude”, lamentó Calviño, que no identificó a esa compañía. Esa empresa es Iberdrola, según avanza este viernes El Confidencial.

“El mensaje que envío es instar a las compañías energéticas a arrimar el hombro para que baje el precio de los carburantes, para que baje el precio de la energía en el mercado mayorista y para que el IPC refleje bien los precios reales”, subrayó Calviño el jueves.

“Recabando” la información

Este viernes, Iberdrola ha asegurado que está “recabando” la información que le ha reclamado el Instituto Nacional de Estadística (INE) para el nuevo cálculo del índice de precios al consumo (IPC), que el organismo va a cambiar porque actualmente solo tiene en cuenta a los clientes acogidos al PVPC. Fuentes de la eléctrica explican que “el pasado 24 de abril nos remitieron una carta solicitando información adicional, que estamos recabando. Dada la complejidad de los datos, hemos pedido una ampliación del plazo que se nos ha otorgado por escrito y esperamos que la información la tenga el INE en los próximos días”.

“Trimestralmente enviamos esa información a la CNMC”, señalan fuentes de Iberdrola, que subrayan que “las empresas eléctricas llevan más de dos años planteando la desagregación del IPC teniendo en cuenta los contratos a precio fijo y no solo la tarifa regulada”.

Esta última modalidad tarifaria es la que ha recogido las fuertes subidas del mercado mayorista eléctrico de los últimos meses, porque está directamente indexada al denominado pool. Estar acogido a la tarifa PVPC, que tienen unos 10 millones de suministros de baja tensión, es condición imprescindible para acogerse a los descuentos del bono social para hogares vulnerables, que benefician a unos 2 millones de suministros.

Iberdrola, que lleva meses cargando contra el diseño del PVPC, es la empresa que más abiertamente se ha opuesto al tope a la generación eléctrica con gas que han pactado España y Portugal para abaratar la luz, y que va a beneficiar, precisamente, a los consumidores en tarifa regulada (además de a la industria), ya que va a deprimir los precios del denominado pool. Galán ha asegurado que la denominada excepción ibérica no se justifica porque, asegura, España no es una isla energética, pese a que la interconexión de la Península con Francia no llega al 3%. La propuesta hispano-lusa ha sido finalmente enviada por ambos países a la Comisión Europea este jueves. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha confiado este viernes en que obtenga un rápido visto bueno de Bruselas.

El INE lleva meses trabajando en el cambio de tecnología de medición del IPC, que alcanzó su pico el pasado marzo (9,8%) y que previsiblemente va a recoger el efecto de la denominada solución ibérica al gas.

Antes del estallido de la guerra de Ucrania, el organismo estadístico contemplaba aplazar hasta al menos 2023 el cambio en la medición del precio de la luz, que en un principio esperaba aplicar en enero de este año. Pero tuvo que desechar ese plan porque, para evitar sesgos, se requiere “estabilidad en la evolución de los precios en el año previo y en el año de la introducción de la nueva fuente”, algo que ha imposibilitado la sucesión de récords del pool de los últimos meses.

Varios miembros del Gobierno han salido este viernes en tromba contra las polémicas declaraciones del presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, llamando “tontos” a los consumidores acogidos a la tarifa semirregulada de electricidad, el precio voluntario al pequeño consumidor (PVPC), los más afectados por las fuertes subidas del recibo de los últimos meses.

Galán ha acabado disculpándose y expresando sus “sinceras disculpas” en el caso de que “alguien se sintiera ofendido” por unas afirmaciones que dice haber realizado “en un ambiente coloquial”. El presidente de Iberdrola ha asegurado que siente el máximo respeto por los clientes y consumidores, según han informado fuentes de la compañía a Europa Press.

La primera en criticar a Galán ha sido la vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y para la Transformación Digital, Nadia Calviño. “Me parece asombrosa la falta de empatía, me parece asombrosa la ligereza y el tono con el que se habla de un tema tan importante a nivel individual para las familias y ciudadanos españoles, pero también para la economía”, ha manifestado en TV3 Nadia Calviño, que ha recordado que desde el Gobierno llevan “varios meses” tomando medidas para bajar el precio de la luz y ha enfatizado en la importancia de que todos “arrimen el hombro”.

“Creo que además las compañías energéticas tienen una responsabilidad especial en este momento”, ha zanjado.

Por su parte, el ministro de Consumo, Alberto Garzón, ha censurado el “exceso verbal” de Galán y ha reclamado respeto para las personas que se acogen a esa tarifa, dado que son precisamente las “familias más vulnerables”. “Es un exceso verbal que expresa quién es la persona que lo realiza”, que deberá “dar cuenta” de ello, ha lanzado el también coordinador federal de IU para demandar “respeto y empatía” hacia las personas que escogen dicha tarifa.

Más tarde, la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha sido muy contundente contra las palabras de Galán. “Le diría que debe tratar a la ciudadanía con respeto”, ha reclamado Díaz, que ha exigido también al empresario que “debe rectificar con carácter inmediato, no es una persona cualquiera”.

Yolanda Díaz ha exigido, no solo una rectificación, sino también que Sánchez Galán “pida disculpas” a esas personas a las que llamó “tontos”. La responsable de Trabajo ha advertido, como Garzón, de que estos consumidores de la tarifa regulada son en muchos casos “los más débiles” y ha lamentado que “una persona como él se mofe” de ellos. “Es una vergüenza”. La vicepresidenta ha recordado además que las tres grandes eléctricas han aumentado “sus enormes beneficios un 47%”, por lo que ha reclamado al presidente de Iberdrola “que tenga un poco de empatía con su país”.

Tras las críticas de los ministros, Iberdrola ha difundido este viernes una nota en la que ha anunciado que ha iniciado “una campaña sobre las ventajas de la tarifa libre del mercado respecto de la regulada por el Gobierno”. Insiste en que “la tarifa libre asegura precios estables y más baratos”. Por contra, “los contratos de la tarifa regulada por el Gobierno tienen como referencia los vaivenes diarios de los mercados de la energía y resultan insoportables para los ciudadanos adscritos a esta tarifa”, asegura Iberdrola.

“Esta campaña informativa y publicitaria insistirá en las ventajas de una contratación frente a la otra. Ahorro, estabilidad y seguridad son las propuestas por las que apuesta la compañía, frente a los contratos sometidos a las incertidumbres y a la coyuntura de un mercado regulado e inestable”, señala Iberdrola.

Antes de esta crisis energética, el PVPC siempre ha sido a largo plazo la opción más barata para el consumidor, según los sucesivos informes de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) y todos los expertos. Y en los últimos meses las tarifas del mercado libre (más estables) han experimentado ya fuertes subidas, según advirtió el jueves Facua. En el caso de Iberdrola, está ofreciendo tarifas en el mercado libre que están incluso por encima de los precios del mercado mayorista de lo que llevamos de 2022, que es el año más caro de la historia. Así lo advierte por ejemplo el expresidente de Red Eléctrica Jorge Fabra.

Galán hizo esas polémicas declaraciones después de que Calviño pidiera el jueves “responsabilidad” a las empresas, especialmente las energéticas, ante la elevada inflación, y les reclamara que “arrimen el hombro”, rebajen el precio de la electricidad y faciliten al INE los datos que se les han reclamado para acabar con la sobreponderación del precio del gas en el IPC y que éste pueda reflejar fielmente el precio de la electricidad.

“Llevamos meses tratando de tener esos datos detallados” pero “hay una empresa eléctrica que no ha dado los datos y necesitamos que todo el mundo ayude”, lamentó Calviño, que no identificó a esa compañía. Esa empresa es Iberdrola, según avanza este viernes El Confidencial.

“El mensaje que envío es instar a las compañías energéticas a arrimar el hombro para que baje el precio de los carburantes, para que baje el precio de la energía en el mercado mayorista y para que el IPC refleje bien los precios reales”, subrayó Calviño el jueves.

“Recabando” la información

Este viernes, Iberdrola ha asegurado que está “recabando” la información que le ha reclamado el Instituto Nacional de Estadística (INE) para el nuevo cálculo del índice de precios al consumo (IPC), que el organismo va a cambiar porque actualmente solo tiene en cuenta a los clientes acogidos al PVPC. Fuentes de la eléctrica explican que “el pasado 24 de abril nos remitieron una carta solicitando información adicional, que estamos recabando. Dada la complejidad de los datos, hemos pedido una ampliación del plazo que se nos ha otorgado por escrito y esperamos que la información la tenga el INE en los próximos días”.

“Trimestralmente enviamos esa información a la CNMC”, señalan fuentes de Iberdrola, que subrayan que “las empresas eléctricas llevan más de dos años planteando la desagregación del IPC teniendo en cuenta los contratos a precio fijo y no solo la tarifa regulada”.

Esta última modalidad tarifaria es la que ha recogido las fuertes subidas del mercado mayorista eléctrico de los últimos meses, porque está directamente indexada al denominado pool. Estar acogido a la tarifa PVPC, que tienen unos 10 millones de suministros de baja tensión, es condición imprescindible para acogerse a los descuentos del bono social para hogares vulnerables, que benefician a unos 2 millones de suministros.

Iberdrola, que lleva meses cargando contra el diseño del PVPC, es la empresa que más abiertamente se ha opuesto al tope a la generación eléctrica con gas que han pactado España y Portugal para abaratar la luz, y que va a beneficiar, precisamente, a los consumidores en tarifa regulada (además de a la industria), ya que va a deprimir los precios del denominado pool. Galán ha asegurado que la denominada excepción ibérica no se justifica porque, asegura, España no es una isla energética, pese a que la interconexión de la Península con Francia no llega al 3%. La propuesta hispano-lusa ha sido finalmente enviada por ambos países a la Comisión Europea este jueves. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha confiado este viernes en que obtenga un rápido visto bueno de Bruselas.

El INE lleva meses trabajando en el cambio de tecnología de medición del IPC, que alcanzó su pico el pasado marzo (9,8%) y que previsiblemente va a recoger el efecto de la denominada solución ibérica al gas.

Antes del estallido de la guerra de Ucrania, el organismo estadístico contemplaba aplazar hasta al menos 2023 el cambio en la medición del precio de la luz, que en un principio esperaba aplicar en enero de este año. Pero tuvo que desechar ese plan porque, para evitar sesgos, se requiere “estabilidad en la evolución de los precios en el año previo y en el año de la introducción de la nueva fuente”, algo que ha imposibilitado la sucesión de récords del pool de los últimos meses.

Varios miembros del Gobierno han salido este viernes en tromba contra las polémicas declaraciones del presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, llamando “tontos” a los consumidores acogidos a la tarifa semirregulada de electricidad, el precio voluntario al pequeño consumidor (PVPC), los más afectados por las fuertes subidas del recibo de los últimos meses.

Galán ha acabado disculpándose y expresando sus “sinceras disculpas” en el caso de que “alguien se sintiera ofendido” por unas afirmaciones que dice haber realizado “en un ambiente coloquial”. El presidente de Iberdrola ha asegurado que siente el máximo respeto por los clientes y consumidores, según han informado fuentes de la compañía a Europa Press.