Just Eat negocia con los sindicatos el primer convenio colectivo para 'riders'

Un repartidor de Just Eat en una imagen de archivo.

Paso inédito de Just Eat en materia laboral. La multinacional está negociando con los sindicatos CCOO y UGT el primer convenio colectivo sobre condiciones laborales de los llamados riders o repartidores de plataformas digitales, según han comunicado en la empresa a elDiario.es. La intención es llegar a un acuerdo con los representantes mayoritarios de los trabajadores en España sobre las condiciones laborales de los mensajeros en el seno de la empresa "a la vuelta del verano", indican en Just Eat, que ha reforzado su apuesta por el modelo laboral desde que comenzó a gestarse la llamada 'Ley Rider' para evitar los falsos autónomos en el sector.

Just Eat amplía sus beneficios mientras empresas como Glovo auguran una debacle por contratar a los 'riders' falsos autónomos

Just Eat amplía sus beneficios mientras empresas como Glovo auguran una debacle por contratar a los 'riders' falsos autónomos

Just Eat era la única de las grandes multinacionales del reparto a través de apps que no utilizaba repartidores autónomos, o falsos autónomos, según han declarado de manera mayoritaria la Inspección de Trabajo y los tribunales a propósito de sus principales competidoras: Glovo, Deliveroo y Uber Eats. Just Eat se regía por un modelo laboral, en el que los repartidores tenían contratos por cuenta ajena, pero basado en la subcontratación a través de otras compañías. La empresa, que dirige en España Patrik Bergareche, también es la única que presenta beneficios, frente a las pérdidas anuales que acumulan sus competidoras.

El Ministerio de Trabajo optó por legislar para evitar el abuso laboral en estas plataformas y llegó a un acuerdo en el diálogo social con empresarios y sindicatos en la bautizada como 'Ley Rider'. La normativa supone una presunción de laboralidad de los repartidores a través de plataformas digitales, pero que en el Ministerio de Trabajo aspiran a ampliar en el futuro a más sectores de la economía de plataformas.

Una de las principales novedades de la legislación pasa por reconocer el derecho de información de los sindicatos a información laboral determinada por algoritmos, algo inédito en el derecho laboral europeo, ha destacado en numerosas ocasiones la vicepresidenta Yolanda Díaz.

Just Eat se diferencia de sus competidoras

El pleno debate sobre la Ley Rider, las multinacionales de reparto que habían sido sancionadas por utilizar falsos autónomos hicieron bloque para intentar impedir que saliera adelante. Tanto impulsando organizaciones de riders afines a las empresas y que defendían el modelo de autónomos, así como a través de reuniones con los partidos políticos de la oposición. Finalmente, tanto Vox como el PP han recurrido la legislación ante el Tribunal Constitucional por lo que consideran un abuso de la figura del decreto ley, han justificado.

A contracorriente, Just Eat comenzó a distanciarse del resto de sus competidoras en su discurso público y criticó la competencia desleal que suponían los modelos basados en falsos autónomos para su compañía. También apostó por marcar diferencias en sus hechos: en pleno debate sobre la legislación, la empresa anunció que comenzaría a contratar directamente a repartidores, que seguiría apoyando con otros riders subcontratados.

Tras los pasos en los últimos días de Glovo, que seguirá repartiendo con autónomos con un modelo "renovado" pese a la Ley Rider, y Deliveroo, que se prepara para salir de España, Just Eat ha vuelto a desmarcarse de sus competidoras con una nueva apuesta por el modelo laboral. Ahora, en cuanto a la negociación de las condiciones de trabajo mediante la negociación colectiva con los sindicatos.

"Se trata de una negociación con muchísima trascendencia que marcará un hito histórico en la evolución del sector en España", valora Patrik Bergareche, director de Just Eat España. "Este convenio garantizará el buen funcionamiento de las relaciones laborales en un entorno digital novedoso y dinámico donde la tecnología juega un papel esencial", añade el directivo, que destaca que Just Eat se siente "orgullosa" de "haber tomado la iniciativa de conciliar innovación y protección social en el desempeño de una actividad esencial para nuestra economía".

En CCOO consideran que el paso de Just Eat "demuestra al conjunto del sector, y al resto de empresas de la economía de plataformas, que se puede conciliar la búsqueda de rentabilidad con el cumplimiento de la legislación laboral y la protección social de los trabajadores", defiende Carlos Gutiérrez, responsable de Nuevas Realidades del Trabajo en el sindicato. "Ahora toca poner todos los esfuerzos en establecer las mejores condiciones laborales para dignificar el trabajo de las repartidoras y los repartidores", añade.

El sector del reparto a domicilio, en el pasado más visible a través de compañías de comida rápida como Telepizza, estaba tradicionalmente muy alimentado de empleo joven, contratos a tiempo parcial y bajos salarios. En los últimos años, las apps de reparto ampliaron el 'delivery' a muchos más restaurantes y cadenas de comida, pero con un modelo basado en riders autónomos de manera generalizada, que no tenían la protección laboral ligada a los contratos por cuenta ajena.

"Se trata de una negociación con clara intención por las partes presentes de regular de forma colectiva las relaciones laborales de las personas trabajadoras de Just Eat, referenciándose a las actividades sectoriales reguladas en nuestro país, y con una clara intención de sentar las bases del futuro del sector", valora Álvaro Vicioso, secretario de Acción Sindical y Comunicación de FeSMC-UGT.

Etiquetas
Publicado el
3 de agosto de 2021 - 11:42 h

Descubre nuestras apps