La OCDE recomienda subir el salario mínimo ante la elevada inflación

Laura Olías

0

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) recomienda subir el salario mínimo para proteger el poder adquisitivo de los trabajadores peor pagados ante la elevada inflación. “La crisis del coste de la vida”, que afecta sobre todo a los hogares con menos recursos, “hace que el salario mínimo legal sea aún más importante”, considera el organismo internacional.

La subida de los alimentos redobla el daño de la inflación a los pobres frente a los ricos

Más

A las puertas de la negociación del alza del SMI en España, un país en el que la OCDE prevé una de las mayores devaluaciones del poder adquisitivo de los salarios debido a la inflación, el llamado “club de los países ricos” hace un alegato por el incremento de los salarios mínimos en el mundo.

“Aunque la elevada incertidumbre y una desaceleración significativa del crecimiento económico pueden sugerir cautela en la subida de los salarios mínimos, varios países tienen márgenes para ir más allá de los actuales niveles salariales mínimos y proteger, al menos parcialmente, a los trabajadores más vulnerables de la subida de los precios”, considera.

La organización ha difundido este viernes varios informes breves sobre cómo responder a los altos precios, con uno de ellos centrado en esta materia: Salarios mínimos en tiempos de inflación creciente. La OCDE apuesta por las revisiones de los SMI al alza e incluye dos apuntes importantes a cerca de las mayores reticencias a los incrementos de esta remuneración mínima legal.

Por un lado, el organismo recuerda que las alzas del salario mínimo −incluso las de gran cuantía− mejoran la situación de los que menos ganan y no tienen efectos negativos en el empleo o estos son “limitados” según los estudios más recientes.

En este sentido se han pronunciado los distintos informes sobre la gran alza del SMI en España del 22,3% en 2019, como los últimos encargados por el Ministerio de Trabajo, así como los del Banco de España y la AIReF.

Rebaja los temores a espirales inflacionistas

Por otro lado, la OCDE rebaja el temor a una espiral al alza de los salarios debido a los aumentos del salario mínimo. Aunque considera que el aumento del salario legal más bajo puede repercutir empujando las remuneraciones por encima de ese nivel y también del consumo, puntualiza que “en promedio, la contribución de los salarios mínimos al crecimiento salarial agregado parece bastante limitada”.

Además, subraya que “dada la proporción relativamente baja de trabajadores con salario mínimo, incluso aumentos considerables del salario mínimo tienen un impacto limitado en la inflación”.

El organismo internacional reconoce que cada país enfrenta una situación distinta, con diferente peso del salario mínimo sobre el total de trabajadores, y recomienda evaluar los incrementos con los agentes sociales teniendo en cuenta cada caso y otras cuestiones, como los costes derivados de la medida para los empleadores, que en España son mayores que en otros países.

La OCDE también recomienda analizar el incremento del SMI en estos momentos junto a otras herramientas fiscales y de prestaciones sociales, incluidas las medidas extraordinarias adoptadas para amortiguar el efecto de la crisis.

El informe apunta que estas otras medidas complementarias pueden incrementar “el salario neto” de los trabajadores con menos ganancias por encima del propio ascenso del salario mínimo, lo que limitaría “el aumento de los costes laborales para los empresarios”.

La negociación sobre el alza del salario mínimo en España entra en breve en su recta final, este mes de diciembre, cuando se determinará cuánto sube en 2023. El Gobierno se comprometió a situar el SMI en el 60% del salario medio al concluir la legislatura, que tiene lugar este próximo año. Sin embargo, ante la elevada inflación los sindicatos esperan que el alza sea aún mayor, en línea con los precios.

Tras analizar el informe del comité de expertos sobre el SMI encargado por el Ministerio de Trabajo, el Gobierno planteará a los próximos días (o semanas) su propuesta de aumento a los agentes sociales.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) recomienda subir el salario mínimo para proteger el poder adquisitivo de los trabajadores peor pagados ante la elevada inflación. “La crisis del coste de la vida”, que afecta sobre todo a los hogares con menos recursos, “hace que el salario mínimo legal sea aún más importante”, considera el organismo internacional.

La subida de los alimentos redobla el daño de la inflación a los pobres frente a los ricos

Más

A las puertas de la negociación del alza del SMI en España, un país en el que la OCDE prevé una de las mayores devaluaciones del poder adquisitivo de los salarios debido a la inflación, el llamado “club de los países ricos” hace un alegato por el incremento de los salarios mínimos en el mundo.

“Aunque la elevada incertidumbre y una desaceleración significativa del crecimiento económico pueden sugerir cautela en la subida de los salarios mínimos, varios países tienen márgenes para ir más allá de los actuales niveles salariales mínimos y proteger, al menos parcialmente, a los trabajadores más vulnerables de la subida de los precios”, considera.

La organización ha difundido este viernes varios informes breves sobre cómo responder a los altos precios, con uno de ellos centrado en esta materia: Salarios mínimos en tiempos de inflación creciente. La OCDE apuesta por las revisiones de los SMI al alza e incluye dos apuntes importantes a cerca de las mayores reticencias a los incrementos de esta remuneración mínima legal.

Por un lado, el organismo recuerda que las alzas del salario mínimo −incluso las de gran cuantía− mejoran la situación de los que menos ganan y no tienen efectos negativos en el empleo o estos son “limitados” según los estudios más recientes.

En este sentido se han pronunciado los distintos informes sobre la gran alza del SMI en España del 22,3% en 2019, como los últimos encargados por el Ministerio de Trabajo, así como los del Banco de España y la AIReF.

Rebaja los temores a espirales inflacionistas

Por otro lado, la OCDE rebaja el temor a una espiral al alza de los salarios debido a los aumentos del salario mínimo. Aunque considera que el aumento del salario legal más bajo puede repercutir empujando las remuneraciones por encima de ese nivel y también del consumo, puntualiza que “en promedio, la contribución de los salarios mínimos al crecimiento salarial agregado parece bastante limitada”.

Además, subraya que “dada la proporción relativamente baja de trabajadores con salario mínimo, incluso aumentos considerables del salario mínimo tienen un impacto limitado en la inflación”.

El organismo internacional reconoce que cada país enfrenta una situación distinta, con diferente peso del salario mínimo sobre el total de trabajadores, y recomienda evaluar los incrementos con los agentes sociales teniendo en cuenta cada caso y otras cuestiones, como los costes derivados de la medida para los empleadores, que en España son mayores que en otros países.

La OCDE también recomienda analizar el incremento del SMI en estos momentos junto a otras herramientas fiscales y de prestaciones sociales, incluidas las medidas extraordinarias adoptadas para amortiguar el efecto de la crisis.

El informe apunta que estas otras medidas complementarias pueden incrementar “el salario neto” de los trabajadores con menos ganancias por encima del propio ascenso del salario mínimo, lo que limitaría “el aumento de los costes laborales para los empresarios”.

La negociación sobre el alza del salario mínimo en España entra en breve en su recta final, este mes de diciembre, cuando se determinará cuánto sube en 2023. El Gobierno se comprometió a situar el SMI en el 60% del salario medio al concluir la legislatura, que tiene lugar este próximo año. Sin embargo, ante la elevada inflación los sindicatos esperan que el alza sea aún mayor, en línea con los precios.

Tras analizar el informe del comité de expertos sobre el SMI encargado por el Ministerio de Trabajo, el Gobierno planteará a los próximos días (o semanas) su propuesta de aumento a los agentes sociales.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) recomienda subir el salario mínimo para proteger el poder adquisitivo de los trabajadores peor pagados ante la elevada inflación. “La crisis del coste de la vida”, que afecta sobre todo a los hogares con menos recursos, “hace que el salario mínimo legal sea aún más importante”, considera el organismo internacional.

La subida de los alimentos redobla el daño de la inflación a los pobres frente a los ricos

Más

A las puertas de la negociación del alza del SMI en España, un país en el que la OCDE prevé una de las mayores devaluaciones del poder adquisitivo de los salarios debido a la inflación, el llamado “club de los países ricos” hace un alegato por el incremento de los salarios mínimos en el mundo.