El Estado toma el control del banco malo tras asumir su deuda de 35.000 millones

Diego Larrouy

0

El Consejo de Ministros ha aprobado este martes un Real Decreto Ley para poder tomar el control del banco malo. En concreto, el Gobierno ha reformado la norma que le impedía superar el 50% de las acciones de la Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), la sociedad que asumió los activos tóxicos de la banca rescatada en 2012. La decisión llega unos meses después de que Europa obligara a España a asumir como propios los 35.000 millones de euros de deuda de esta sociedad.

Ahora, el Consejo de Ministros ha aprobado la toma de control del grupo. Hasta la fecha, el FROB, el fondo de rescate bancario, era el primer accionista de esta sociedad, con el 45,9% de las acciones y el resto se repartía entre entidades bancarias y aseguradoras que o bien aportaron activos a la sociedad o fueron bonistas de la Sareb.

La sociedad fue creada en el año 2012 por el entonces ministro de Economía Luis de Guindos, hoy vicepresidente del Banco Central Europeo. Al igual que en otros países se abrió un banco malo para acoger los activos tóxicos de la banca rescatada. Para ello, se asumió el control sobre algo más de 50.000 millones en activos, que se financió con deuda avalada por el Estado. Ocho años después de su creación, son 35.000 millones de euros de deuda los que quedaba en Sareb, que hasta la fecha había operado como una entidad privada, aunque en la práctica estuviera controlada por el FROB.

La aprobación del real decreto-ley permitirá que el FROB pueda adquirir y mantener una participación mayoritaria en el capital social y tomar el control de los órganos sociales sin la necesidad de que la Sareb adquiera la condición de sociedad mercantil estatal.

Es decir, el texto abre la puerta a que el Estado aumente su participación en la Sareb a costa de que el resto de accionistas, entre ellos la mayoría de bancos, reduzcan su peso en el capital de la sociedad, algo que podría hacerse por un precio simbólico dado que las entidades han ido provisionando el deterioro de su inversión. Actualmente, el FROB es el principal accionista con un 45,9 % de la Sareb, seguido por el Banco Santander, que posee un 22,21 %; CaixaBank, el 12,24 %; Sabadell, el 6,61 %; Kutxabank, el 2,53 %; Ibercaja Banco, el 1,43 % y Bankinter, un 1,37 %, entre otros.

Aunque el Estado se haga con el control de la Sareb, la sociedad dispondrá de un régimen societario específico para que pueda mantener “la agilidad necesaria para llevar a cabo su función desinversora”, si bien, puntualiza el comunicado, le será de aplicación el régimen de los contratos mercantiles y de alta dirección.

Hasta la fecha, en el marco de su estrategia de responsabilidad social corporativa, la compañía venía realizando actuaciones en materia de vivienda social a través de la firma de distintos convenios, pero el Gobierno quiere reforzar este compromiso, “en aras de maximizar la utilidad social de estos inmuebles y el impacto positivo de la compañía en la sociedad”.

Finalmente, se ajusta el sistema de supervisión a la nueva estructura jurídica de la compañía, si bien se mantiene el régimen de supervisión por parte del Banco de España.

El Consejo de Ministros ha aprobado este martes un Real Decreto Ley para poder tomar el control del banco malo. En concreto, el Gobierno ha reformado la norma que le impedía superar el 50% de las acciones de la Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), la sociedad que asumió los activos tóxicos de la banca rescatada en 2012. La decisión llega unos meses después de que Europa obligara a España a asumir como propios los 35.000 millones de euros de deuda de esta sociedad.

Ahora, el Consejo de Ministros ha aprobado la toma de control del grupo. Hasta la fecha, el FROB, el fondo de rescate bancario, era el primer accionista de esta sociedad, con el 45,9% de las acciones y el resto se repartía entre entidades bancarias y aseguradoras que o bien aportaron activos a la sociedad o fueron bonistas de la Sareb.

La sociedad fue creada en el año 2012 por el entonces ministro de Economía Luis de Guindos, hoy vicepresidente del Banco Central Europeo. Al igual que en otros países se abrió un banco malo para acoger los activos tóxicos de la banca rescatada. Para ello, se asumió el control sobre algo más de 50.000 millones en activos, que se financió con deuda avalada por el Estado. Ocho años después de su creación, son 35.000 millones de euros de deuda los que quedaba en Sareb, que hasta la fecha había operado como una entidad privada, aunque en la práctica estuviera controlada por el FROB.

La aprobación del real decreto-ley permitirá que el FROB pueda adquirir y mantener una participación mayoritaria en el capital social y tomar el control de los órganos sociales sin la necesidad de que la Sareb adquiera la condición de sociedad mercantil estatal.

Es decir, el texto abre la puerta a que el Estado aumente su participación en la Sareb a costa de que el resto de accionistas, entre ellos la mayoría de bancos, reduzcan su peso en el capital de la sociedad, algo que podría hacerse por un precio simbólico dado que las entidades han ido provisionando el deterioro de su inversión. Actualmente, el FROB es el principal accionista con un 45,9 % de la Sareb, seguido por el Banco Santander, que posee un 22,21 %; CaixaBank, el 12,24 %; Sabadell, el 6,61 %; Kutxabank, el 2,53 %; Ibercaja Banco, el 1,43 % y Bankinter, un 1,37 %, entre otros.

Aunque el Estado se haga con el control de la Sareb, la sociedad dispondrá de un régimen societario específico para que pueda mantener “la agilidad necesaria para llevar a cabo su función desinversora”, si bien, puntualiza el comunicado, le será de aplicación el régimen de los contratos mercantiles y de alta dirección.

Hasta la fecha, en el marco de su estrategia de responsabilidad social corporativa, la compañía venía realizando actuaciones en materia de vivienda social a través de la firma de distintos convenios, pero el Gobierno quiere reforzar este compromiso, “en aras de maximizar la utilidad social de estos inmuebles y el impacto positivo de la compañía en la sociedad”.

Finalmente, se ajusta el sistema de supervisión a la nueva estructura jurídica de la compañía, si bien se mantiene el régimen de supervisión por parte del Banco de España.

El Consejo de Ministros ha aprobado este martes un Real Decreto Ley para poder tomar el control del banco malo. En concreto, el Gobierno ha reformado la norma que le impedía superar el 50% de las acciones de la Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), la sociedad que asumió los activos tóxicos de la banca rescatada en 2012. La decisión llega unos meses después de que Europa obligara a España a asumir como propios los 35.000 millones de euros de deuda de esta sociedad.

Ahora, el Consejo de Ministros ha aprobado la toma de control del grupo. Hasta la fecha, el FROB, el fondo de rescate bancario, era el primer accionista de esta sociedad, con el 45,9% de las acciones y el resto se repartía entre entidades bancarias y aseguradoras que o bien aportaron activos a la sociedad o fueron bonistas de la Sareb.