Un buen guion y mejor reparto: así triunfa ‘El sabor de las margaritas’

Un fotograma de la serie.

S. Marcos

El sabor de las margaritas no jugaba con la mejor baza para seducir al algoritmo de Netflix: en gallego, un presupuesto modesto y un listado de actores poco conocidos en el audiovisual patrio. Sin embargo, y contra todo pronóstico, este thriller con pinceladas de Twin Peaks y True Detective, por la trama y la ambientación, consiguió coronarse el año pasado como la primera ficción rodada en gallego en llegar al olimpo de la plataforma de streaming en países de medio mundo. Son tres los factores a los que sus creadores atribuyen el éxito de Bitter daisies —el nombre con el que se presentaron al mercado internacional—: un género audiovisual que cuenta con muchos seguidores, una buena trama que se sostiene con una producción modesta de efectos especiales y, sobre todo, un elenco que resuelve el trabajo de todo el equipo. 

“Esta no es una serie de artefactos, sino de personajes”, reconoce su productor y guionista Ghaleb Jaber. “Con capítulos de 70 minutos, lo que ya de por sí supone una odisea, con secuencias de gente hablando cuando un thriller lo que te pide es una serie de elementos que no nosotros no teníamos, como persecuciones o tiroteos, siempre pongo en valor el trabajo de los actores, cuyo talento es una parte importantísima del éxito de El sabor de las margaritas”.  La exigencia y profesionalidad de los actores también jugó un papel fundamental: “En una producción nacional se graban una media de tres a cinco páginas del guion por día. Nosotros grabamos una media de 12 a 14 páginas al día”.

Para Jaber, la repercusión que ha tenido el proyecto cuestiona la idea de que un reparto de grandes nombres garantiza por sí solo el éxito. “Como espectador de ficción yo he dejado de ver muchas series porque al final hay un grupo de actores que hacen todo y me cuesta mucho meterme en la trama”, razona el showrunner sobre la balanza entre el peso del reparto y del guion a la hora de apostar por una idea.  

Un reparto de película

Buena parte de este mérito recae en la actriz María Mera, que repite como protagonista en la segunda temporada, a punto de llegar a Netflix. Ella encarna a la teniente de la Guardia Civil Eva Mayo/Rosa Vargas y su trabajo, además de la complicada psicología de su personaje, mantienen al espectador pegado a la pantalla. “Es el papel más exigente de mi carrera y supone una gran responsabilidad para mí, nunca había hecho un personaje tan demandante a nivel interpretativo”, confiesa Mera. “Trabajar con un personaje que tiene una enfermedad mental y tanta carga emocional es difícil, pero a la vez es muy atractivo y un reto impresionante”. 

A las buenas noticias que llegaban desde Netflix se sumó durante los días de grabación de la segunda temporada una oferta para encarnar un papel principal en el Ministerio del Tiempo, una propuesta que Mera tuvo que rechazar por estar comprometida con el proyecto y el equipo de El sabor de las margaritas. “Fue un shock”, comenta, “llevaba mucho tiempo haciendo castings para muchas producciones y aparece en un momento en el que estaba inmersa en el rodaje, lo tuve que dejar escapar muy a mi pesar”. 

En buena medida la intérprete atribuye el éxito de este noir gallego al guion: “Engancha, es especial, aborda la prostitución desde un punto de vista innovador y diferente”. En esta opinión Mera coincide con el que será su coprotagonista en la segunda entrega, el actor Santi Prego, nominado al Goya por su interpretación de Franco en Mientras dure la guerra. Prego asumirá el rol del inspector de policía Raúl Salgado para retomar la serie esta vez en un ámbito urbano donde tampoco escasea lo sórdido ni los demonios escondidos. “Me llegaron los guiones y los leí de corrido, como si fueran una novela, necesitaba saber lo siguiente”, elogia el actor ese hilo de intriga que envuelve todo El sabor de las margaritas.

Prego cuenta con una dilatada experiencia en producciones gallegas, tanto de teatro como de televisión y cine. Sin embargo, para él supone una satisfacción participar en un proyecto de las características de El sabor de las margaritas: “Me da mucho orgullo y responsabilidad que una ficción gallega y en gallego se esté viendo en el mundo entero”. Entre los fichajes destaca asimismo la incorporación de la actriz argentina Noelia Castaño (El secreto de Puente Viejo, Sin tetas no hay paraíso), un guiño a uno de los países más fieles a la historia desarrollada en la aldea de Murias. 

A las puertas de la nueva prueba de fuego que supone una segunda temporada para un thriller, desde la productora buscan revalidar la buena acogida con los mismos ingredientes: misterio, talento y riesgo delante y detrás de las cámaras. Y en eso coincide también su equipo artístico. “Estamos orgullosos de nuestro trabajo y de que lo hemos conseguido”, razona Mera a modo de moraleja, “a veces no importa el presupuesto, se puede llegar a donde uno quiere contando buenas historias, es verdad que el presupuesto ayuda y hace más fáciles las cosas, pero lo esencial es un buen guion”. 

Etiquetas
Publicado el
19 de noviembre de 2020 - 05:00 h

Descubre nuestras apps

stats