El operador ferroviario Iryo quiere hacer la ruta Madrid-Extremadura-Lisboa en 2028

Uno de los trenes de Iryo, un Hitachi-Alstom capaz de alcanzar los 360 km/h y que se anuncia como el más sostenible y silencioso de Europa

JLA


0

La compañía ferroviaria Iryo, formada por Trenitalia (la 'Renfe' italiana) y la empresa aérea Air Nostrum, está interesada en operar la línea internacional de viajeros y mercancías Madrid-Lisboa por Extremadura en alta velocidad a partir de 2028, cara a la posible celebración en la península ibérica del Mundial de Fútbol España-Portugal 2030, que ambos países esperan conseguir.

Para esta toma de posición Iryo, que empezará a operar en el segundo semestre de este año entre Madrid, Barcelona, Valencia y Sevilla, se ha sumado al movimiento o 'lobby' empresarial Corredor Sudoeste Ibérico promovido por el extremeño Antonio García y que pretende impulsar la importancia de las comunicaciones ferroviarias entre el área de Lisboa/Sines, Extremadura, Sevilla y Madrid.

En un comunicado, los italo-españoles de Iryo han expresado su apoyo a la creación de la ruta de alta velocidad entre Lisboa y Madrid para viajeros y mercancías, y solicitan la entrada en funcionamiento de la línea en 2028 con todas las infraestructuras finalizadas “y de similares características a las del resto de la red ibérica”.

Previamente, y de manera inmediata en este mismo año 2022 a partir de la entrada en funcionamiento de las nuevas infraestructuras entre Plasencia y Badajoz, piden la entrada en operaciones de la línea Lisboa–Extremadura–Madrid, para lo que “es necesario cerrar los acuerdos entre España y Portugal para la homologación de materiales e infraestructuras”.

El problema es que la línea de Extremadura a Lisboa no existe actualmente desde que en los 90 se cerró la que llevaba desde Elvas a Évora; hay línea Lisboa-Évora, pero no entre esa última ciudad y Elvas, un tramo de 80 kilómetros que se está haciendo nuevo y que no estará terminado hasta 2023; en la actualidad para ir de Badajoz a Lisboa hay que dirigirse primeramente hacia el norte, Entroncamento, por una línea de baja calidad.

Por otro lado, el deseo de operar en 2028 la línea completa Lisboa-Extremadura-Madrid de alta velocidad no se corresponde con el estado y plazo de obras entre Navalmoral de la Mata y Madrid, que ni siquiera se han iniciado y en el mejor de los casos no estarían terminadas totalmente hasta 2030.

El Mundial

En 2024 la federación internacional de fútbol, Fifa, resolverá dónde se celebra el campeonato mundial de fútbol de 2030, y para ello hay una candidatura europea decidida que es la de España y Portugal, con todas las bendiciones de los gobiernos y jefes de Estado de ambos países, una candidatura que en principio puede tener como rivales una americana Argentina-Chile-Uruguay y Paraguay, y otra africana liderada por Marruecos.

Esta línea de alta velocidad Madrid-Lisboa se hace por tanto “fundamental” según el operador Iryo liderado por la empresa estatal de trenes de Italia, para asegurar éxito de la candidatura ibérica “y para el que es necesario que antes exista un proyecto claro de conexión alta velocidad”.

Europa y Asia

El presidente de iryo, Carlos Bertomeu, afirma en el mismo comunicado oficial que “el Corredor del Sudoeste Ibérico es una vieja y legítima aspiración que vendrá a mejorar de forma radical la movilidad entre dos países tan íntimamente vinculados económica y culturalmente como son Portugal y España. Iryo quiere contribuir a hacer realidad la ruta Madrid-Lisboa en Alta Velocidad como pieza fundamental que es para la definitiva vertebración de la Península Ibérica y su integración en Europa.

La creación de esta ruta “es clave”, añade, para que la vertebración del territorio europeo contribuya al buen funcionamiento del mercado interior, al fortalecimiento de la cohesión económica y social y a la reducción de las emisiones de CO2 en la conexión entre los dos países ibéricos.

Asimismo, la conexión Lisboa–Madrid es necesaria según la compañía italo-española para completar el mayor proyecto de conexión global comercial ‘One Belt, One Road’ impulsado inicialmente por China, “y en la actualidad se pone en evidencia la necesidad de la iniciativa impulsada por distintas instituciones europeas, que pretende formar un conjunto de enlaces ferroviarios y marítimos entre China y Europa”.

Pese a que España ya cuenta con conexión ferroviaria con el país asiático a través de la línea internacional de mercancías Madrid-Yiwu, la infraestructura de transporte más larga del mundo con 13.052 kilómetros, faltan 600 kilómetros para cerrar esta conexión con los puertos de Sines, Setúbal y Lisboa, para crear la línea que conecta Eurasia desde un extremo a otro el Atlántico con el Pacífico.

Antonio García Salas, coordinador y portavoz de Sudoeste Ibérico en Red, impulsora del Corredor Sudoeste Ibérico, añade en ese comunicado que es incomprensible que no existan unas infraestructuras ferroviarias eficaces y eficientes entre Lisboa y Madrid, lo que causa graves perjuicios a las economías y proyección de ambos países en el mundo, “por lo que urge solucionar esta deficiencia para que los operadores privados como iryo y otras empresas en general puedan empezar a darle contenido y rentabilizar económica y socialmente estas inversiones impulsadas desde la Unión Europea”.

Iryo comenzará sus operaciones en el segundo semestre de 2022 y conectará Madrid, Barcelona, Valencia, Alicante, Cuenca, Sevilla, Málaga y Córdoba con una flota de trenes fabricadada por Hitachi Rail y Grupo Alstom (antes Bombardier Transportation) entre España e Italia, capaces de alcanzar los 360 km/h.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats