eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Las hormiguitas y la aplicación de la Ley de Seguridad Ciudadana

Fábula sobre Hormiguitas Viajeras y Saltamontes Policías que tal vez hacen un uso un tanto 'particular' de la Ley de Seguridad Ciudadana

Anexo también una interesante convocatoria para el día 22 de marzo y un estudio de la reforma del Código Penal que da miedito. Un miedito bastante real.

Gallardón MOSCÓN

Ministro de Justicia de El Bosque, el Sr. Ruiz-Moscardón.

Hace unas semanas os conté una Historia de dragones, torneos y corrupción. Hoy vengo con otra fábula. Esta vez de bosques, animalitos y viajes. Unos buenos y otros... pues menos buenos.

Nuestra historia comienza cuando una Hormiguita Viajera buena se va de viaje en avión. Todo bastante rutinario, no volando con cualquier low-cost sino con Air Mariposa y en el trayecto de ida no tiene ningún problema. Es en la vuelta, con la misma línea aérea y con exactamente el mismo equipaje cuando surgen los problemas.

Es en el ya famoso control de seguridad del aeropuerto de El Bosque. Se trata de un pequeño bote de una crema facial. Parece ser que nuestra Hormiguita era muy coqueta y le tenía aprecio a su crema, que por otra parte la había pasado sin problemas por otro control similar en el viaje de ida.

Pues había en el control una Sra. Escarabajo Pelotero de una contrata de seguridad que no le dejaba pasar el bote y le decía que lo tenía que tirar. Nuestra Hormiguita, y no sabremos nunca la razón, y la verdad es que da un tanto igual, se puso a discutir con la Sra. Escarabajo y la cosa fue escalando, hasta que a la Hormiguita se le escapó un: "pues métetelo donde te quepa" Ups... impropio de Hormiguitas Viajeras, coincidiréis conmigo, pero sí. La pura verdad es que así habló.  

En ese momento la Sra. Escarabajo se fue a buscar a un Saltamontes Policía que estaba por allí vigilando, y que era el único miembro de la autoridad presente en el control, siendo todos los demás de una subcontrata privada. El Saltamontes preguntó:

- "Señora Hormiga, ¿es verdad que usted le ha dicho a la Sra. escarabajo que 'se meta esto donde le quepa'?".

- "Sí, señor" contestó la hormiga.  

- "Muy bien. DNI, por favor".

La hormiguita le entregó el DNI, le tomaron los datos. No pasó nada más. La dejaron marchar. Pudo continuar y la historia se acabó. Todo muy tranquilo y civilizado. Sintió un gran alivio y se retiró medio avergonzada.

Retomamos la historia unos días después cuando la hormiguita recibe en su domicilio una propuesta de sanción económica de la Subdelegación del Bosque. En ella viene escrita que la Hormiguita incumplió la Ley de Seguridad Ciudadana “alterando el orden” y, textualmente,  “interrumpiendo el normal funcionamiento de la cola”... Y, bueno, la Hormiguita recuerda claramente (y se sonroja) como le contestó de malos modos a la Sra. Escarabajo, pero allí no había ninguna cola...  “Pero si estaba sola allí”, pensaba... Que extraño... en realidad, qué falsedad... ¡Qué gran mentira!

La Hormiguita Viajera enfurecía por momentos recordando la tranquilidad y la media sonrisa de la Sra. Escarabajo y del Saltamontes Policía mientras ella se alejaba extrañada por lo bien y rápido que había acabado todo...

Se indignó y se sintió pequeñita pequeñita. Mucho más pequeñita que una hormiguita. Tenía ganas de llorar.

El caso es que esta Hormiguita Viajera conocía a otra Hormiguita, en este caso, una Hormiguita Jurista, que le propuso recurrir la sanción, pedir las grabaciones de vídeo del aeropuerto y ver que pasaba y hasta donde podían llegar.  Iba a ser difícil, además de caro. Pero proponía intentarlo.

- "No es nada fácil. El policía Saltamontes tiene la presunción de la verdad" le explicó la Hormiguita Jurista,

- "Además, esta sanción si la pagas ahora rápidamente son 100€ y no 300. La vía administrativa no dará resultado y tendremos que seguir judicialmente. Y las tasas judiciales que tienes que pagar por recurrir ya son 200€. El doble que la propia sanción. 200€ que no vas a recuperar aunque ganes. Y creo también poder decirte que te olvides de que sancionen de alguna forma a la persona que te ha multado".

La Hormiguita Jurista se refería a unas polémicas tasas judiciales que el Ministro de Justicia del Bosque, Ruiz-Moscardón había puesto en marcha hacía poco en contra del criterio de... ¿todos? El motivo era sencillo:  todos los animalitos entendían que tales tasas significaban de facto el cese del derecho a una tutela judicial efectiva, como se puede apreciar en nuestro cuento.

Pues nuestra Hormiguita Viajera se debatía entre recurrir (y gastarse más dinero) buscando una justicia difícil de alcanzar, o pagar y olvidar, frustrándose más y de cierta forma aceptando que nuestro Bosque no es un Estado de Derecho.

Y mientras tanto, la Hormiguita Jurista pues resulta que conocía a otra Hormiguita Perroflauta, ésta última que tenía un blog en un medio digital y... hmmm bueno, creo que me estoy liando y esto es ya otra historia...

Colorín colorado, este cuento, ¿se ha acabado...?

La moraleja de la historia... Pues no sé si tiene moraleja. De momento lo que no tiene es final.

Vamos a esperar a ver que pasa y si nuestra Hormiguita al final se decide a gastarse su dinero en luchar ante este manifiesto atropello y logra demostrar la injusticia. Ya lo contaremos en este blog.

Esto, lo que demuestra, o me demuestra o me re-demuestra, pues llevo viviéndolo dos años en las calles, es el arbitrario uso que se hace de las Leyes y del uso del poder por parte de nuestros representantes y de nuestras Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Y sí, claro, son docenas de miles de policías nacionales, autonómicos y locales y miembros de la Guardia Civil. Y este tipo de comportamiento lo tiene sólo una minoría. Evidentemente. Pero no puede ser. No lo podemos permitir. Es lo que tiene el Estado de Derecho. Es complicado. Muy difícil. Es lo que mola del Estado de Derecho. Pero esto pasa. Pasa todos los días.

Y, amigos Hormiguitas, no podemos permitirlo.



p.s. Atentos al informe de Rights International Spain sobre la reforma del Código Penal que os dejo abajo del todo. La que se nos viene encima, amigos...

Y esto, no es un cuento. Y mirad esta interesante convocatoria para el próximo día 22. Asistid e informaos. Yo pienso hacerlo, vaya.

Coloquio sobre la libertad de expresión


Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha