Unos se acercan a Israel y otros miran a Rusia y China: varios países de la UE se desmarcan de Bruselas para buscar más vacunas

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y la canciller alemana, Angela Merkel, el 1 de octubre de 2020 en Bruselas.

Israel mantendrá conversaciones con Austria y Dinamarca –dos de los autodenominados frugales, junto con Holanda y Suecia–para fabricar vacunas contra el coronavirus. Así lo ha anunciado el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu. Hasta ta punto, que el canciller de Austria, Sebastian Kurz (PPE), y la primera ministra de Dinamarca, Mette Frederiksen (S&D), planean visitar Israel este jueves para discutir "una corporación internacional para la fabricación de vacunas", afirmó Netanyahu, ha informado Reuters.

El movimiento de Austria y Dinamarca supone un nuevo golpe a la estrategia de vacunación mancomunada de la UE, explica Politico, y coincide con el anuncio de que Polonia ha pedido vacunas a China; con que Eslovaquia ha solicitado 2 millones de dosis de la vacuna rusa Sputnik V, y con que el primer ministro húngaro, Viktor Orbán, recibiera su primera dosis de la vacuna china Sinopharm, que no ha sido aprobada por la Agencia Europea de Medicamentos. Polonia, Hungría y Eslovaquia conforman, con la República Checa, el grupo de Visegrado.

Kurz ha afirmado que Austria ya no quiere depender "solo" de la UE para las vacunas: "Acordamos en el verano que las vacunas de la UE para los Estados miembros serían adquiridas a tiempo y aprobadas rápidamente. Aunque este enfoque fue fundamentalmente correcto, la EMA es demasiado lenta en la aprobación de vacunas y existen cuellos de botella en la entrega de las compañías farmacéuticas".

El portavoz de la Comisión Europea, Eric Mamer, ha evitado responder a Kurz. "No comentamos comentarios", ha dicho. Pero lo que sí ha hecho ha sido defender los acuerdos "con las seis empresas [Moderna, AstraZeneca, Johnson, Pfizer, Curevac y Sanofi], lo cual no impide que cualquier país llegue a acuerdos bilaterales con otras y que quieran aprender de experiencias como la israelí". Mamer ha rechazado que estos movimientos de algunos países de la UE estén minando la estrategia comunitaria: "Ningún país ha pedido menos vacunas de nuestros acuerdos".

Según el canciller Kurz, "se calcula que sólo Austria necesitará unos 30 millones de dosis de vacunas. Debemos prepararnos para nuevas mutaciones y no depender únicamente de la UE para producir vacunas de segunda generación". Según los expertos, en los próximos años, dos tercios de la población, o más de seis millones de austriacos, tendrán que vacunarse cada año, dijo el canciller.

¿Es la EMA demasiado lenta en comparación con el regulador estadounidense, por ejemplo (FDA)? La vacuna de Pfizer/BioNTech fue autorizada por la FDA el 11 de diciembre; mientras que la EMA dio el visto bueno el 21 de diciembre. La de Moderna fue aprobada por la FDA el 18 de diciembre, mientras que la EMA lo hizo el 6 de enero. En cuanto a la de Johnson & Johnson, fue aprobada por la FDA el 27 de febrero, y está previsto que la EMA haga lo propio a mediados de marzo. En cuanto a la de AstraZeneca, la FDA no la ha autorizado, mientras la EMA lo hizo el 29 de enero.

La primera ministra danesa, por su parte, evitó asociar las conversaciones con Israel con falta de confianza en la UE, si bien añadió que los países deben hacer todo lo posible para impulsar la producción de vacunas: "Es muy posible que estemos en una situación en la que no solo tengamos que vacunar, sino también revacunar, tal vez una vez al año... Por eso necesitamos impulsar drásticamente la producción de vacunas", dijo Frederiksen, según el Financial Times, que aseguró que los jefes de Gobierno están discutiendo la creación de reservas de vacunas.

Así, se espera que Kurz y Frederiksen viajen a Israel esta semana, según anunció Netanyahu, quien está en precampaña para las elecciones generales del 23 de marzo, para abordar la idea de "una corporación internacional para la fabricación de vacunas".

Scholz: "Espectáculo de mierda total"

Eslovaquia ya ha comprado 2 millones de dosis de la vacuna rusa Sputnik V, lo que lo convierte en el segundo país de la UE en adquirir una vacuna que no ha sido aprobada por la Agencia Europea de Medicamento (EMA): no lo ha pedido el fabricante y la Comisión Europea, además, ha dicho varias veces que para su aprobación es fundamental que se produzca dentro de la UE, cosa que ahora no sucede.

El primer ministro, Igor Matovič (EPP), dijo al recibir el envío en el aeropuerto de Košice que la vacuna rusa permitirá acelerar su programa de vacunación en un 40%, si bien la vacuna no se administrará aún porque requiere la aprobación del regulador nacional.

Según el Slovak Spectator, el país ha recibido a través de la Comisión Europea 200.000 dosis, a las que sumar 800.000 más en marzo y abril; y un último millón programado para mayo y junio.

En paralelo, el presidente polaco, Andrzej Duda (ECR), ha hablado con el presidente de la República Popular de China, Xi Jinping, en la IX Cumbre de Líderes de Europa Central y Oriental y China (17+1), una plataforma de cooperación con China para el comercio, especialmente en el sector agrícola, y la facilitación de contactos diplomáticos.

El presidente de Polonia también planteó las cuestiones de la cooperación polaco-china en la lucha contra la pandemia de coronavirus, incluida la posibilidad de comprar vacunas producidas en China.

Según ha publicado FT, en una reunión del gabinete de Angela Merkel a principios de febrero, Olaf Scholz (SPD), ministro de Finanzas, lanzó una andanada extraordinaria contra la Comisión Europea, diciendo que su estrategia de vacunación había sido un "espectáculo de mierda total". Una expresión que ilustra el ambiente político en Alemania desde principios de año, que es electoral, y en el que hay disputa sobre cómo la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ex ministra de Angela Merkel, está gestionando el proceso de vacunación en Europa.

La propia Comisión Europea reconocía este martes, en palabras de su portavoz para asuntos de vacunas, Stefan De Keersmaecker: "El despliegue de vacunas, la entrega de la producción y las propias dosis es una empresa acompañada de muchos obstáculos. Hemos desarrollado una estrategia de vacuna exitosa, y se han tomado varias medidas para abordar mejor las variantes que existen y que son extremadamente importantes, así como para aumentar la capacidad de producción. No olvidemos que el coronavirus requiere una respuesta global y que las lecciones de otros países son muy útiles. Por lo tanto, la Comisión está interesada en aprender de Austria, Dinamarca e Israel, y que aporten valor a la estrategia de vacunas de la UE que beneficia a todos los Estados miembros".

Los próximos meses serán una prueba de si la UE, y la propia von der Leyen, pueden pasar página sobre los pasos en falso de la vacuna, y si las compañías farmacéuticas, incluidas AstraZeneca y Johnson & Johnson, podrán cumplir. El aumento se necesita con urgencia no solo para contrarrestar los temores de una tercera ola de infecciones impulsada por mutaciones del virus, sino también para evitar un resurgimiento de los ataques a Bruselas por parte de los estados miembros poderosos.

Etiquetas
Publicado el
2 de marzo de 2021 - 16:48 h

Descubre nuestras apps

stats