La primera ministra de Escocia quiere un segundo referéndum de independencia el 19 de octubre de 2023

Lara Lema

0

La primera ministra de Escocia, Nicola Sturgeon, ha dicho este martes en el Parlamento escocés que quiere que se celebre un segundo referéndum de independencia el 19 de octubre de 2023.

“La independencia nos dará la oportunidad de trazar nuestro propio rumbo, de construir una nación más rica, más verde y más justa, de mirar hacia fuera y ser internacionalistas, de levantar la vista y aprender de los mejores”, ha dicho la primera ministra, según recogen medios británicos.

La líder escocesa ha indicado que este mismo martes tramitará una ley que posibilite ese plebiscito consultivo, sobre la cual ha pedido simultáneamente su opinión al Tribunal Supremo británico para saber si es legal.

Sturgeon ha escrito al primer ministro británico, Boris Johnson, para pedirle que lo permita y se ha mostrado dispuesta a negociar con él los términos del referéndum pero ha dicho que no permitirá que la democracia escocesa sea “prisionera” de Johnson.

En la carta, la mandataria ha criticado que el Gobierno de Johnson “no respete” el mandato popular. “El año pasado el Gobierno escocés fue reelegido con la clara promesa de dar al pueblo de Escocia la opción de la independencia”, dice la misiva, que señala la mayoría proindependencia del Parlamento escocés.

“Su Gobierno ha dejado muy clara su reticencia a respetar ese mandato o a responder positivamente a mi anterior petición de compromiso constructivo para acordar los términos de una orden en el consejo bajo la Sección 30 de la Ley de Escocia de 1998 para poner la base legal de un referéndum fuera de toda duda”, ha escrito Sturgeon. En 2012, Londres y Edimburgo garantizaron temporalmente que sería el Parlamento escocés quién tendría la competencia legislativa para el referéndum de 2014 mediante un dispositivo legal conocido como Orden de la Sección 30.

La mandataria ha comunicado al primer ministro que ya ha pedido al máximo responsable de la justicia escocesa que pregunte al Tribunal Supremo si el Parlamento escocés tiene competencias para legislar un referéndum consultivo sobre la independencia. Según la BBC, no hay un calendario para saber cuándo se conocerá la decisión del Tribunal.

La primera ministra ha hecho énfasis en que el referéndum “debe ser legal. Y eso debe ser una cuestión de hecho, no una cuestión de opinión” para que tenga reconocimiento ante la comunidad internacional. “La cuestión de la independencia no puede ser suprimida. Debe resolverse democráticamente. Y debe ser a través de un proceso irreprochable y que inspire confianza”, ha dicho. Sturgeon ha añadido que quiere que la pregunta en el referéndum sea igual que en la del 2014: “¿Debe Escocia ser un país independiente?”.

Sturgeon ha dicho que en caso de que fracase su recurso ante el Tribunal Supremo, convertirá las próximas elecciones generales de Reino Unido en una votación “de facto” sobre la independencia. En las últimas elecciones generales, celebradas en 2019, el Partido Nacional Escocés (SNP, por sus siglas en inglés) de la primera ministra ganó 48 de los 59 escaños.

En su carta a Johnson, Sturgeon ha calificado como “inaceptable” que la vía para un referéndum tenga que ser a través de los tribunales y no “mediante la cooperación entre los gobiernos de Reino Unido y Escocia”. “Sus acciones [de Johnson] hasta la fecha ponen en tela de juicio toda la idea de Reino Unido como asociación voluntaria”, ha dicho la líder escocesa.

Al ser preguntado este martes por la cadena Sky News en Alemania, donde asistía a la cumbre del G7, sobre si trataría de bloquear un nuevo referéndum, el primer ministro dijo: “Creemos que la prioridad número uno para el país son las presiones económicas, las subidas del coste de la energía, nuestro plan para una economía más fuerte ciertamente significa que creemos que somos más fuertes trabajando juntos, pero tenemos buenas relaciones con el Gobierno escocés y veremos lo que tiene que decir”.

Según recoge The Guardian, un portavoz de Downing Street ha dicho que el jefe de Gobierno “continúa pensando que no es el momento de hablar de un referéndum”, pero que esperará a ver qué decide el Tribunal Supremo sobre la legalidad del proyecto de ley del Gobierno escocés. “Nuestra postura se mantiene inalterada. La prioridad tanto de nuestro Gobierno como del escocés debería ser trabajar juntos, sin desviar la atención, en las cuestiones que sabemos que preocupan en todo el país. Esa continúa siendo nuestra prioridad, pero dado que la ministra principal ha tomado una decisión, estudiaremos con cuidado los detalles de su propuesta”, ha dicho el portavoz.

El mes pasado, el SNP también triunfó en los comicios regionales de Escocia y ya hacía presagiar una dura batalla entre Edimburgo y Londres para convocar un segundo referéndum. El independentista SNP fue el partido más votado y obtuvo 63 escaños, lo que sumado a los 7 de los Verdes escoceses da a las fuerzas proindependencia una clara mayoría en el Parlamento, compuesto por 129 diputados.

La primera ministra de Escocia, Nicola Sturgeon, ha dicho este martes en el Parlamento escocés que quiere que se celebre un segundo referéndum de independencia el 19 de octubre de 2023.

“La independencia nos dará la oportunidad de trazar nuestro propio rumbo, de construir una nación más rica, más verde y más justa, de mirar hacia fuera y ser internacionalistas, de levantar la vista y aprender de los mejores”, ha dicho la primera ministra, según recogen medios británicos.

La líder escocesa ha indicado que este mismo martes tramitará una ley que posibilite ese plebiscito consultivo, sobre la cual ha pedido simultáneamente su opinión al Tribunal Supremo británico para saber si es legal.

Sturgeon ha escrito al primer ministro británico, Boris Johnson, para pedirle que lo permita y se ha mostrado dispuesta a negociar con él los términos del referéndum pero ha dicho que no permitirá que la democracia escocesa sea “prisionera” de Johnson.

En la carta, la mandataria ha criticado que el Gobierno de Johnson “no respete” el mandato popular. “El año pasado el Gobierno escocés fue reelegido con la clara promesa de dar al pueblo de Escocia la opción de la independencia”, dice la misiva, que señala la mayoría proindependencia del Parlamento escocés.

“Su Gobierno ha dejado muy clara su reticencia a respetar ese mandato o a responder positivamente a mi anterior petición de compromiso constructivo para acordar los términos de una orden en el consejo bajo la Sección 30 de la Ley de Escocia de 1998 para poner la base legal de un referéndum fuera de toda duda”, ha escrito Sturgeon. En 2012, Londres y Edimburgo garantizaron temporalmente que sería el Parlamento escocés quién tendría la competencia legislativa para el referéndum de 2014 mediante un dispositivo legal conocido como Orden de la Sección 30.

La mandataria ha comunicado al primer ministro que ya ha pedido al máximo responsable de la justicia escocesa que pregunte al Tribunal Supremo si el Parlamento escocés tiene competencias para legislar un referéndum consultivo sobre la independencia. Según la BBC, no hay un calendario para saber cuándo se conocerá la decisión del Tribunal.

La primera ministra ha hecho énfasis en que el referéndum “debe ser legal. Y eso debe ser una cuestión de hecho, no una cuestión de opinión” para que tenga reconocimiento ante la comunidad internacional. “La cuestión de la independencia no puede ser suprimida. Debe resolverse democráticamente. Y debe ser a través de un proceso irreprochable y que inspire confianza”, ha dicho. Sturgeon ha añadido que quiere que la pregunta en el referéndum sea igual que en la del 2014: “¿Debe Escocia ser un país independiente?”.

Sturgeon ha dicho que en caso de que fracase su recurso ante el Tribunal Supremo, convertirá las próximas elecciones generales de Reino Unido en una votación “de facto” sobre la independencia. En las últimas elecciones generales, celebradas en 2019, el Partido Nacional Escocés (SNP, por sus siglas en inglés) de la primera ministra ganó 48 de los 59 escaños.

En su carta a Johnson, Sturgeon ha calificado como “inaceptable” que la vía para un referéndum tenga que ser a través de los tribunales y no “mediante la cooperación entre los gobiernos de Reino Unido y Escocia”. “Sus acciones [de Johnson] hasta la fecha ponen en tela de juicio toda la idea de Reino Unido como asociación voluntaria”, ha dicho la líder escocesa.

Al ser preguntado este martes por la cadena Sky News en Alemania, donde asistía a la cumbre del G7, sobre si trataría de bloquear un nuevo referéndum, el primer ministro dijo: “Creemos que la prioridad número uno para el país son las presiones económicas, las subidas del coste de la energía, nuestro plan para una economía más fuerte ciertamente significa que creemos que somos más fuertes trabajando juntos, pero tenemos buenas relaciones con el Gobierno escocés y veremos lo que tiene que decir”.

Según recoge The Guardian, un portavoz de Downing Street ha dicho que el jefe de Gobierno “continúa pensando que no es el momento de hablar de un referéndum”, pero que esperará a ver qué decide el Tribunal Supremo sobre la legalidad del proyecto de ley del Gobierno escocés. “Nuestra postura se mantiene inalterada. La prioridad tanto de nuestro Gobierno como del escocés debería ser trabajar juntos, sin desviar la atención, en las cuestiones que sabemos que preocupan en todo el país. Esa continúa siendo nuestra prioridad, pero dado que la ministra principal ha tomado una decisión, estudiaremos con cuidado los detalles de su propuesta”, ha dicho el portavoz.

El mes pasado, el SNP también triunfó en los comicios regionales de Escocia y ya hacía presagiar una dura batalla entre Edimburgo y Londres para convocar un segundo referéndum. El independentista SNP fue el partido más votado y obtuvo 63 escaños, lo que sumado a los 7 de los Verdes escoceses da a las fuerzas proindependencia una clara mayoría en el Parlamento, compuesto por 129 diputados.

La primera ministra de Escocia, Nicola Sturgeon, ha dicho este martes en el Parlamento escocés que quiere que se celebre un segundo referéndum de independencia el 19 de octubre de 2023.

“La independencia nos dará la oportunidad de trazar nuestro propio rumbo, de construir una nación más rica, más verde y más justa, de mirar hacia fuera y ser internacionalistas, de levantar la vista y aprender de los mejores”, ha dicho la primera ministra, según recogen medios británicos.