La portada de mañana
Acceder
El reconocimiento de Palestina mete presión a la UE y solivianta a Israel
El PP centra las acusaciones sobre Begoña Gómez en Sánchez y su comparecencia
Opinión - No basta con decir que la extrema derecha da miedo. Por Neus Tomàs

Zelenski firma la polémica reducción de la edad de reclutamiento militar a los 25 años en plena invasión rusa

elDiario.es

0

Los hombres de hasta 25 años ahora pueden ser reclutados para el servicio militar en Ucrania después de que el presidente Volodímir Zelenski firmara el martes una nueva ley que reduce la edad de reclutamiento, un asunto delicado en un momento en el que las autoridades intentan reponer las filas, mermadas tras más de dos años de invasión rusa.

Zelenski promulgó este martes tres leyes de movilización, una de las cuales reduce la edad límite de los reclutas en el registro del servicio militar obligatorio de 27 a 25 años. La medida podría ampliar potencialmente el número de personas que el ejército puede movilizar en sus filas.

El proyecto de ley ha estado sobre la mesa de Zelenski desde que fue aprobado en el Parlamento en mayo de 2023, pero no lo ha firmado hasta ahora, casi un año después.

Según explica el Kyiv Independent, solo pueden ser movilizados para la guerra los hombres que hayan superado la edad del servicio militar obligatorio, así como los hombres de entre 18 y 25 años que hayan tenido experiencia militar previa –pueden ofrecerse como voluntarios para el servicio militar a partir de los 18 años–.

Además, Zelenski ha firmado leyes crear una base de datos online de reclutas y eliminar una categoría de exención médica conocida como “parcialmente apto”.

Las tropas ucranianas están teniendo dificultades en el campo de batalla, con Rusia marcando el ritmo, tropas exhaustas que luchan contra un Ejército con muchos más combatientes a su disposición y una escasez de suministros de municiones y fondos mientras persiste el bloqueo republicano en el Congreso de EEUU. Dos años después, muchos ucranianos eluden la llamada a filas, algunos de ellos intentando librarse de la batalla mediante sobornos. Por otro lado, hay analistas militares que apuntan a que la media de edad de los soldados ucranianos parece rondar los 40 años.

En las primeras semanas tras la invasión, cientos de miles de ucranianos de a pie se ofrecieron voluntarios para servir en el frente que contribuyó a frenar a las tropas rusas. Sin embargo, dos años después, la mayoría de los que quieren luchar ya se han alistado, por lo que el Ejército tiene que reclutar entre un grupo de hombres mucho más reacios.

“La reducción de la edad de movilización es una de las muchas medidas que Ucrania ha estado considerando en un esfuerzo continuo por crear un aparato de generación de fuerzas de guerra sostenible”, dicen los investigadores del think tank estadounidense Instituto para el Estudio de la Guerra (ISW), en su último informe. “La reducción de la edad de movilización de 27 a 25 años apoyará la capacidad del Ejército ucraniano para restaurar y reconstituir las unidades existentes y para crear nuevas unidades”. Pero los investigadores dicen que los retrasos en la ayuda militar estadounidense “pueden afectar la velocidad a la que Ucrania pueda restaurar unidades degradadas y levantar nuevas unidades”.

Una cuestión impopular

En declaraciones recogidas por la agencia UNIAN, abogado Rostyslav Kravets ha explicado que, antes, los ucranianos menores de 25 años que no hubieran servido en el Ejército y tuvieran la condición de reclutas solo podían ser movilizados con su consentimiento, pero si un hombre tiene la condición de persona sujeta al servicio militar, podrá ser movilizado hasta los 25 años. El abogado ha criticado ley sobre la reducción del límite de edad de los reclutas. “Queremos formar a personas de 25 años durante un mes y enviarlas a algún sitio. Pero, ¿es este el enfoque correcto en términos de formación militar y comprensión de los acontecimientos en general?”, dice. “Se les entrenará durante un mes y luego se les enviará allí”.  

El debate sobre la movilización ha sido un tema controvertido e impopular en Ucrania, y las autoridades han tropezado en este tema. El Parlamento está debatiendo ahora un nuevo proyecto de ley de movilización después de que su polémica versión inicial fuera retirada. Se han presentado unas 4.000 enmiendas.

Zelenski dijo en diciembre que el Ejército había propuesto movilizar hasta 500.000 ucranianos más en las fuerzas armadas, algo que, según dijo, había pedido el entonces comandante de las fuerzas armadas, Valeri Zaluzhni, y expresó reservas sobre ello. El sustituto de Zaluzhni, Oleksandr Sirski, dijo en una entrevista reciente que Kiev necesita movilizar significativamente menos soldados nuevos.

“Tras revisar nuestros recursos internos y aclarar el número de miembros de las Fuerzas Armadas que participan en combate, esta cifra se redujo significativamente. Esperamos contar con suficientes efectivos capaces de defender la patria”, dijo Sirski a la agencia de noticias Ukrinform, aunque no comunicó el número de soldados que el Ejército ucraniano necesitará movilizar. En la misma línea, preguntado sobre el número específico de personas que se movilizarán en el Ejército ucraniano este año, Zelenski no ha dicho la cifra, pero ha respondidos: “No necesitamos medio millón”.

Muchas unidades han estado más de dos años participando en combates y necesitan reponerse y descansar, subrayó Sirski en la entrevista. “Las personas no son robots. Están agotadas físicamente y psicológicamente, sobre todo en condiciones de combate”, explicó. “La guerra que nos vemos obligados a librar contra los invasores rusos es una guerra de desgaste, una guerra de logística. Por lo tanto, no se puede subestimar la importancia de la eficacia de las unidades en la retaguardia”.

Se espera que para julio empiecen a funcionar 27 centros de reclutamiento en las ciudades más grandes del país, según reveló el Ministerio de Defensa a principios de marzo. Los centros ofrecen asesoría a potenciales soldados voluntarios y están destinadas a informarles sobre las vacantes disponibles y la formación en las fuerzas armadas, en un esfuerzo por ofrecer una alternativa a prácticas de movilización más rígidas.

Sirski también subrayó que los soldados recién movilizados no son enviados inmediatamente al frente. “Salvo excepciones muy especiales, por ejemplo, cuando una persona ya tiene experiencia en combate, la gran mayoría de estas personas llegan a unidades y centros militares de entrenamiento”.

Este martes, el presidente ucraniano ha declarado que Rusia se está preparando para movilizar 300.000 militares más antes del 1 de junio, según recogen los medios del país.

16.000 rusos se alistan para luchar contra Ucrania

Paralelamente, el Ministerio de Defensa de Rusia ha dicho que unas 16.000 personas se han alistado para luchar en Ucrania tras el atentado que el 22 de marzo pasado causó 144 muertos y medio millar de heridos en la sala de conciertos del Crocus City Hall, a las afueras de Moscú. “En los últimos diez días unos 16.000 ciudadanos han firmado contratos para participar en la operación militar especial (como denomina la jerga oficial rusa la guerra en Ucrania)”, señala el ministerio en un comunicado publicado en Telegram.

Según el departamento castrense, hasta 1.700 personas se presentan diariamente en los centros de selección para el alistamiento por contrato. “En las entrevistas (...), la mayoría de los candidatos señalaron como principal motivación para firmar el contrato el deseo de vengar a los muertos en la tragedia acaecida del 22 de marzo de 2024”, subraya el comunicado.

El ataque terrorista contra el Crocus City Hall fue reivindicado por el Estado Islámico, pero las autoridades rusas insisten, sin pruebas, en el supuesto “rastro ucraniano”, extremo que el Gobierno de Kiev niega de manera rotunda. Moscú no ha admitido ningún defecto en su aparato de inteligencia y seguridad, mientras también intenta culpar a Estados Unidos y a Reino Unido por supuestamente respaldar a Ucrania en el presunto complot. Según revela el New York Times, Estados Unidos advirtió a Rusia de que el Crocus City Hall era un objetivo potencial del Estado Islámico.