eldiario.es

9

Vivir con Vox

Las 100 medidas “urgentes” que pusieron sobre la mesa me parecen recetas 'zombies': lemas que se han repetido una y otra vez en tiempos fascistas y franquistas

Lo preocupante no es que haya un 1,4% de españoles (4,7% en Murcia) que votarían a Vox. Lo preocupante es que partidos como el PP o Cs se impregnen de sus ideas y traten de pelearse por ocupar el espacio de la extrema derecha

Vox llena Vistalegre con el objetivo de ganar escaños en las próximas elecciones

Vox llena Vistalegre con el objetivo de ganar escaños en las próximas elecciones EFE

“Media España piensa que es una canción dedicada a la cocaína”, señaló Coque Malla en un post de Facebook con respecto a `No puedo vivir sin ti´, utilizada por Vox sin permiso durante el mitin que reunió a 10.000 personas en Vistalegre el pasado domingo 7 de octubre. Pero no, aclaró el cantante, la "otra media" sabe que el tema está inspirado en una pareja gay de amigos suyos que tuvo que luchar contra la homofobia.

El partido ultraderechista, en palabras de su líder, Santiago Abascal, se dirigió a “la España viva” durante su puesta de largo en el mismo espacio que ha acogido mítines del PSOE y asambleas de Podemos. Para ellos, imagino entonces que gran parte de España será un país de muertos vivientes poblado por homosexuales, feministas, migrantes, catalanes, vascos y gallegos y tanta otra gente que no concuerda con su credo.

Las 100 medidas “urgentes” que pusieron sobre la mesa sí me parecen, en cambio, recetas 'zombies': lemas que se han repetido una y otra vez en tiempos fascistas y franquistas, soluciones simples que resuenan con facilidad en épocas convulsas como la actual. Además de proponer medidas ya repetidas hasta la extenuación en otros momentos, y que han conducido a escenarios de injusticia y guerra, no dejan de replicar la tendencia creciente de partidos e ideas de la ultraderecha que vienen manifestándose por casi toda Europa con Salvini y Orban en Italia y Hungría, por ejemplo, y con Trump al frente de Estados Unidos. Ahí Vox tampoco revela mucha 'vitalidad', sino un ejercicio de copia y pega.

Especialmente, tras la crisis económica está cobrando cada vez más fuerza un movimiento global antiglobalización, por paradójico que suene. El péndulo de la globalización y de lo supranacional viró hasta un extremo a través de instituciones como la Unión Europea o los acuerdos comerciales internacionales en los últimos años. Ahora, el péndulo vuelve con fuerza a la defensa del Estado-nación a raíz de la percepción de incertidumbre e impotencia frente a la fuerza de organismos internacionales: ya sea el Fondo Monetario Internacional, la UE, la deslocalización o las multinacionales. Esta clave sirve para entender lo que está pasando desde Cataluña a Estados Unidos.

Lo preocupante no es que haya un 1,4% de españoles que hoy votarían a Vox en unas elecciones generales, o un 4,7% de murcianos -el mayor porcentaje del país-.  Lo preocupante es el auge de la extrema derecha en muchos países -véase la reciente victoria de Bolsonaro en la primera vuelta en Brasil- y la posibilidad de que Vox crezca a una velocidad de vértigo. Lo preocupante también es que partidos como el PP o Cs se impregnen de sus ideas y traten de pelearse por ocupar el espacio de la extrema derecha. Lo preocupante es que marquen la agenda política e informativa.

Las naciones devuelven el golpe. Pero las naciones no son unidades de destino en lo universal, como se repitió en el franquismo hasta la saciedad. Son comunidades imaginadas, como dijo Benedict Anderson, por gays, mujeres, migrantes, entre otros muchos.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha