La portada de mañana
Acceder
PSOE y Podemos buscan in extremis un acuerdo sobre la ley del ‘solo sí es sí’
El brote de gripe aviar en una granja de visones acerca la transmisión entre humanos
OPINIÓN | 'Y a Sánchez se le acabó la paciencia', por Esther Palomera

Los expulsados de Vox que organizan la charla de Olona en Murcia: “El partido no quiere líderes periféricos”

La polémica en torno a la asistencia de Macarena Olona a una conferencia sobre la inconstitucionalidad del estado de alarma en la Universidad de Murcia continúa. Tras el llamado “Instituto Español de Estudios Políticos”, asociación con pátina académica que organiza el evento, están los diputados murcianos expulsados de Vox. En 2020, tres de los cuatro diputados del partido de extrema derecha en la Asamblea Regional quitaron de su cuenta bancaria a los dirigentes nacionales como Ortega Smith, además de despedir a empleados contratados por la cúpula central. La dirección nacional decidió entonces expulsarlos, pero en enero del presente año la Justicia obligó a la formación a readmitirlos por vulnerarse “sus derechos de asociación y participación pública”. Al ser los díscolos mayoría, tienen bajo su control de facto el grupo parlamentario de la formación ultraderechista en la Asamblea de Murcia.

Olona amenaza con desatar la primera gran crisis en Vox

Más

Juan José Liarte es formalmente portavoz parlamentario de Vox, pero es crítico con el liderazgo de Santiago Abascal. Liarte justifica que el Instituto Español de Estudios Políticos organice el acto que lleva a Olona a Murcia. “El Instituto lleva en funcionamiento un año y medio”, afirma y añade que no sería razonable “que un grupo de la Asamblea organice conferencias, cursos o jornadas”.

La actividad principal del llamado 'Instituto' es la edición de la publicación digital 'Revista Española'. La anterior presidenta de la entidad fue Mabel Campuzano, otra de las expulsadas de Vox, que dejó el puesto al convertirse en consejera de Educación y Cultura: un cargo que asumió tras la fallida moción de censura de PSOE y Ciudadanos contra el PP en marzo de 2021, que con el apoyo de los diputados de extrema derecha y cuatro tránsfugas de Cs, consiguieron mantenerse en el poder. También forma parte del citado Instituto Español Francisco Carrera, el tercer parlamentario que echaron del partido.

Sobre la incógnita al cambio de sala para la conferencia de Macarena Olona, después de que el decano de la Facultad de Letras de la UMU señalara que no habían dado autorización para realizarla en su hemiciclo, Liarte indica que la reserva estaba hecha desde hacía varios días. “Macarena nos había pedido que no hiciéramos algo de masas, sino más enfocado a profesionales principalmente: que fuera más un acto académico que político”, asegura. Sin embargo, el domingo 18 de septiembre, el portavoz señala que alrededor de las 22:00 horas un miembro de la Facultad empleó “las prerrogativas que la Universidad concede para reclamar la sala”, un acto que en su opinión, “lo hizo evidentemente para boicotear”. Fue entonces cuando solicitaron el Paraninfo, cuyo acceso depende directamente del rectorado, y no han tenido problemas.

“En la Universidad de Murcia no hay filtros para conceder o no un espacio para una ponencia, charla o conferencia con las asociaciones sin ánimo de lucro”, aseguran a este medio fuentes de la propia institución educativa. “Nunca hemos tirado para atrás ninguna propuesta, el proceso de reserva es relativamente rápido” indican las mismas fuentes, que sopesan que tras la polémica con Olona, tal vez deban establecerse parámetros. La única traba para poder acceder a alguno de estos espacios públicos es su precio. Según las tarifas de 2021 subidas a la web de la Universidad, alquilar una sala para una jornada completa puede ir desde los 242,88 euros –con un aforo de hasta 50 personas– hasta los 560,50 euros; con una capacidad de hasta 200 personas.

“Fue como ver la misma película desde otro punto de vista”

Olona dejó su acta de diputada en Andalucía tras presentarse en las elecciones autonómicas del pasado junio en las que su partido obtuvo 15 escaños, alegando razones médicas. Meses después, ha reemprendido su vida política y se encuentra en un enfrentamiento velado con Santiago Abascal, que aseguró que ella ya no estaba el partido. Una afirmación desmentida por la propia Olona, que ha señalado que pedirá una reunión con el líder de Vox después de su paso por Murcia.

“Yo conozco cómo funciona el partido; cuando Macarena dijo hace unos días que se habían producido unas filtraciones que le habían provocado mucho dolor, recordé que sucedió algo parecido con nosotros”, explica Liarte, que habla de la publicación de un documento interno que se usó contra ellos, aunque luego se demostrara que la acusación era falsa. “Cuando oí a Macarena decir eso fue como ver la misma película desde otro punto de vista”, narra Liarte.

El portavoz considera que el problema de Olona en el partido es su “alto nivel de preparación: Vox nunca ha querido el surgimiento de líderes periféricos”. El diputado asegura que los de Abascal tienen “claro que el partido es de cuatro o cinco”. “En cuanto alguien es capaz de salir un poco del discurso extremo no gusta; yo creo que Macarena en algunas ocasiones ha tenido que recibir presiones para mostrarse más radical y más agresiva de lo que por la naturaleza es”.

La Asamblea de Estudiantes de la UMU ha llamado a la movilización contra la charla de la política de extrema derecha: “Una universidad que permite discursos de odio y con interés en la privatización de la educación pública que atentan contra la mayoría de los estudiantes” el próximo viernes a las 18.30 en la plaza de La Merced. La asamblea estudiantil también denunció “la colaboración de la UMU con los discursos de odio, racistas, anti-LGTB, machistas y clasistas [...] No es la primera vez que la UMU apoya la difusión de estas premisas”, añadieron.

El vicerrector de Comunicación de la UMU, José Manuel López, ha solicitado a la Delegación de Gobierno ayuda para que no produzcan problemas durante la presencia de Olona en la Universidad. “La Brigada de Información realizará una valoración de la conflictividad social y los riesgos que pueda genera este acto. En función de eso se dispondrán los medios de seguridad que sean necesarios”, indican a este medio fuentes de la Delegación.

Un miembro de la Asamblea, Francisco Cortés, sostiene que la manifestación será pacífica y que no es intención del colectivo que la concentración vaya a más. Respecto a los criterios para aceptar o no charlas en la Universidad, pide a rectorado que marque líneas “más claras”, mientras felicita al decano de la Faculta de Letras por haber “evitado que se celebre en un de sus recintos el encuentro con Olona”.

La presidenta del Consejo de Estudiantes de la Universidad de Murcia (CEUM), Eva Garcés, ha descartado posicionarse desde el órgano que representa: “Los 35.000 estudiantes somos un reflejo de la sociedad y contamos con multitud de opiniones completamente diferentes”. Garcés señala que hay temas que son “muy claros y sencillos” para marcar una posición. “Como presidenta entiendo que parte de la comunidad académica no esté de acuerdo en que este evento se celebre dentro de un recinto público de la Universidad”.

La polémica en torno a la asistencia de Macarena Olona a una conferencia sobre la inconstitucionalidad del estado de alarma en la Universidad de Murcia continúa. Tras el llamado “Instituto Español de Estudios Políticos”, asociación con pátina académica que organiza el evento, están los diputados murcianos expulsados de Vox. En 2020, tres de los cuatro diputados del partido de extrema derecha en la Asamblea Regional quitaron de su cuenta bancaria a los dirigentes nacionales como Ortega Smith, además de despedir a empleados contratados por la cúpula central. La dirección nacional decidió entonces expulsarlos, pero en enero del presente año la Justicia obligó a la formación a readmitirlos por vulnerarse “sus derechos de asociación y participación pública”. Al ser los díscolos mayoría, tienen bajo su control de facto el grupo parlamentario de la formación ultraderechista en la Asamblea de Murcia.

Olona amenaza con desatar la primera gran crisis en Vox

Más

Juan José Liarte es formalmente portavoz parlamentario de Vox, pero es crítico con el liderazgo de Santiago Abascal. Liarte justifica que el Instituto Español de Estudios Políticos organice el acto que lleva a Olona a Murcia. “El Instituto lleva en funcionamiento un año y medio”, afirma y añade que no sería razonable “que un grupo de la Asamblea organice conferencias, cursos o jornadas”.

La actividad principal del llamado 'Instituto' es la edición de la publicación digital 'Revista Española'. La anterior presidenta de la entidad fue Mabel Campuzano, otra de las expulsadas de Vox, que dejó el puesto al convertirse en consejera de Educación y Cultura: un cargo que asumió tras la fallida moción de censura de PSOE y Ciudadanos contra el PP en marzo de 2021, que con el apoyo de los diputados de extrema derecha y cuatro tránsfugas de Cs, consiguieron mantenerse en el poder. También forma parte del citado Instituto Español Francisco Carrera, el tercer parlamentario que echaron del partido.

Sobre la incógnita al cambio de sala para la conferencia de Macarena Olona, después de que el decano de la Facultad de Letras de la UMU señalara que no habían dado autorización para realizarla en su hemiciclo, Liarte indica que la reserva estaba hecha desde hacía varios días. “Macarena nos había pedido que no hiciéramos algo de masas, sino más enfocado a profesionales principalmente: que fuera más un acto académico que político”, asegura. Sin embargo, el domingo 18 de septiembre, el portavoz señala que alrededor de las 22:00 horas un miembro de la Facultad empleó “las prerrogativas que la Universidad concede para reclamar la sala”, un acto que en su opinión, “lo hizo evidentemente para boicotear”. Fue entonces cuando solicitaron el Paraninfo, cuyo acceso depende directamente del rectorado, y no han tenido problemas.

“En la Universidad de Murcia no hay filtros para conceder o no un espacio para una ponencia, charla o conferencia con las asociaciones sin ánimo de lucro”, aseguran a este medio fuentes de la propia institución educativa. “Nunca hemos tirado para atrás ninguna propuesta, el proceso de reserva es relativamente rápido” indican las mismas fuentes, que sopesan que tras la polémica con Olona, tal vez deban establecerse parámetros. La única traba para poder acceder a alguno de estos espacios públicos es su precio. Según las tarifas de 2021 subidas a la web de la Universidad, alquilar una sala para una jornada completa puede ir desde los 242,88 euros –con un aforo de hasta 50 personas– hasta los 560,50 euros; con una capacidad de hasta 200 personas.

“Fue como ver la misma película desde otro punto de vista”

Olona dejó su acta de diputada en Andalucía tras presentarse en las elecciones autonómicas del pasado junio en las que su partido obtuvo 15 escaños, alegando razones médicas. Meses después, ha reemprendido su vida política y se encuentra en un enfrentamiento velado con Santiago Abascal, que aseguró que ella ya no estaba el partido. Una afirmación desmentida por la propia Olona, que ha señalado que pedirá una reunión con el líder de Vox después de su paso por Murcia.

“Yo conozco cómo funciona el partido; cuando Macarena dijo hace unos días que se habían producido unas filtraciones que le habían provocado mucho dolor, recordé que sucedió algo parecido con nosotros”, explica Liarte, que habla de la publicación de un documento interno que se usó contra ellos, aunque luego se demostrara que la acusación era falsa. “Cuando oí a Macarena decir eso fue como ver la misma película desde otro punto de vista”, narra Liarte.

El portavoz considera que el problema de Olona en el partido es su “alto nivel de preparación: Vox nunca ha querido el surgimiento de líderes periféricos”. El diputado asegura que los de Abascal tienen “claro que el partido es de cuatro o cinco”. “En cuanto alguien es capaz de salir un poco del discurso extremo no gusta; yo creo que Macarena en algunas ocasiones ha tenido que recibir presiones para mostrarse más radical y más agresiva de lo que por la naturaleza es”.

La Asamblea de Estudiantes de la UMU ha llamado a la movilización contra la charla de la política de extrema derecha: “Una universidad que permite discursos de odio y con interés en la privatización de la educación pública que atentan contra la mayoría de los estudiantes” el próximo viernes a las 18.30 en la plaza de La Merced. La asamblea estudiantil también denunció “la colaboración de la UMU con los discursos de odio, racistas, anti-LGTB, machistas y clasistas [...] No es la primera vez que la UMU apoya la difusión de estas premisas”, añadieron.

El vicerrector de Comunicación de la UMU, José Manuel López, ha solicitado a la Delegación de Gobierno ayuda para que no produzcan problemas durante la presencia de Olona en la Universidad. “La Brigada de Información realizará una valoración de la conflictividad social y los riesgos que pueda genera este acto. En función de eso se dispondrán los medios de seguridad que sean necesarios”, indican a este medio fuentes de la Delegación.

Un miembro de la Asamblea, Francisco Cortés, sostiene que la manifestación será pacífica y que no es intención del colectivo que la concentración vaya a más. Respecto a los criterios para aceptar o no charlas en la Universidad, pide a rectorado que marque líneas “más claras”, mientras felicita al decano de la Faculta de Letras por haber “evitado que se celebre en un de sus recintos el encuentro con Olona”.

La presidenta del Consejo de Estudiantes de la Universidad de Murcia (CEUM), Eva Garcés, ha descartado posicionarse desde el órgano que representa: “Los 35.000 estudiantes somos un reflejo de la sociedad y contamos con multitud de opiniones completamente diferentes”. Garcés señala que hay temas que son “muy claros y sencillos” para marcar una posición. “Como presidenta entiendo que parte de la comunidad académica no esté de acuerdo en que este evento se celebre dentro de un recinto público de la Universidad”.

La polémica en torno a la asistencia de Macarena Olona a una conferencia sobre la inconstitucionalidad del estado de alarma en la Universidad de Murcia continúa. Tras el llamado “Instituto Español de Estudios Políticos”, asociación con pátina académica que organiza el evento, están los diputados murcianos expulsados de Vox. En 2020, tres de los cuatro diputados del partido de extrema derecha en la Asamblea Regional quitaron de su cuenta bancaria a los dirigentes nacionales como Ortega Smith, además de despedir a empleados contratados por la cúpula central. La dirección nacional decidió entonces expulsarlos, pero en enero del presente año la Justicia obligó a la formación a readmitirlos por vulnerarse “sus derechos de asociación y participación pública”. Al ser los díscolos mayoría, tienen bajo su control de facto el grupo parlamentario de la formación ultraderechista en la Asamblea de Murcia.

Olona amenaza con desatar la primera gran crisis en Vox

Más

Juan José Liarte es formalmente portavoz parlamentario de Vox, pero es crítico con el liderazgo de Santiago Abascal. Liarte justifica que el Instituto Español de Estudios Políticos organice el acto que lleva a Olona a Murcia. “El Instituto lleva en funcionamiento un año y medio”, afirma y añade que no sería razonable “que un grupo de la Asamblea organice conferencias, cursos o jornadas”.