eldiario.es

9

Creatividad o innovación, he ahí la cuestión

La diferencia clara entre la innovación y la creatividad es el valor añadido. Es decir, puedes ser creativo, pero no aportar ningún valor añadido a la sociedad y al mercado.

Genera 2018 convoca una nueva edición de la 'Galería de Innovación'

Genera 2018 convoca una nueva edición de la 'Galería de Innovación'

Hoy quiero recuperar una sencilla y magnífica historia que Benjamin Zander, el famoso director de la Boston Philharmonic Orchestra, contó hace unos años en  su conferencia en el Foro Económico de Davos: Dos vendedores de zapatos son enviados a una región remota para explorar nuevos mercados. Nada más llegar, el primer vendedor manda un telegrama con el siguiente mensaje: “Ninguna esperanza. Aquí la gente no utiliza zapatos”. El segundo vendedor envía un telegrama bien distinto: “Increíble oportunidad. La gente aquí todavía no utiliza zapatos".

Éste es el comienzo de una aventura que posiblemente acabará en éxito para ese segundo vendedor, que ha sabido detectar una verdadera oportunidad para desarrollar su negocio porque se ha servido de su creatividad para abrirse camino. Y es que la creatividad no es solo un don de los artistas, es una capacidad que, estoy segura, reside en el fondo de todos nosotros, y que una vez descubierta y canalizada de forma adecuada, resulta imprescindible para desenvolverse y crecer en el mundo empresarial. Es una cualidad importante, pero no es una garantía de éxito por sí misma. Para serlo, ha de ir de la mano de su hermana mayor: la innovación. Y, volviendo a nuestro vendedor de zapatos, su éxito radicará efectivamente en su creatividad, pero sin duda se confirmará por lo innovador de su proyecto en aquella región remota donde, hasta su llegada, sus habitantes no sabían si quiera de la existencia de los zapatos.

La diferencia clara entre la innovación y la creatividad es el valor añadido. Es decir, puedes ser creativo, pero no aportar ningún valor añadido a la sociedad y al mercado. Ser innovador es ser creativo generando valor añadido. De manera que la creatividad es el primer paso de la innovación, pero por si sola no aporta valor y por tanto no genera retorno y se queda tan solo en un concepto. La clave, el proceso, la aplicación con éxito de esas ideas.

Os pongo un ejemplo un poquito más real y cercano. El otro día, en un exitoso 'talent show' de televisión, vi la actuación de una joven que tocaba el piano tumbada boca arriba y sin mirar. Desde luego que se trataba de una propuesta original y creativa, pero pasados los primeros segundos de sorpresa ante lo que en principio parecía algo novedoso, la expectación se enfrío y la sensación fue de estar asistiendo a un espectáculo más. Bello, complicado, pero con cero valor añadido. Al público no le aporta nada nuevo, la melodía sonaba igual y el mensaje era el mismo ya tocara tumbada, de espaldas o haciendo el pino.

Nuestra asignatura pendiente

Vivimos en un entorno cambiante y en plena transformación digital la innovación es el factor esencial para ganar en competitividad y productividad como país. Es, además, el ingrediente indispensable para generar un crecimiento económico sostenido. Pero ¿qué factores determinan la capacidad de innovación de un país ¿Cuáles son los ingredientes que posibilitan que un país o una empresa transformen las ideas en bienes y servicios capaces de generar desarrollo económico y social?

El Índice Mundial de Innovación clasifica los resultados de la innovación de unos 130 países y economías de distintas regiones del mundo, sobre la base de más de 80 indicadores.

Y he aquí la dura realidad, España, no sale muy guapa en la foto. En el último informe de Competitividad Global 2017-2018 elaborado por el Foro Económico Mundial, España se situaba en la posición 42 en el ránking de innovación, segmento en el que tres años atrás ocupaba el puesto 37. Una caída similar se refleja en la clasificación en función de la preparación tecnológica de cada país donde España se encuentra en el puesto 28, frente a 2015 y 2016, años en los que se mantenía firme en el puesto 25. Se sitúa en él por detrás de nuestros vecinos europeos, Francia, Reino Unido, Alemania, Suiza, Suecia, Irlanda, Dinamarca etc… y por delante, eso sí, de Italia y Portugal, pero justo, muy justo.

Año a año ha ido disminuyendo también la disponibilidad de los ingenieros y científicos en España, lo que va acorde con la escasez de talento que denuncian algunos empresarios de la industria digital en el país.

Año a año ha ido disminuyendo también la disponibilidad de los ingenieros y científicos en España, lo que va acorde con la escasez de talento que denuncian algunos empresarios de la industria digital en el país. Esto, unido a que la adopción tecnológica de las compañías españolas está bastante ralentizada, nos limita nuestra capacidad de innovación. El último informe del Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (Ontsi), de hecho, señala que el 80% de las pequeñas y medianas empresas (pymes) de España no usaba ningún tipo de solución de 'cloud computing'. Por otra parte, apenas el 23,4% de las compañías apostó por formar a sus trabajadores en competencias digitales.

Convertirse en una empresa innovadora no es nada fácil. Buscar un equilibrio entre la gestión operativa y la innovadora es sin duda la clave. La gestión de la innovación permite explorar nuevas oportunidades para generar una rentabilidad futura. Ahora bien, los objetivos de innovación tienen que estar al servicio de los objetivos estratégicos de la empresa, de ahí la importancia de crear un entorno que fomente este tipo de conductas y una cultura de innovación impulsada y motivada por personas tractoras de la organización.

Algunas comunidades impulsan desde la Administración iniciativas y ayudas económicas a la innovación y la industria 4.0 de forma real, y digo real, porque no basta con adjudicar un dinero de los presupuestos a este tipo de acciones para ponerse la medalla y hacer campaña como en algunos casos, sino que hablo de crear un ecosistema Empresa-Universidad-Clusteres-Administración en pro de la mejora competitiva y tecnológica de la región. Un ejemplo claro, el País Vasco, Madrid, Cataluña y Navarra, que encabezan la lista de comunidades mas innovadoras en España.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha