Feijóo se borra de la responsabilidad de los pactos electorales y deja la decisión sobre gobernar con Vox a Moreno

Alberto Núñez Feijóo repite el guion. Si hace unas semanas se puso de perfil ante el Gobierno de coalición de PP y Vox en Castilla y León, una decisión que endosó a partes iguales al presidente regional, Alfonso Fernández Mañueco, y a su predecesor al frente del PP, Pablo Casado, tampoco se hará cargo de lo que ocurra en Andalucía tras las elecciones del próximo 19 de junio. “Le corresponderá a Juanma Moreno tomar las decisiones” sobre los pactos postelectorales, ha asegurado Feijóo en una entrevista en RNE preguntado expresamente por un acuerdo con la ultraderecha.

El doble juego de Feijóo en su relación con el Gobierno

Saber más

“Si Juanma Moreno gana, por supuesto voy a apoyar que sea presidente de la Junta” ha asegurado el presidente del PP. Repreguntado por el periodista Íñigo Alfonso, Feijóo ha asegurado que pactar con Vox o no es una decisión que “le corresponderá a Moreno” y ha recurrido a su condición de todavía presidente en funciones de la Xunta para no responder a la cuestión.

“Cuestionar desde Génova [sede nacional del PP] qué hacer si se gana las elecciones [en una comunidad autónoma] me parece que es una intromisión en la forma de entender un partido nacional en una España de las Autonomías que nuestro objetivo es mantener”, ha señalado para justificar la falta de concreción en su respuesta previa.

En la precampaña, Moreno se ha comparado con el presidente francés, Emmanuel Macron, quien precisamente compitió contra la ultraderechista Marine Le Pen en las recientes presidenciales y que, como el resto de partidos republicanos franceses, mantiene un férreo cordón sanitario contra Agrupación Nacional (antiguo Frente Nacional) que ha impedido al partido xenófobo tocar prácticamente ninguna cota de poder, incluso a costa de perder dichos partidos ellos mismos cuotas de poder.

“Es una buena comparación”, ha dicho Feijóo entre risas, para justificar que “la política francesa es distinta” a la española, ya que allí “el PP prácticamente es inexistente [en referencia a Los Republicanos de tradición gaullista] y el Partido Socialista prácticamente está desapareciendo”.

El CGPJ, nada hasta después de las elecciones

Feijóo también ha confirmado algo que el PP ya había expresado desde hace semanas: que no tiene ninguna prisa en pactar con el Gobierno de coalición la renovación del Consejo General del Poder Judicial, cuyo bloqueo acumula ya más de tres años.

El presidente del PP ha aludido a la “importante” cita electoral del 19 de junio para sacudirse de encima la fecha límite del 12 de junio que planteó el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en la reunión que ambos mantuvieron en el Palacio de la Moncloa antes de que Moreno anunciara la fecha de los comicios. De hecho, la fecha que planteó Sánchez coincide con el día en que caduca otro organismo fundamental de la arquitectura institucional española: el Tribunal Constitucional.

Tras aquella reunión del 7 de abril el PP ya dijo que no se sentía interpelado por ese tope del 12 de junio. Pero, además de la excusa de las elecciones andaluzas, este viernes Feijóo ha recuperado uno de los mantras del PP de Pablo Casado: la reforma del sistema para elegir a los vocales del CGPJ. “Debemos de cambiar y de intensificar una regeneración en la forma de elegir al CGPJ”, ha dicho en RNE, para insistir: “Estamos en periodo y el Gobierno está en una situación de insulto al PP”.

Alberto Núñez Feijóo repite el guion. Si hace unas semanas se puso de perfil ante el Gobierno de coalición de PP y Vox en Castilla y León, una decisión que endosó a partes iguales al presidente regional, Alfonso Fernández Mañueco, y a su predecesor al frente del PP, Pablo Casado, tampoco se hará cargo de lo que ocurra en Andalucía tras las elecciones del próximo 19 de junio. “Le corresponderá a Juanma Moreno tomar las decisiones” sobre los pactos postelectorales, ha asegurado Feijóo en una entrevista en RNE preguntado expresamente por un acuerdo con la ultraderecha.

El doble juego de Feijóo en su relación con el Gobierno

Saber más

“Si Juanma Moreno gana, por supuesto voy a apoyar que sea presidente de la Junta” ha asegurado el presidente del PP. Repreguntado por el periodista Íñigo Alfonso, Feijóo ha asegurado que pactar con Vox o no es una decisión que “le corresponderá a Moreno” y ha recurrido a su condición de todavía presidente en funciones de la Xunta para no responder a la cuestión.

“Cuestionar desde Génova [sede nacional del PP] qué hacer si se gana las elecciones [en una comunidad autónoma] me parece que es una intromisión en la forma de entender un partido nacional en una España de las Autonomías que nuestro objetivo es mantener”, ha señalado para justificar la falta de concreción en su respuesta previa.

En la precampaña, Moreno se ha comparado con el presidente francés, Emmanuel Macron, quien precisamente compitió contra la ultraderechista Marine Le Pen en las recientes presidenciales y que, como el resto de partidos republicanos franceses, mantiene un férreo cordón sanitario contra Agrupación Nacional (antiguo Frente Nacional) que ha impedido al partido xenófobo tocar prácticamente ninguna cota de poder, incluso a costa de perder dichos partidos ellos mismos cuotas de poder.

“Es una buena comparación”, ha dicho Feijóo entre risas, para justificar que “la política francesa es distinta” a la española, ya que allí “el PP prácticamente es inexistente [en referencia a Los Republicanos de tradición gaullista] y el Partido Socialista prácticamente está desapareciendo”.

El CGPJ, nada hasta después de las elecciones

Feijóo también ha confirmado algo que el PP ya había expresado desde hace semanas: que no tiene ninguna prisa en pactar con el Gobierno de coalición la renovación del Consejo General del Poder Judicial, cuyo bloqueo acumula ya más de tres años.

El presidente del PP ha aludido a la “importante” cita electoral del 19 de junio para sacudirse de encima la fecha límite del 12 de junio que planteó el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en la reunión que ambos mantuvieron en el Palacio de la Moncloa antes de que Moreno anunciara la fecha de los comicios. De hecho, la fecha que planteó Sánchez coincide con el día en que caduca otro organismo fundamental de la arquitectura institucional española: el Tribunal Constitucional.

Tras aquella reunión del 7 de abril el PP ya dijo que no se sentía interpelado por ese tope del 12 de junio. Pero, además de la excusa de las elecciones andaluzas, este viernes Feijóo ha recuperado uno de los mantras del PP de Pablo Casado: la reforma del sistema para elegir a los vocales del CGPJ. “Debemos de cambiar y de intensificar una regeneración en la forma de elegir al CGPJ”, ha dicho en RNE, para insistir: “Estamos en periodo y el Gobierno está en una situación de insulto al PP”.

Alberto Núñez Feijóo repite el guion. Si hace unas semanas se puso de perfil ante el Gobierno de coalición de PP y Vox en Castilla y León, una decisión que endosó a partes iguales al presidente regional, Alfonso Fernández Mañueco, y a su predecesor al frente del PP, Pablo Casado, tampoco se hará cargo de lo que ocurra en Andalucía tras las elecciones del próximo 19 de junio. “Le corresponderá a Juanma Moreno tomar las decisiones” sobre los pactos postelectorales, ha asegurado Feijóo en una entrevista en RNE preguntado expresamente por un acuerdo con la ultraderecha.

El doble juego de Feijóo en su relación con el Gobierno

Saber más

“Si Juanma Moreno gana, por supuesto voy a apoyar que sea presidente de la Junta” ha asegurado el presidente del PP. Repreguntado por el periodista Íñigo Alfonso, Feijóo ha asegurado que pactar con Vox o no es una decisión que “le corresponderá a Moreno” y ha recurrido a su condición de todavía presidente en funciones de la Xunta para no responder a la cuestión.