Feijóo pide esperar a la gestión de Meloni: “Todo aquello que sea rectificar sus planteamientos iniciales será bueno”

Aitor Riveiro

0

“Veremos”. Así recibe el PP a la ganadora de las elecciones generales celebradas en Italia este domingo, la neofascista Giorgia Meloni. Pese al mal resultado de sus aliados de Forza Italia (8%), el centroderecha italiano que lidera Silvio Berlusconi forma parte de la coalición que ha liderado Fratelli de Italia. Así, el partido de Alberto Núñez Feijóo, y el PP Europeo, han optado por hacer equilibrios entre el rechazo a las pulsiones antieuropeístas de la ultraderecha y el a Meloni de su formación hermana en el país transalpino.

Activar la banalización del neofascismo, por Esther Palomera

Saber más

El mensaje que han elaborado en la sede nacional del partido de la madrileña calle de Génova parte del “respeto por la decisión de los italianos”, según ha planteado este mismo martes el líder del partido, Alberto Núñez Feijóo, en declaraciones ante los medios en Mallorca. Y prosigue con una elevación hacia Europa, para que nadie pueda hacer un paralelismo con la situación en España: “El PP europeo no ha tenido un buen resultado en Italia. Si a mí me preguntan, como miembro del PP europeo el resultado nos gustaría que fuera mejor para nuestro partido.

En el PP piden así esperar “a ver qué hace el Gobierno de Italia”. Y apuntan a que “todo aquello que sea rectificar sus planteamientos iniciales en favor del europeísmo sería una buena rectificación para europeos e italianos”. “Vamos a ver en los próximos semestres , espero que Italia no abandone el compromiso con el euro y la UE, ha concluido Feijóo.

El mismo argumentario ha desplegado la secretaria general y portavoz parlamentaria, Cuca Gamarra, quien ha asegurado en el Congreso que al PP le “hubiera gustado otro resultado” y que confía en que el futuro gobierno italiano, encabezado por una nostálgica de Benito Mussolini, apuesta por la “estabilidad” y “que Europa pueda tener confianza en ellos”.

El PP ha tardado así casi dos días en reaccionar a los resultados en Italia. El lunes, Feijóo optó por no mencionar el asunto en su intervención inicial ante el Comité Ejecutivo Nacional que se reunió en Génova, con presencia de todos los barones autonómicos. Tampoco en el debate interno hubo referencias, pese a que el auge de la ultraderecha en Europa puede tener consecuencias para la familia continental del PP, que en 2019 se hizo con el control de la mayoría de las instituciones, pero que está a la baja desde entonces. Y también en España, donde Vox había entrado en crisis tras su resultado en Andalucía.

Moreno y Ayuso, diferentes opiniones

Precisamente en Andalucía Vox recibió el apoyo explícito de Meloni, que participó en un acto de campaña, entonces solo como candidata. Y su presidente, Juan Manuel Moreno, sí valoró el lunes los resultados en Italia antes de la reunión del Comité Ejecutivo.

El mensaje del líder regional que puede presumir de mejores resultados electorales fue premonitorio sobre lo que iba a decir su jefe de filas un día después. Moreno pidió también esperar a ver qué políticas pone en marcha la ultraderecha, confió en que “respete los valores y los objetivos de la Unión Europea”, sin precisar más. El presidente andaluz dijo que no le gusta “que se radicalice ninguna posición política” y planteó: “Algo estamos haciendo mal cuando no somos capaces de ocupar el centro político”.

El discurso de Feijóo y Moreno, que se han repartido el control orgánico del PP, choca directamente con el de su némesis interna: Isabel Díaz Ayuso.

La presidenta madrileña, empecinada en su batalla cultural, ha optado por quitar el foco de los malísimos resultados de Berlusconi y ponerlo en la izquierda liderada por el socialdemócrata Partido Democrático, que logró la segunda posición. “Se equivocan los que leen las elecciones italianas como peligro por la victoria de la derecha” dijo el lunes, para apuntar: “La realidad es que el socialismo, la izquierda y la ultraizquierda han sido derrotados una vez más”.

Ayuso también planteó, durante un evento organizado por el periódico El Mundo, que hay que “ver con más detalle las propuestas que lanzará el gobierno” de Meloni, pese a que habló de “revancha” en el cierre de su campaña. Para la líder madrileña, que busca su hueco ante Moreno en la futura sucesión de Feijóo, lo importante es “la reacción de los adversarios”. “

“Parece que solo unos pueden acceder al gobierno”, dijo Ayuso, situándose en el bando de los “otros”. La idea la confirmó luego: “Hay algunas partes del discurso que a lo largo de los días fui escuchando y que efectivamente no casan con el mío, pero otras partes del diagnóstico de la situación de Italia y que comparte muchos países de la Unión Europea sí”.

“Veremos”. Así recibe el PP a la ganadora de las elecciones generales celebradas en Italia este domingo, la neofascista Giorgia Meloni. Pese al mal resultado de sus aliados de Forza Italia (8%), el centroderecha italiano que lidera Silvio Berlusconi forma parte de la coalición que ha liderado Fratelli de Italia. Así, el partido de Alberto Núñez Feijóo, y el PP Europeo, han optado por hacer equilibrios entre el rechazo a las pulsiones antieuropeístas de la ultraderecha y el a Meloni de su formación hermana en el país transalpino.

Activar la banalización del neofascismo, por Esther Palomera

Saber más

El mensaje que han elaborado en la sede nacional del partido de la madrileña calle de Génova parte del “respeto por la decisión de los italianos”, según ha planteado este mismo martes el líder del partido, Alberto Núñez Feijóo, en declaraciones ante los medios en Mallorca. Y prosigue con una elevación hacia Europa, para que nadie pueda hacer un paralelismo con la situación en España: “El PP europeo no ha tenido un buen resultado en Italia. Si a mí me preguntan, como miembro del PP europeo el resultado nos gustaría que fuera mejor para nuestro partido.

En el PP piden así esperar “a ver qué hace el Gobierno de Italia”. Y apuntan a que “todo aquello que sea rectificar sus planteamientos iniciales en favor del europeísmo sería una buena rectificación para europeos e italianos”. “Vamos a ver en los próximos semestres , espero que Italia no abandone el compromiso con el euro y la UE, ha concluido Feijóo.

El mismo argumentario ha desplegado la secretaria general y portavoz parlamentaria, Cuca Gamarra, quien ha asegurado en el Congreso que al PP le “hubiera gustado otro resultado” y que confía en que el futuro gobierno italiano, encabezado por una nostálgica de Benito Mussolini, apuesta por la “estabilidad” y “que Europa pueda tener confianza en ellos”.

El PP ha tardado así casi dos días en reaccionar a los resultados en Italia. El lunes, Feijóo optó por no mencionar el asunto en su intervención inicial ante el Comité Ejecutivo Nacional que se reunió en Génova, con presencia de todos los barones autonómicos. Tampoco en el debate interno hubo referencias, pese a que el auge de la ultraderecha en Europa puede tener consecuencias para la familia continental del PP, que en 2019 se hizo con el control de la mayoría de las instituciones, pero que está a la baja desde entonces. Y también en España, donde Vox había entrado en crisis tras su resultado en Andalucía.

Moreno y Ayuso, diferentes opiniones

Precisamente en Andalucía Vox recibió el apoyo explícito de Meloni, que participó en un acto de campaña, entonces solo como candidata. Y su presidente, Juan Manuel Moreno, sí valoró el lunes los resultados en Italia antes de la reunión del Comité Ejecutivo.

El mensaje del líder regional que puede presumir de mejores resultados electorales fue premonitorio sobre lo que iba a decir su jefe de filas un día después. Moreno pidió también esperar a ver qué políticas pone en marcha la ultraderecha, confió en que “respete los valores y los objetivos de la Unión Europea”, sin precisar más. El presidente andaluz dijo que no le gusta “que se radicalice ninguna posición política” y planteó: “Algo estamos haciendo mal cuando no somos capaces de ocupar el centro político”.

El discurso de Feijóo y Moreno, que se han repartido el control orgánico del PP, choca directamente con el de su némesis interna: Isabel Díaz Ayuso.

La presidenta madrileña, empecinada en su batalla cultural, ha optado por quitar el foco de los malísimos resultados de Berlusconi y ponerlo en la izquierda liderada por el socialdemócrata Partido Democrático, que logró la segunda posición. “Se equivocan los que leen las elecciones italianas como peligro por la victoria de la derecha” dijo el lunes, para apuntar: “La realidad es que el socialismo, la izquierda y la ultraizquierda han sido derrotados una vez más”.

Ayuso también planteó, durante un evento organizado por el periódico El Mundo, que hay que “ver con más detalle las propuestas que lanzará el gobierno” de Meloni, pese a que habló de “revancha” en el cierre de su campaña. Para la líder madrileña, que busca su hueco ante Moreno en la futura sucesión de Feijóo, lo importante es “la reacción de los adversarios”. “

“Parece que solo unos pueden acceder al gobierno”, dijo Ayuso, situándose en el bando de los “otros”. La idea la confirmó luego: “Hay algunas partes del discurso que a lo largo de los días fui escuchando y que efectivamente no casan con el mío, pero otras partes del diagnóstico de la situación de Italia y que comparte muchos países de la Unión Europea sí”.

“Veremos”. Así recibe el PP a la ganadora de las elecciones generales celebradas en Italia este domingo, la neofascista Giorgia Meloni. Pese al mal resultado de sus aliados de Forza Italia (8%), el centroderecha italiano que lidera Silvio Berlusconi forma parte de la coalición que ha liderado Fratelli de Italia. Así, el partido de Alberto Núñez Feijóo, y el PP Europeo, han optado por hacer equilibrios entre el rechazo a las pulsiones antieuropeístas de la ultraderecha y el a Meloni de su formación hermana en el país transalpino.

Activar la banalización del neofascismo, por Esther Palomera

Saber más

El mensaje que han elaborado en la sede nacional del partido de la madrileña calle de Génova parte del “respeto por la decisión de los italianos”, según ha planteado este mismo martes el líder del partido, Alberto Núñez Feijóo, en declaraciones ante los medios en Mallorca. Y prosigue con una elevación hacia Europa, para que nadie pueda hacer un paralelismo con la situación en España: “El PP europeo no ha tenido un buen resultado en Italia. Si a mí me preguntan, como miembro del PP europeo el resultado nos gustaría que fuera mejor para nuestro partido.