Insultos, machismo, homofobia y Mario Conde: la esencia de Vox en su candidato para Castilla y León

Iñigo Aduriz

0

Vox descalifica e insulta a sus contrincantes políticos allí donde tiene voz, se sitúa frente al feminismo atacando además las políticas de igualdad o negando la violencia machista, y defiende discursos homófobos, xenófobos y contrarios a la protección de cualquier minoría. La estrategia ha sido una constante desde su irrupción en las instituciones, hace tres años, y se asemeja a la de otros partidos de extrema derecha del planeta.

El abogado Juan García-Gallardo será el candidato de Vox a la Junta de Castilla y León

Saber más

Esos principios basados en los insultos, el machismo y la homofobia son los que encarna ahora Juan García-Gallardo Frings (Burgos, 1991), el joven dirigente al que la formación de Santiago Abascal ha elegido a dedo como candidato para presidir la Junta de Castilla y León en las elecciones del próximo 13 de febrero.

Solo hace falta realizar un rápido repaso a los tuits publicados en los últimos años en su cuenta de Twitter –hasta la semana pasada, @juanggfrings, ahora mudada a @juan_ggallardo– por el abogado, que en su currículum presume de formación académica, resaltando además que dispone de un diploma en International Legal Studies. La mayoría de esos mensajes vejatorios contra contrincantes políticos, mujeres y homosexuales han sido borrados por García-Gallardo a raíz de su designación como candidato, pero en todas las entrevistas concedidas desde entonces ha evitado retractarse o pedir perdón por los mismos.

En la publicada el domingo por El Mundo, se limitó a presentarse como una víctima de los “ataques” de “la izquierda” por “unos tuits, irónicos en muchos de los casos, y sacados de contexto” que escribió “hace 10 años”, cuando él tenía “apenas 20”. “Esos tuits no tenían vocación de generalidad y se publicaron en un perfil privado en el que me escribía con amigos. Atacan mis tuits de chaval, pero la izquierda está encantada de pactar con los herederos de ETA que volaron entonces el cuartel de la Guardia Civil en Burgos. Irene Montero pidió guillotinar al Rey, un cargo de Más Madrid propuso empalar a Toni Cantó... La fiscal general del Estado Dolores Delgado atacó al juez Marlaska por su condición sexual, y eso sí que es grave. Se dice que yo soy homófobo por hacer una broma futbolística cuando aún no me había salido el bigote”, se defendió.

Se refería, en concreto, al mensaje que escribió en su perfil de Twitter el 18 de diciembre de 2011: Me parece una gran idea recuperar a Raúl para la Eurocopa. Hay que heterosexualizar ese deporte repleto de maricones”. Ese mismo año, dijo en otro tuit sentir “asco” por “los pijo-horteras con fulares” a los que llamó “julandrones camuflados”, llamó “marica” al actor Paco León, que es bisexual, y consideró que “ser feminista es una ridiculez, más si no eres una mujer”. En 2012, sostuvo que “no es lo mismo un matrimonio que un mal llamado 'matrimonio homosexual'.

Insultos a Sánchez, Casado o Echenique

Pero no hace falta remontarse tantos años en el timeline –línea de tiempo de Twitter que muestra todos los mensajes publicados– para encontrar todo tipo de mensajes vejatorios por parte del ahora candidato de Vox a presidir Castilla y León. A finales de 2020, García-Gallardo llamó al presidente del Gobierno “analfabeto”, “psicópata” y “mentiroso compulsivo que vendería a su madre con tal de gobernar”.

A Pablo Casado, líder del PP cuyos gobiernos en la Comunidad de Madrid, en el Ayuntamiento de la capital o en Andalucía son apoyados por Vox, le calificó, ya en 2021, como “miserable”, “Pinocho” o “fariseo”. Y al portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, le ha llamado “paleto” o “ignorante”, un adjetivo que también ha dedicado a Juan Carlos Monedero y a varios dirigentes de la formación confederal en los últimos meses.

Frente a la lucha feminista, García-Gallardo ha considerado en sus tuits que “la Iglesia es la institución que más ha hecho por las mujeres” por permitir el “matrimonio libre”. Y en un tuit publicado en noviembre de 2020, se preguntó: “¿Educación feminista incluye enseñar a las niñas provenientes del norte de África que el Islam las oprime? ¿O es solo no dejarlas jugar con muñecas y que se dejen las axilas sin depilar?”.

“Qué ridículo que las mujeres exijan igualdad de trato, cuando lo que quieren es seguir siendo tratadas igual de bien que hasta ahora”, aseguró en otro mensaje, que ya ha sido borrado, al igual que el tuit en el que llamó a la política balear de Podemos Sonia Vivas “podemita feminazi y lesbiana por experiencia propia”. “Sonia Vivas, experta en penes”, añadió. Hace un año el Tribunal Supremo condenó a dos policías locales de Palma por vejar a Vivas por ser lesbiana.

El ahora candidato de Vox para Castilla y León no ha ocultado su simpatía con la dictadura de Franco. El pasado noviembre aseguró que el dictador “protegió a la comunidad judía” y que “la inmensa mayoría de judíos le guardaron gratitud” a Franco.

También ha dicho que “los mayores racistas son los africanos”, que “la islamización de Europa es un problema para la convivencia” o relató que se encontraba “en la Circular”, una línea del Metro de Madrid, al lado de “un jamaicano con los dientes negros al que le huele el aliento desde 6 metros de distancia”. A su juicio, “no existe el sexo libre”, dando a entender su rechazo a los métodos anticonceptivos al señalar que “quien quiera practicar sexo, que asuma los riesgos de embarazo”.

En diciembre de 2016, el ahora candidato de Vox se incorporó al Bufete García-Gallardo propiedad de su familia, y conocido en Burgos por defender a exdirigentes del PP implicados en casos de corrupción, como el exvicepresidente de la Junta y exconsejero de Economía, Tomás Villanueva, ya fallecido, o al expresidente de las Cortes de Castilla y León, José Manuel Fernández Santiago, acusado en la trama Gürtel. El despacho García-Gallardo ha defendido además a la familia del polémico empresario José María Ruiz Mateos, implicado en numerosas causas judiciales por estafa, para la que ha logrado varias sentencias absolutorias.

Una de las primeras apariciones públicas de García-Gallardo se produjo en 2011, a la salida de la presentación de un libro del exbanquero Mario Conde, que fue condenado a 20 años de cárcel por delitos de estafa y apropiación indebida en el caso Banesto después de ser condenado a prisión por el caso Argentia Trust. Durante una breve entrevista que realizó el periodista Fernando González Gonzo, para 'El Intermedio', de La Sexta, el hoy candidato de la extrema derecha aseguró que él confiaría en Conde –que se ha manifestado públicamente a favor de Vox– para dirigir un banco pese a sus delitos, que dudó que se produjeran pese a las sentencias condenatorias.

Ante esa trayectoria y pese a los mensajes claramente ofensivos contra mujeres, homosexuales o personas de distintas razas o religiones, la dirección de Vox no solo ha mantenido a García-Gallardo como candidato sino que lo ha respaldado públicamente.

“Un hombre joven, con brillante trayectoria profesional, con sentido común y con convicciones. Justo el perfil que más temen los demás partidos y muchos medios. Justo el perfil que necesita Castilla y León!”, tuiteó el portavoz de Vox en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros. “Indudablemente tenemos un buen candidato para Castilla y León. Por eso Mañueco y Tudanca no quieren debatir con él y sus activistas de redes y medios están difundiendo tuits falsos”, apuntó, por su parte, la cuenta oficial del partido, en un mensaje que ha sido retuiteado por el propio Abascal.

Algunas encuestas publicadas en las últimas semanas apuntan a que Vox podría ser la tercera fuerza de Castilla y León en las elecciones de febrero, solo por detrás de PP y PSOE. Los sondeos señalan, además, la posibilidad de que el actual presidente de la Junta, el popular Alfonso Fernández Mañueco, necesite del apoyo de la extrema derecha, encabezada allí por García-Gallardo, para poder optar a la reelección.

Vox descalifica e insulta a sus contrincantes políticos allí donde tiene voz, se sitúa frente al feminismo atacando además las políticas de igualdad o negando la violencia machista, y defiende discursos homófobos, xenófobos y contrarios a la protección de cualquier minoría. La estrategia ha sido una constante desde su irrupción en las instituciones, hace tres años, y se asemeja a la de otros partidos de extrema derecha del planeta.

El abogado Juan García-Gallardo será el candidato de Vox a la Junta de Castilla y León

Saber más

Esos principios basados en los insultos, el machismo y la homofobia son los que encarna ahora Juan García-Gallardo Frings (Burgos, 1991), el joven dirigente al que la formación de Santiago Abascal ha elegido a dedo como candidato para presidir la Junta de Castilla y León en las elecciones del próximo 13 de febrero.

Solo hace falta realizar un rápido repaso a los tuits publicados en los últimos años en su cuenta de Twitter –hasta la semana pasada, @juanggfrings, ahora mudada a @juan_ggallardo– por el abogado, que en su currículum presume de formación académica, resaltando además que dispone de un diploma en International Legal Studies. La mayoría de esos mensajes vejatorios contra contrincantes políticos, mujeres y homosexuales han sido borrados por García-Gallardo a raíz de su designación como candidato, pero en todas las entrevistas concedidas desde entonces ha evitado retractarse o pedir perdón por los mismos.

En la publicada el domingo por El Mundo, se limitó a presentarse como una víctima de los “ataques” de “la izquierda” por “unos tuits, irónicos en muchos de los casos, y sacados de contexto” que escribió “hace 10 años”, cuando él tenía “apenas 20”. “Esos tuits no tenían vocación de generalidad y se publicaron en un perfil privado en el que me escribía con amigos. Atacan mis tuits de chaval, pero la izquierda está encantada de pactar con los herederos de ETA que volaron entonces el cuartel de la Guardia Civil en Burgos. Irene Montero pidió guillotinar al Rey, un cargo de Más Madrid propuso empalar a Toni Cantó... La fiscal general del Estado Dolores Delgado atacó al juez Marlaska por su condición sexual, y eso sí que es grave. Se dice que yo soy homófobo por hacer una broma futbolística cuando aún no me había salido el bigote”, se defendió.

Se refería, en concreto, al mensaje que escribió en su perfil de Twitter el 18 de diciembre de 2011: Me parece una gran idea recuperar a Raúl para la Eurocopa. Hay que heterosexualizar ese deporte repleto de maricones”. Ese mismo año, dijo en otro tuit sentir “asco” por “los pijo-horteras con fulares” a los que llamó “julandrones camuflados”, llamó “marica” al actor Paco León, que es bisexual, y consideró que “ser feminista es una ridiculez, más si no eres una mujer”. En 2012, sostuvo que “no es lo mismo un matrimonio que un mal llamado 'matrimonio homosexual'.

Insultos a Sánchez, Casado o Echenique

Pero no hace falta remontarse tantos años en el timeline –línea de tiempo de Twitter que muestra todos los mensajes publicados– para encontrar todo tipo de mensajes vejatorios por parte del ahora candidato de Vox a presidir Castilla y León. A finales de 2020, García-Gallardo llamó al presidente del Gobierno “analfabeto”, “psicópata” y “mentiroso compulsivo que vendería a su madre con tal de gobernar”.

A Pablo Casado, líder del PP cuyos gobiernos en la Comunidad de Madrid, en el Ayuntamiento de la capital o en Andalucía son apoyados por Vox, le calificó, ya en 2021, como “miserable”, “Pinocho” o “fariseo”. Y al portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, le ha llamado “paleto” o “ignorante”, un adjetivo que también ha dedicado a Juan Carlos Monedero y a varios dirigentes de la formación confederal en los últimos meses.

Frente a la lucha feminista, García-Gallardo ha considerado en sus tuits que “la Iglesia es la institución que más ha hecho por las mujeres” por permitir el “matrimonio libre”. Y en un tuit publicado en noviembre de 2020, se preguntó: “¿Educación feminista incluye enseñar a las niñas provenientes del norte de África que el Islam las oprime? ¿O es solo no dejarlas jugar con muñecas y que se dejen las axilas sin depilar?”.

“Qué ridículo que las mujeres exijan igualdad de trato, cuando lo que quieren es seguir siendo tratadas igual de bien que hasta ahora”, aseguró en otro mensaje, que ya ha sido borrado, al igual que el tuit en el que llamó a la política balear de Podemos Sonia Vivas “podemita feminazi y lesbiana por experiencia propia”. “Sonia Vivas, experta en penes”, añadió. Hace un año el Tribunal Supremo condenó a dos policías locales de Palma por vejar a Vivas por ser lesbiana.

El ahora candidato de Vox para Castilla y León no ha ocultado su simpatía con la dictadura de Franco. El pasado noviembre aseguró que el dictador “protegió a la comunidad judía” y que “la inmensa mayoría de judíos le guardaron gratitud” a Franco.

También ha dicho que “los mayores racistas son los africanos”, que “la islamización de Europa es un problema para la convivencia” o relató que se encontraba “en la Circular”, una línea del Metro de Madrid, al lado de “un jamaicano con los dientes negros al que le huele el aliento desde 6 metros de distancia”. A su juicio, “no existe el sexo libre”, dando a entender su rechazo a los métodos anticonceptivos al señalar que “quien quiera practicar sexo, que asuma los riesgos de embarazo”.

En diciembre de 2016, el ahora candidato de Vox se incorporó al Bufete García-Gallardo propiedad de su familia, y conocido en Burgos por defender a exdirigentes del PP implicados en casos de corrupción, como el exvicepresidente de la Junta y exconsejero de Economía, Tomás Villanueva, ya fallecido, o al expresidente de las Cortes de Castilla y León, José Manuel Fernández Santiago, acusado en la trama Gürtel. El despacho García-Gallardo ha defendido además a la familia del polémico empresario José María Ruiz Mateos, implicado en numerosas causas judiciales por estafa, para la que ha logrado varias sentencias absolutorias.

Una de las primeras apariciones públicas de García-Gallardo se produjo en 2011, a la salida de la presentación de un libro del exbanquero Mario Conde, que fue condenado a 20 años de cárcel por delitos de estafa y apropiación indebida en el caso Banesto después de ser condenado a prisión por el caso Argentia Trust. Durante una breve entrevista que realizó el periodista Fernando González Gonzo, para 'El Intermedio', de La Sexta, el hoy candidato de la extrema derecha aseguró que él confiaría en Conde –que se ha manifestado públicamente a favor de Vox– para dirigir un banco pese a sus delitos, que dudó que se produjeran pese a las sentencias condenatorias.

Ante esa trayectoria y pese a los mensajes claramente ofensivos contra mujeres, homosexuales o personas de distintas razas o religiones, la dirección de Vox no solo ha mantenido a García-Gallardo como candidato sino que lo ha respaldado públicamente.

“Un hombre joven, con brillante trayectoria profesional, con sentido común y con convicciones. Justo el perfil que más temen los demás partidos y muchos medios. Justo el perfil que necesita Castilla y León!”, tuiteó el portavoz de Vox en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros. “Indudablemente tenemos un buen candidato para Castilla y León. Por eso Mañueco y Tudanca no quieren debatir con él y sus activistas de redes y medios están difundiendo tuits falsos”, apuntó, por su parte, la cuenta oficial del partido, en un mensaje que ha sido retuiteado por el propio Abascal.

Algunas encuestas publicadas en las últimas semanas apuntan a que Vox podría ser la tercera fuerza de Castilla y León en las elecciones de febrero, solo por detrás de PP y PSOE. Los sondeos señalan, además, la posibilidad de que el actual presidente de la Junta, el popular Alfonso Fernández Mañueco, necesite del apoyo de la extrema derecha, encabezada allí por García-Gallardo, para poder optar a la reelección.

Vox descalifica e insulta a sus contrincantes políticos allí donde tiene voz, se sitúa frente al feminismo atacando además las políticas de igualdad o negando la violencia machista, y defiende discursos homófobos, xenófobos y contrarios a la protección de cualquier minoría. La estrategia ha sido una constante desde su irrupción en las instituciones, hace tres años, y se asemeja a la de otros partidos de extrema derecha del planeta.

El abogado Juan García-Gallardo será el candidato de Vox a la Junta de Castilla y León

Saber más

Esos principios basados en los insultos, el machismo y la homofobia son los que encarna ahora Juan García-Gallardo Frings (Burgos, 1991), el joven dirigente al que la formación de Santiago Abascal ha elegido a dedo como candidato para presidir la Junta de Castilla y León en las elecciones del próximo 13 de febrero.