Noticia de agencia

Noticia servida automáticamente por la Agencia EFE

Esta información es un teletipo de la Agencia EFE y se publica en nuestra web de manera automática como parte del servicio que nos ofrece esta agencia de noticias. No ha sido editado ni titulado por un periodista de eldiario.es.

El tren, de nuevo símbolo de la revolución contra Al Bashir, un año después

EFE/EPA/MARWAN ALI

EFE

Un tren cargado de personalidades, jóvenes y banderas sudanesas sirvió este jueves para unir a miles de personas que salieron a las calles en diferentes puntos del país para conmemorar el primer aniversario de la revolución contra el presidente Omar al Bashir.

El ferrocarril, bautizado como "Devolver el favor", en un guiño al papel de la población que con su revolución propició la deposición en abril del presidente Al Bashir, partió de Jartum y paró en dos ciudades para tomar parte en las festivas celebraciones del aniversario.

Lanzado por la Asociación de Profesionales Sudaneses, el tren volvió a hacer una vez más de símbolo revolucionario, después de que durante las manifestaciones de hace meses sirviese para desplazar a las masas y sufriese cortes por el azote de las protestas.

Con el techo a rebosar de jóvenes con banderas, el tren finalizó su recorrido en Atbara, en el norte, donde hace 365 días comenzó el principio del final de tres décadas de Al Bashir en el poder.

Allí no faltaron personalidades como la ministra de Juventud y Deporte, Wala Essam al Boushi, o el portavoz de la Asociación de Profesionales, Mohamed Negi al Asam, informó el órgano en un comunicado.

Miles de personas recibieron el tren en Atbara.

En la plaza Al Hurriya, en el centro de la localidad, los ciudadanos quemaron una maqueta de la sede del partido de Al Bashir para rememorar el incendio del inmueble real el 19 de diciembre de 2018.

Gritos de "Sangre por sangre" reverberaban en la paredes de la plaza para pedir Justicia para las decenas de personas que murieron durante la revolución. También se pudieron escuchar lema como "Libertad de paz y justicia" y "La revolución, revolución del pueblo".

La estampa se repitió en muchos más puntos del país, por los que el ferrocarril no pudo pasar, pero que no dudaron en salir a las calles a ritmo de himno nacional y sin olvidar a los fallecidos, de los que en algunos lugares se portaron pancartas.

Durante los varios meses de marchas, miembros de las fuerzas de seguridad atacaron a manifestantes en diversas ocasiones, la más grave cuando en junio, miembros de las Fuerzas de Acción Rápida arrasaron la acampada permanente causando más de un centenar de muertos.

En la capital, el Ejército cerró los accesos a la sede de la comandancia de las Fuerzas Armadas en Jartum y colocó barreras de cemento frente a las entradas de esa entidad, que durante meses se convirtió en epicentro de las protestas y lugar de la acampada.

Las Fuerzas Armadas pidieron en un comunicado "alejarse de las áreas militares" y señalaron que las fuerzas de seguridad "cumplen con sus obligaciones (...) para mejorar la seguridad y preservar los logros de la revolución sudanesa".

Convocados por las Fuerzas de la Libertad y el Cambio, que agrupa a formaciones políticas y civiles, desde Kordofán del Norte, en el sur de Sudán, hasta Al Yazira, al sur de la capital, la gente gritó hoy al unísono "Todas las partes de la patria son nuestras".

Meses después de la caída de Al Bashir y tras mucho tira y afloja, los militares que le derrocaron y la oposición civil encabezada por las Fuerzas de la Libertad y el Cambio llegaron a un acuerdo para repartirse el poder durante un periodo transitorio de tres años.

Bajo el mandato del primer ministro, Abdallá Hamdok, Gobierno y rebeldes están avanzando en un proceso de paz para acabar con el conflicto, la ayuda humanitaria ha comenzado a llegar a varias zonas en guerra tras años de bloqueo y las relaciones con Sudán del Sur están en pleno auge.

Pero todavía queda mucho por andar.

Uno de los participantes en los actos de conmemoración, Moussa Abdallah, un estudiante universitario de 22 años, dijo a Efe que el Gobierno debe acelerar la búsqueda de una solución para la crisis de la economía.

En su opinión, hace falta resolver el problema del desempleo y juzgar a los asesinos de los manifestantes y criticó la ralentización del gobierno en la solución de los problemas reales del país.

Las protestas comenzaron hace un año por la falta de pan y el incremento de los precios, el desabastecimiento de los alimentos y el combustible, y se intensificaron a principios de abril hasta que el día 11 de ese mes una junta militar derrocó a Al Bashir y tomó el poder.

Al Nur al Zaki

Etiquetas
Publicado el
19 de diciembre de 2019 - 20:38 h

Descubre nuestras apps

stats