eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La oposición muestra músculo en los albores de la campaña electoral de Panamá

- PUBLICIDAD -
La oposición muestra músculo en los albores de la campaña electoral de Panamá

La oposición muestra músculo en los albores de la campaña electoral de Panamá

La mayoría opositora en el Parlamento de Panamá arrebató al oficialismo dos escaños en la estratégica comisión legislativa de credenciales, en un acto cuya legalidad está en entredicho pero que es una contundente demostración de fuerza de cara a los comicios de 2019 y tras la ruptura de un pacto de gobernabilidad con el Ejecutivo que duró cerca de cuatro años.

"Vamos a demostrar quiénes son los que mandan" en el Parlamento, declaró este martes Pedro Miguel González, diputado y secretario general del Partido Revolucionario Democrático (PRD), primera fuerza parlamentaria con 26 de los 71 escaños de la Asamblea Nacional (AN), e impulsor de la reforma de la Comisión de Credenciales.

La reconfiguración de esa comisión, que tiene la potestad de investigar al presidente del país y de filtrar la designación por parte del Ejecutivo de altos cargos como los magistrados del Supremo, es el epicentro de lo que muchos tildan como una crisis institucional en una Panamá gobernada hasta ahora sin mayores sobresaltos por Juan Carlos Varela.

El PRD y el opositor Cambio Democrático (CD), con 25 escaños, eligieron el lunes a los nuevos integrantes de la comisión en una votación que se realizó sin el oficialismo, y pese a la advertencia de la Presidencia de la Asamblea de que era improcedente, porque un juez del Supremo ordenó suspender el proceso de reforma tras admitir a trámite un recurso presentado por la bancada del Gobierno.

González sostiene que el magistrado del Supremo, Abel Zamorano, se extralimitó al ordenar la suspensión de un acto soberano del Parlamento, y que la legítima mayoría opositora no podía permitir "una interferencia en el funcionamiento de la Asamblea".

Además, había que darle una lección a Varela por las "amenazas" que lanzó la semana pasada contra los diputados que impulsaron la reforma, que se concretó después de que la mayoría opositora rechazó en diciembre a dos nominadas a magistradas del Supremo que ya habían sido ratificadas por la comisión.

El presidente panameño pretende "construir, utilizando el aparto judicial, un escenario político favorable a su partido para las próximas elecciones" de 2019, algo que la "nueva mayoría" constituida por el PRD y el CD se propone frenar, en palabras de González.

Pese a ser clara minoría con solo 16 escaños de la Asamblea, el gobernante Partido Panameñista logró sostener durante casi cuatro años una alianza parlamentaria, especialmente con el PRD, cuyo fin ha quedado de manifiesto con el pulso por el control de la Comisión de Credenciales.

Ese pacto se concretó en el 2014 porque las circunstancias así lo exigían, reconoció González, y recordó que ya entonces quedó establecido que la cooperación solo sería por tres años (aunque finalmente se mantuvo durante 45 meses) y que en los últimos dos ejercicios del Gobierno iban a aflorar "discrepancias en cuanto a la mayoría en la Asamblea".

El oficialismo por su parte insiste en la ilegalidad de la actuación de la oposición y acusa al PRD, un partido que intenta superar una grave división interna, de "lavarse la cara" frente a sus potenciales electores de cara a los comicios de 2019.

El diputado del Partido Panameñista, Jorge Alberto Rosas, sostuvo este martes que ni él ni su correligionario Luis Eduardo Quirós, reelegidos el lunes para integrar la comisión aunque no se postularon ni estaban en el pleno, reconocen la nueva composición de ese ente legislativo.

Rosas incluso acusó a la mayoría opositora de tratar de intimidar a Varela con un pronunciamiento, emitido el mismo lunes, en el que le acusaron de "conducta amenazante" contra el Legislativo y afirmaron que no vacilarán en hacer respetar la "independencia" de poderes.

La oposición convocó una rueda de prensa en la que Rosas argumentó que "son 50 diputados", para matizar que "a buen entendedor pocas palabras". El parlamentario interpretó que el mensaje opositor fue "si usted se mete conmigo yo lo voy a enjuiciar", pese a que reconoció que no hay evidencia de que Varela haya incurrido en corrupción.

El diputado González dijo en diciembre pasado que había suficientes elementos para que el Parlamento investigara a Varela por el caso Odebrecht, luego de que se filtrara a la prensa un informe de la Policía según el cual tanto el Partido Panameñista como el CD recibieron millones de dólares de la constructora como donaciones de campaña.

Analistas consultados por Efe coincidieron en que con la jugada en la Comisión de Credenciales la oposición busca más influencia y resonancia pública de cara a las próximas elecciones, y consideraron remota la posibilidad de enjuiciar a Varela, entre otras razones porque la ley dicta que "solo puede juzgar al presidente de la República por conductas y actos que hayan ocurrido en su mandato, no antes".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha