eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Unos 10.000 personas huyen de Nigeria hacia Camerún por violencia yihadista

Nairobi lucha por recuperar la normalidad y cerrar la herida del ataque

Nairobi lucha por recuperar la normalidad y cerrar la herida del ataque

Alrededor de 10.000 personas han huído a pie durante los últimos tres días de Rann, en el noreste de Nigeria, rumbo a Camerún, tras el violento ataque armado perpetrado por supuestos yihadistas, confirmó hoy a Efe Médicos Sin Fronteras (MSF).

"Hay más de 10.000 personas cruzando el río que marca la frontera (con Camerún)", detalló por teléfono a Efe el coordinador de emergencias de MSF, Xavier Henry, quien aseguró que esta ONG comenzó a prestar asistencia a estas personas en la localidad camerunesa de Bodo, a siete kilómetros de Rann.

El pasado 14 de enero, la ciudad nororiental de Rann, en el estado nigeriano de Borno, fue invadida por supuestos insurgentes del grupo yihadista Estado Islámico de África Occidental (ISWA), rama escindida de Boko Haram en 2016, según fuentes castrenses.

Los atacantes calcinaron también el mercado, además de cuantiosas tiendas y casas en Rann, donde a su vez destruyeron las instalaciones de MSF, que contaba en esta localidad con un almacén, una oficina y una farmacia.

Sin nada, miles de mujeres, hombres y niños -algunos incluso heridos tras el ataque- se pusieron en marcha hacia la vecina Camerún, algunos acompañados de burros, y la mayoría cargando solo las pocas pertenencias que había conseguido salvar, según MSF.

"Las condiciones de vida de estos desplazados ya han sido difíciles durante mucho tiempo, y ahora, estamos tratando de hacerlo lo mejor que podemos, pero hablamos de miles y miles de personas dependientes de ayuda humanitaria", lamentó Henry.

El noreste de Nigeria lleva años sumido en un estado de violencia provocado por las acciones de Boko Haram, que desde 2009 lucha por imponer un Estado de corte islámico en Nigeria, país de mayoría musulmana en el norte y predominantemente cristiano en el sur.

Desde entonces, más de 20.000 personas han muerto y la cifra de desplazados casi alcanza los dos millones, según las Naciones Unidas.

Una fuerza conjunta multinacional integrada por Nigeria, Níger, Camerún y Chad ha debilitado considerablemente la insurgencia de Boko Haram, aunque los yihadistas aún lanzan ataques indiscriminados contra áreas sensibles como escuelas, mezquitas o mercados.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha