eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Me acojo a la Quinta Enmienda

El actual presidente del Tribunal Supremo y del CGPJ en funciones, Carlos Lesmes, jura su cargo en 2013

La esencia de este humilde blog, desde su nacimiento, y aun antes, desde que Zona Crítica me abriera sus puertas, ha sido desmontar falsos mitos sobre el Derecho y las Leyes. En la mayoría de las ocasiones, esas “fake laws” provienen de estereotipos importados de la ficción anglosajona. 

Así, mucha gente cree que por el hecho de que le nombren un abogado de oficio, no tiene que pagarlo. En realidad, el turno de oficio sólo sirve para designar letrado y procurador a quien no tiene uno de su confianza, pero si tiene ingresos superiores al doble del salario mínimo interprofesional, o patrimonio equivalente, les aseguro que debe aflojar la mosca. Sólo en la primera asistencia al detenido, o por debajo de esos umbrales económicos, entra en juego la llamada “Justicia Gratuita”, que sí es asumida por las arcas públicas.

Otro mucho más jocoso es el de hablar de “homicidio en primer grado”, o de “acogerse a la Quinta Enmienda” para negarse a declarar ante el juez. En realidad, la Quinta Enmienda consagra el derecho a no declarar contra uno mismo o autoincriminarse, por lo que en Estados Unidos ampara tanto a investigados como a testigos. Ahora bien, tanto unos como otros se enfrentan a cargos por perjurio si se demuestra que mienten. En cambio, en España se ha tejido un haz con las fibras de esos derechos que, en la práctica, consagra el derecho del imputado, encausado o acusado, a mentir impunemente, ya que no afronta consecuencias penales. Por el contrario, los testigos están obligados a declarar, sí o sí. El problema, claro está, es cuando la declaración forzosa de un testigo le lleva a confesar hechos que le pueden involucrar en un delito, momento en que hay que interrumpir la declaración.

Seguir leyendo »

Tres años después: crónica de un desastre judicial anunciado

El Tribunal Supremo

Fue una de las reivindicaciones de la pasada huelga de jueces y fiscales del 19 de noviembre. Particularmente, por parte de los fiscales, ya que mayoritariamente sufren mucho más sus efectos, al tratarse de un cuerpo especializado fundamentalmente en el campo penal. De los jueces, sólo los de ese orden sufren sus efectos, y de entre ellos, únicamente los de instrucción, por lo que el porcentaje de afectados directamente disminuye.

Estamos hablando, como pueden imaginar, del artículo 324 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, según su redacción introducida por Ley 41/2015, de 5 de octubre. Sin duda, una de las muestras más palpables del nefasto legado que dejó El Pacificador al frente de la cartera de Justicia.

Entró en vigor un ominoso 6 de diciembre de 2015, día de la Constitución, para mayor oprobio. No sólo por la efeméride, sino porque, al caer en un puente festivo, suponía de entrada varios días menos de plazo.

Seguir leyendo »

El abuso y la perspectiva de género

49 Comentarios

Sede del Consejo General del Poder Judicial de Madrid

A veces, cuando leo las opiniones sobre determinadas resoluciones judiciales, me dan ganas de contestar lo primero que me viene a las teclas. Luego, se me pasa el calentón, y procuro no meterme en más jardines.

No obstante, hay conflictos entre el lenguaje legal y el coloquial, que llevan a profundos desencuentros entre la Administración de Justicia y la ciudadanía. Conflictos que, muchas veces, son aprovechados por el o la demagogo/a de turno para arrimar el ascua a su sardina, inconsciente del fuego que está avivando. El de la muchedumbre que acaba asando vivos a dos hombres inocentes por un bulo en WhatsApp, por ejemplo.

El abuso sexual es uno de esos casos. Como delito contra la libertad e indemnidad sexual, se considera el tipo básico. Eso significa que es el estándar, el que abarca la conducta desprovista de agravantes o atenuantes adicionales. Como tal, es un auténtico cajón de sastre en el que cabe un espectro de conductas inmenso.

Seguir leyendo »

Magnicidio

Trump permite publicar miles de archivos sobre Kennedy, pero retiene algunos

Una de las cosas que más me impactó del juicio contra César Strawberry, frontman del grupo DefConDos, fue que se debiese a cuatro comentarios en redes sociales, de un alcance más bien limitado. Sobre todo, cuando su carrera está plagada de letras incendiarias, con un punto de sarcasmo que les diferencia de simples aficionados a calumniar rimando. Y no miro a Bruselas.

Un ejemplo perfecto era el tema Magnicidio, incluido en su LP Armas p’al pueblo, que también sirvió de banda sonora para el debut como director del aclamado Alex de la Iglesia, Acción Mutante. En el corte en cuestión, una de las estrofas declama, literalmente: 

Alcaldes, obispos, jueces y ministros

Seguir leyendo »

¿Razones para una huelga?

Imagen de la apertura del Año Judicial en 2015

El próximo día 19 de noviembre, diversas asociaciones de jueces y fiscales han decidido que irán a la huelga. Después que se negara repetidamente la existencia de ese derecho, hasta que algún cráneo privilegiado del Ministerio de Justicia en el anterior Gobierno la reconoció indirectamente (cuando te tiran para atrás una notificación por estar fuera de plazo, por ejemplo), parece ser que los togados le han cogido afición.

Pues no. La cuestión principal es que las cosas siguen básicamente igual que con el anterior titular de la cartera, cuyo nombre no volveré a pronunciar aquí. No porque me hayan amenazado con querella alguna, es que estoy viendo la saga de Harry Potter con mis hijos, y hay ciertos personajes a los que no se les cita, a riesgo de invocarlos.

Pero decíamos que hay cosas sustancialmente inmóviles, cual obra de Lampedusa: todo cambió, pero todo sigue igual.

Seguir leyendo »

Banderita

La polémica absurda de esta semana está siendo la gansada de Dani Mateo, uno de los cómicos más brillantes de la actualidad, en “El Intermedio”, el programa de La Sexta. Allí, claramente supeditado al discurso, a veces pelín demagogo, de El Gran Wyoming, el otro día hizo el ademán de limpiarse los mocos con una bandera de España.

Y ya está el lío montado, claro. Porque en este país en el que el azar quiso que naciéramos, o llegáramos a establecernos, lo del trapo colgado de un mástil tiene su cosa.

Como ya saben, los “ultrajes” a España, sus símbolos o emblemas, están tipificados en el Código Penal, en un artículo heredado de 1973, con el numeral 543. No crean que es algo terrible, la pena no es más que de multa, y teniendo en cuenta los criterios de los jueces a la hora de regular sus cuotas, seguramente salga más barata que cualquier sanción administrativa. 

Seguir leyendo »

Cowboy in the lobby

Foto: Pixabay

En una magnífica película de 1999, “El dilema” (“The insider”, Michael Mann), Russell Crowe interpreta magistralmente a un ejecutivo de la industria tabaquera que descubre el aditivo del tabaco que lo hace una droga tan adictiva. Su decisión de hacerlo público le acarrea la ruina personal.

En aquel entonces, el lobby de las industrias tabaqueras era omnipotente, y podemos comprobarlo en otros productos de la ficción televisiva, como “Mad Men”, serie de la que, lo confieso, no pude pasar del sexto capítulo. Pero ya en el episodio piloto se veía a madres gestantes fumando, vagones de trenes de cercanías apestando a humo, y la trama versa sobre el origen del mítico lema de la marca de cigarrillos “Lucky Strike”, inventado según el guión por el protagonista, Don Draper (John Hamm, el hombre al que, según las revistas de tendencias, todos debíamos querer parecernos), para sortear la prohibición de ensalzar las virtudes del tabaco en la publicidad.

Aun hoy, con las inmensas restricciones a la publicidad del tabaco, los impactantes mensajes gráficos que lo único que hacen es fomentar la venta de pitilleras, y una sensibilidad social radicalmente opuesta, el tabaco es legal. No es una de las sustancias estupefacientes o psicotrópicas cuya elaboración está perseguida en los tratados internacionales suscritos por España, y que obligan a incluirlo entre los delitos contra la salud pública de los artículos 368 y siguientes del Código Penal. Y esto se lo dice un fumador irredento.

Seguir leyendo »

La sentencia de Schrödinger

La comidilla judicial de estos últimos días ha sido, no cabe la menor duda, la STS de la Sección 2ª de la Sala 3ª nº 1505/2018. O sea, para la gente normal, “la sentencia de las hipotecas” que acaba de dictarse. Y no. Todo a la vez.

Hace mucho tiempo, mi compadre Ricardo Galli (@gallir) soltó una aseveración que me dolió en el orgullo: “Si alguien que no es físico te habla de física cuántica, lo más probable es que lo haga mal”. Por suerte, Justin Trudeau, el primer ministro de Canadá, vino a rebatirle, saliendo al paso de una malintencionada pregunta de los periodistas en la presentación de un proyecto sobre la computación cuántica. Y él no es físico.

Bien, el caso es que la citada sentencia ha resuelto una cuestión peliaguda, que se le atraganta al verdadero Poder en este Estado de Derecho de distopía cyberpunk que nos está quedando, que es la Banca.

Seguir leyendo »

Filibusteros del escaño

El PP actuará con "celeridad y diligencia" para llevar al Senado a Pedro Sanchez por la tesis cuanto antes

No sé si lo he contado alguna vez, pero soy muy fan de Frank Capra. Si con “Casablanca”, de Michael Curtiz, siempre espero que al final Ilsa (Ingrid Bergman) recule, como el Supremo y se vaya con Rick (Humphrey Bogart), con “Que bello es vivir” no puedo evitar llorar en la última secuencia. De hecho, no puedo ni contarla sin que se me forme un nudo en la garganta.

Pero hay otra cinta del genial cineasta que me llamó poderosamente la atención cuando leí esta noticia. Se trata, por supuesto, de “Caballero sin espada”, en la que James Stewart encarna a un ingenuo y honrado provinciano que acaba de senador en Washington D.C. Tras comprobar la podredumbre de la política en las altas esferas, y fracasados todos sus esfuerzos de combatirla, decide usar un error en el código, al igual que los hackers: el reglamento de la Cámara no permite retirar la palabra a un senador que está en el uso de la misma, a no ser que él mismo la ceda. Por lo tanto, si determinado proyecto de ley, que interesa a los corruptos, tiene un plazo de aprobación a punto de vencer, la única manera de impedirlo es hablar. Y hablar. Y seguir hablando, sin interrupción, durante horas, a fin de que el debate no termine nunca, no pueda llegarse a la votación, y el proyecto naufrague.

Eso nos lleva al tan traído y llevado tema de la tesis doctoral del Presidente del Gobierno. Es un rumor, que lleva circulando durante años por los mentideros de la Villa y Corte, que dicha tesis fue cocinada por el equipo de asesores de un alto cargo del PSOE, cuando Pedro Sánchez era una joven promesa. Decía José Mª García, el locutor radiofónico deportivo, que “el rumor es la antesala de la noticia”. Era una de las muchas patrañas que esparcía por las ondas aquel tipo, condenado en su día en firme por injurias. El rumor, la maledicencia, no son otra cosa que eso, mientras no se demuestren con pruebas lícitas e irrefutables. De hecho, muchas veces no son otra cosa que leyendas urbanas, FOAF’s, como las denominan los expertos en la materia, cosas que te cuenta siempre un “Friend Of A Friend”. Todo el mundo conoce al primo de la cuñada del enfermero que atendió a cierto cantante de renombre, víctima de un desgarro anal, producto de ciertas prácticas sexuales de alto riesgo. El problema es que eso ha sucedido aquí, en Estados Unidos y en medio mundo. Exactamente lo mismo. Como el perrito de Ricky Martin, del que ya no recuerdo si implicaba mermelada o foie-gras. 

Seguir leyendo »

Willy Toledo

30 Comentarios

Willy Toledo, en una entrevista en Carne Cruda

Los que lean habitualmente esta humilde y cada vez más espaciada columna, podrán deducir que tengo pocas simpatías por un histrión como quien da título al artículo. Es algo estrictamente personal e intransferible, así que respeto a quien lo idolatre. Me parecía un actor magnífico, con papeles memorables, pero cuando descubrí su vertiente de activista-de-todas-las-causas, pasó a tocarme las narices.

Su penúltima provocación, como todos y todas saben, fue ciscarse públicamente en la deidad de los cristianos, y en una de sus figuras de veneración. Es muy curioso, que tratándose de una religión monoteísta, tenga una serie de santos, vírgenes y demás alineación suplente que podría rivalizar con el panteón hindú. 

También es notorio que una asociación de letrados que se definen por su pertenencia a dicho credo, interpuso una querella. Una querella criminal, para que lo entiendan ciertos plumillas. ¿El delito? Pues parece ser que el de blasfemia, desaparecido de nuestro Código Penal hace décadas. ¿La cobertura formal? El artículo 525, que tiene más peligro que un arma cargada en manos de un mono borracho, con perdón por el chiste especista.

Seguir leyendo »