Noticia de agencia

Noticia servida automáticamente por la Agencia EFE

Esta información es un teletipo de la Agencia EFE y se publica en nuestra web de manera automática como parte del servicio que nos ofrece esta agencia de noticias. No ha sido editado ni titulado por un periodista de eldiario.es.

Carlos Bravo: "La seguridad de las centrales nucleares sigue siendo mala"

Un grupo de bomberos a su llegada a la central nuclear de Vandellós I, después del incendio que se originóen 1989.

EFE

Madrid —

Treinta años después del incendio de Vandellós I -19 de octubre de 1989-, Carlos Bravo es rotundo y asegura que sigue faltando cultura de seguridad a nivel mundial sobre este tipo de energía que requiere gigantescas inversiones para garantizar la seguridad.

Exresponsable de las campañas sobre energía nuclear de Greenpeace España durante varias décadas, Bravo resalta los riesgos relacionados con la antigüedad de las centrales nucleares, pese a los programas de mantenimiento periódicos y al discurso de la industria de renovación de componentes.

El principal impedimento para mejorar la seguridad en estas instalaciones es para el veterano ecologista que "se sigue anteponiendo el ganar dinero vendiendo electricidad a tener que invertir en seguridad nuclear".

La energía nuclear es "muy cara" porque "tarda mucho tiempo en amortizarse" debido a que los sistemas fallan, envejecen, y necesitan una inversión en renovación y seguridad, pero las empresas "tratan de retrasar las inversiones y de gastar lo menos posible para poder conseguir los mayores beneficios", eso sin contar con el problema, no resuelto, de los residuos nucleares de alta actividad.

Aunque Bravo vivió el accidente como un ciudadano de a pie, pues se incorporó a Greenpeace en 1991, tuvo acceso a muchos de los "documentos oficiales sobre el accidente de Vandellós", un incendio en la sala de turbinas que "estuvo a punto de convertirse en una auténtica tragedia si no fuera porque de forma milagrosa algunos aparatos comenzaron a funcionar", rememora.

"Lo viví con mucha preocupación porque tenía la conciencia tras haber conocido lo que había pasado en Chernóbil, pero no fui realmente consciente de la gravedad del accidente hasta acceder a la documentación oficial", recuerda.

Por ello opina que el presente y el futuro está en las renovables, ya que por mucho que pueda aumentar el nivel de seguridad, "la tecnología nuclear, sin importar su origen, ha sufrido graves accidentes, demostrando su peligrosidad intrínseca".

La única solución es "el cierre progresivo pero urgente de las centrales nucleares" para pasar a las energías renovables.

Aunque en España no ha habido otro accidente tan grave como el de Vandellós I, "hemos tenido muchos problemas importantes de seguridad que han dado lugar a grandes problemas en diferentes centrales".

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats