eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

El cierre del Gobierno estadounidense hace que la humanidad haya perdido el Norte

El Polo Norte magnético de la Tierra se está moviendo más rápido que en años anteriores, lo que ha obligado a cambiar el Modelo Magnético Mundial

La publicación del nuevo modelo, del que depende parte de la navegación mundial, se ha visto retrasada por culpa del cierre del gobierno en EEUU

"En 1900 el polo norte magnético estaba al norte de Canadá, ahora está en medio del océano Ártico y dentro de unos años, si sigue así, estará en Siberia", explica el catedrático Joan Miquel Torta

2. Toma de rumbo de un punto del paisaje con la brújula. Coincidir la flecha orientadora con la aguja imantada Norte. Rumbo 348º para trasladar al mapa.

Evaristo Vaz 'Varis'

El pasado jueves el presidente de EEUU, Donald Trump, recibía a un grupo de deportistas en la Casa Blanca con cientos de hamburguesas de cadenas de comida rápida. El mandatario estadounidense justificaba su decisión en el cierre del gobierno, dado que no contaba con cocineros para organizar el banquete. Sin embargo, el cierre del gobierno tiene efectos más reseñables que la cena del presidente. Y la localización precisa del polo norte magnético de la Tierra es uno de ellos. 

El martes día 15 de enero estaba previsto que se publicase el nuevo Modelo Magnético Mundial, que, además de establecer con cierta precisión la localización de este errático punto virtual del planeta, también describe de forma relativamente precisa el campo magnético terrestre, algo de lo que depende gran parte de la navegación moderna, desde los sistemas que guían a barcos y aviones, hasta las aplicaciones de mapas que se utilizan en los teléfonos móviles.

Sin embargo, debido al cierre del gobierno norteamericano, la fecha de publicación del nuevo modelo, desarrollado conjuntamente por el Servicio Geológico Británico y la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA por sus siglas en inglés), se ha retrasado al menos hasta el día 30 de este mismo mes.

El motivo de la actualización del modelo, que tiene apenas tres años, es que el polo norte magnético se ha desplazado más rápido de lo habitual durante los últimos años. "El modelo nos dice aproximadamente hacia dónde se mueve, teniendo en cuenta el movimiento de años anteriores, pero debido a que ha habido un pequeño impulso, los modelos se están equivocando y hay que actualizarlos", explica a eldiario.es Joan Miquel Torta, catedrático de la Universidad Ramon Llull y responsable del área de Geomagnetismo y Aeronomía del Observatorio del Ebro.

Un movimiento errático y una futura inversión

Los resultados de las medidas que se han tomado recientemente indican que el polo norte se encuentra desplazado unos 40 kilómetros respecto al modelo anterior. Este desplazamiento, mucho más rápido de lo normal, se empezó a detectar hace dos años, justo cuando se actualizó el anterior modelo, que se modifica cada cinco años para adaptarlo a los impredecibles cambios del campo magnético terrestre.

El motivo de la complejidad para analizar con precisión el campo magnético terrestre está en su origen dinámico. "El campo se origina en el núcleo externo de la Tierra, que es semifluido y que está en constante movimiento", explica Torta, "y ese movimiento de material, que está formado principalmente por hierro y níquel, genera corrientes eléctricas que a su vez generan un campo magnético".

Según este investigador, el campo magnético resultante tiene dos partes diferenciadas, "una dipolar, que se puede asemejar a un gran imán con dos polos" y otra mucho más compleja que es la que hace que los polos se muevan. Además, el movimiento de los polos es asimétrico, dado que el polo norte se mueve generalmente más rápido que el del sur e incluso puede llegar a producirse una inversión, intercambiándose la localización de ambos.

"La inversión de los polos es imprevisible", explica Torta, "sabemos que se va a producir, pero no podemos decir cuándo". El último cambio se produjo hace unos 750.000 años y la media indica que se da una inversión cada medio millón de años. Sin embargo, a lo largo de la historia terrestre ha habido periodos de 30 millones de años sin cambios y otros en los que se ha producido una inversión cada pocas decenas de miles de años.

Un modelo necesario para los sistemas de navegación

El retraso en la publicación del nuevo modelo no supone, por ahora, un gran problema, dado que "no solo hay investigadores norteamericanos dedicados a esto, así que de momento no nos tenemos que preocupar", explica Torta.

Sin embargo, el Modelo Magnético Mundial es ampliamente utilizado y es de gran importancia para los sistemas de navegación de barcos y aviones, por lo que hay que mantenerlo actualizado para que sea lo más preciso posible. "Algunos de los sistemas de navegación siguen basándose en el campo magnético, de forma que si no corregimos esa variación nos perderíamos", asegura este catedrático. De hecho, a principios del pasado año los investigadores ya empezaron a darse cuenta de que el error acumulado era tan grande que podía empezar a afectar a estos sistemas. 

La base del funcionamiento sigue siendo similar al de una brújula, que "no es más que una aguja imantada que se ve atraída por el campo magnético de la Tierra, por lo que siempre apunta al norte geomagnético", explica Torta. Desafortunadamente, si este punto se mueve y no se adaptan los mapas, las brújulas de los sistemas de navegación irán apuntando progresivamente a sitios diferentes. "En 1900 el polo norte magnético estaba en unas islas del norte de Canadá, ahora está en medio del océano ártico y dentro de unos años, si sigue así, estará en Siberia", concluye este investigador.

Otros efectos del cierre

El cierre del gobierno también ha provocado que la NASA y la NOAA no puedan publicar su análisis anual de temperatura global, unos datos que son utilizados por cientos de investigadores en todo el planeta para realizar estimaciones sobre el calentamiento global y calcular los efectos del cambio climático.

Tampoco se ha publicado la lista de desastres naturales del pasado año, en el que se produjo una de las temporadas de incendios forestales más mortífera y destructiva de la historia de California. La NOAA lleva publicando este listado de forma ininterrumpida desde 1980. La del pasado año mostró que 2017 había sido el más costoso de la serie y que algunos de los desastres que se produjeron estaban relacionados con el cambio climático, como el huracán Harvey o la gran sequía que ha sido catalogada como uno de los desastres naturales con mayores pérdidas económicas de las últimas décadas.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha