eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Así apaga fuegos la primera potencia mundial: el 70% de los bomberos en EEUU son voluntarios

El cuerpo de bomberos de Estados Unidos tiene un déficit de profesionales que suple con voluntarios y un déficit económico que intenta solventar con subvenciones públicas y becas privadas por las que tiene que competir

En 2017 murieron 87 bomberos en activo, de los cuales 48 eran voluntarios. El 67% de los parques de bomberos está compuesto únicamente por voluntarios

Dos incendios arrasan California y han dejado unos 1.300 desaparecidos y 76 muertos, convirtiéndolo en el más mortífero de la historia de este estado

27 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Muere un bombero en el incendio "Thomas" del sur de California

Un bombero trabaja en un incendio en California en 2017. EFE

El 70% de los bomberos de EEUU son voluntarios. El país más rico del mundo tiene 1.160.450 bomberos, de los cuales 814.850 son voluntarios y solo 345.600 son profesionales, según los últimos datos recogidos por la Administración de Incendios de EEUU correspondientes a 2015.



De los 29.727 parques de bomberos existentes en el país, solo el 9% está compuesto en su totalidad por bomberos profesionales con un salario. Por su parte, el 67% está formado únicamente por voluntarios. Otros tantos tienen una composición mixta: el 6% tiene mayoría de bomberos profesionales y el 18% tiene mayoría de voluntarios.



"Si todos los bomberos voluntarios de EEUU fuesen sustituidos por bomberos pagados, ello costaría al contribuyente, incluida tu empresa y tus empleados, 139.000 millones de dólares adicionales en impuestos estatales y locales al año", afirma la  Alianza de Bomberos Voluntarios en una petición de apoyo a los presidentes de las 1.000 empresas más grandes del país.

Los voluntarios de los departamentos de bomberos de EEUU no están relegados a las labores (fundamentales) de recaudación de fondos, sino que acuden a primera línea para combatir los incendios. En 2017 murieron 87 bomberos en activo, de los cuales 48 eran voluntarios y 33, profesionales.

Muchos de los voluntarios reciben una llamada en caso de que tengan que atender una emergencia, pero las empresas que les pagan su sueldo a menudo les penalizan, obligándoles a coger tiempo de sus vacaciones para responder a la llamada, dado que no tienen obligación de dejarles salir de su trabajo para apagar incendios.

No solo trabajan sin cobrar, sino que incluso se gastan su dinero en el equipamiento necesario para luchar contra el fuego, asegura la Alianza de Bomberos Voluntarios, organización que representa a este colectivo en todo el país. "Los departamentos de incendios voluntarios en EEUU se enfrentan a situaciones en la que muchos bomberos están operando con equipos desfasados y potencialmente inseguros", asegura la organización en su petición.

A la búsqueda de financiación

Los parques de bomberos de todo el país luchan contra el fuego y la precariedad. A menudo, el dinero que se les asigna en los presupuestos locales es insuficiente e igual que el déficit de bomberos profesionales se compensa con voluntarios, el déficit económico se compensa con un inmensa red de becas y subvenciones públicas y privadas que obligan a los departamentos a estar a la caza de estos fondos de forma muy similar a la que a menudo llevan a cabo los estudiantes, compitiendo unos parques de bomberos contra otros por el ansiado trofeo.

Hasta tal punto llega la desconexión entre bomberos y Gobierno federal que si se ven obligados a apagar un fuego en una propiedad federal, pueden exigir al Gobierno el reembolso del coste de la operación. "Si su departamento de bomberos ha actuado recientemente en un incendio en una propiedad federal, puede tener derecho a una reclamación bajo el Programa de Reembolso de los costes en la Lucha contra Incendios en Propiedad Federal", asegura en su página web la agencia nacional responsable de los incendios.

"Presionados por las revueltas contra los impuestos de los 70, 80 y la crisis fiscal de principios de los 90 y finales de los 2000, los parques de bomberos están pensando como empresarios, mejorando su eficiencia organizativa y buscando nuevas fuentes de ingresos", afirma un manual del Gobierno titulado 'Alternativas de financiación para servicios de emergencias médicas e incendios'. Dicho manual, por ejemplo, da recomendaciones a la hora de hacer una solicitud para una subvención pública o privada: "Una solicitud exitosa requiere una atenta planificación y preparación. Lleva tiempo y persistencia lograrlo".

"Las subvenciones ayudan a superar la brecha entre los recursos de un parque de bomberos y sus necesidades. El proceso de solicitud puede ser difícil. Además, conseguir una subvención puede ser muy competitivo. El número de solicitudes siempre es mayor al de los fondos disponibles, esto implica que una buena solicitud puede no conseguir financiación", señala Fire Grants Help, una organización dedicada a ayudar a los parques de bomberos a conseguir financiación.

Ejército de bomberos privados

El mercado todo lo ve y allí donde hay una necesidad, alguien se lanza a cubrirla.  Kanye West y Kim Kardashian han contratado a un equipo de bomberos privados para salvar su mansión de 60 millones de dólares de los incendios que arrasan actualmente California y que han dejado unas 1.300 personas desaparecidas y 76 muertos.

Según ha informado la CBS, esta es una tendencia en aumento y las compañías de seguros han empezado a ofrecer pólizas de alta gama que protegen las casas de las llamas con equipos de bomberos privados. En ciudades como Malibú, al sur de California, una de estas pólizas cuesta entre 2.500 y 8.000 dólares al año y a menudo solo se ofrecen para casas superiores a los 2 millones de dólares. 

En EEUU, el dinero puede dar mayor protección contra el fuego. También existen diferencias notables entre cómo los incendios afectan a los diferentes grupos sociales del país. La población afroamericana es la más expuesta a la muerte a causa de los incendios. De cada millón de hombres afroamericanos mueren por incendios 19,7, mientras que esa cifra entre los hombres blancos es de 13,3. La tasa en mujeres afroamericanas es de 12,8 por millón, mientras que entre la población blanca es de 8,5. La segunda población más afectada es la indígena, con 18,6 muertes por millón entre los hombres y 9,9 entre las mujeres.



- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha