eldiario.es

9

INTERNACIONAL

Cameron apela al voto del miedo frente a los euroescépticos

Downing Street ha alertado también de los miles de refugiados que cruzaron el canal de la Mancha y solicitaron asilo en el contexto de una posible salida del Reino Unido de la Unión Europea

La madre de Cameron firma una petición contra los recortes de gastos

David Cameron apela al voto del miedo ante los euroescépticos EFE

David Cameron ha confirmado que los Estados miembro de la Unión Europea proporcionan información vital al Reino Unido sobre "los terroristas y criminales que se mueven por Europa", en una declaración de intenciones que sitúa los asuntos de seguridad nacional en el centro de su campaña por el referéndum.

Las observaciones del primer ministro llegaron el lunes, horas después de que Downing Street alertase de los miles de refugiados que cruzaron el canal de la Mancha en plena noche y solicitaron asilo al sur del Reino Unido, en el contexto de una posible salida del país de la UE.

"Contamos con información fundamental sobre los terroristas y criminales que viajan por Europa. Las personas que quieran tomar un camino distinto deberán contestar algunas preguntas sobre cómo será su situación cuando no formemos parte de esa organización y no cumplamos con sus normas. Sé que tienen miedo de eso, que pronto llegará el momento en el que tengan que empezar a contestar a esas preguntas".

Los comentarios del primer ministro se refieren a Hussain Osman, uno de los terroristas del ataque del 21 de julio de 2005, que fue rápidamente extraditado desde Italia al Reino Unido bajo la orden de detención europea. Esta garantía es una de las 35 medidas estipuladas en el ámbito de la justicia y los asuntos interiores europeos por las que optó la ministra del Interior, Theresa May, entre un paquete de 133 normas.

Los líderes euroescépticos –que advierten de que los partidarios de permanecer en la UE van a apelar al llamado 'voto del miedo' que ya se usó en el referéndum escocés– han acusado al primer ministro de alarmista después de que Downing Street plantease la posibilidad de que los campamentos de refugiados del norte de Francia se desplacen por el canal de la Mancha.

Un llamamiento al miedo

Liam Fox, antiguo ministro de Defensa, se ha mostrado "triste y decepcionado" por las palabras de Cameron después de que su gabinete insinuase que Francia puede rescindir a los guardias británicos que permanecen en la frontera del norte de Francia si Gran Bretaña sale de la UE; un derecho decretado en 2003 en el tratado anglofrancés de Le Touquet. 

"Nuestros controles están hoy en día yuxtapuestos con Francia y, en caso de que el Reino Unido abandone la UE, no hay garantía de que se mantengan. Si los puestos fronterizos no estuviesen ahí, nada hubiese frenado a esas miles de personas que cruzaron el canal de la Mancha hasta Kent durante la noche solicitando asilo", ha comunicado el portavoz del Gobierno.

"Tenemos un acuerdo vigente con Francia. Ambos somos socios en la Unión Europea. Teniendo esto en cuenta, si abandonamos la organización, no hay seguridad de que esa relación continúe en referencia a los controles que tenemos en Francia. Si no los mantenemos, hay miles de personas en la frontera esperando a entrar en el Reino Unido que conseguirán entrar", ha añadido. 

Fox y David Davis acusan a David Cameron de alimentar el miedo porque el tratado anglofrancés fuese acordado fuera de la UE. "Triste y decepcionado de ver que nuestro primer ministro se rebaja a tal nivel de alarmismo...especialmente porque sabe que el acuerdo de Calais no tiene nada que ver con la UE y fue pactado entre los dos gobiernos", tuiteó Fox desde su cuenta.

En Downing Street se hacen eco de las declaraciones del anterior viceprimer ministro, Nick Clegg, durante la última reunión del Parlamento en la que presionó a Cameron y a la ministra del Interior a decidirse entre la gran cantidad de medidas de seguridad de la Unión Europea. David Cameron confía en que recalcar los beneficios de la cooperación en la lucha antiterrorista ponga a la defensiva a los que abanderan el Brexit.

Las negociaciones recuerdan a las anteriores tácticas del Ejecutivo, así como la respuesta de los euroescépticos. Mientras, el referéndum se celebrará si Cameron alcanza un acuerdo en la cumbre europea que tendrá lugar en Bruselas la próxima semana. El primer ministro quiere situar la seguridad -en una óptica financiera limitada y un amplio sentido de la estrategia- en el centro de la campaña pro europea.

Los tories advierten de un salto al vacío

Los tories que quieren permanecer en la UE intensificarán la presión sobre la operación antieuropea y señalan que la salida del Reino Unido implicaría un "salto al vacío". Nick Herbert, el ex ministro de Justicia que preside la campaña del grupo Conservadores por la Reforma en Europa, ha afirmado que "las diferentes sensibilidades entre los que abogan por la salida se ven claramente. También tienen importantes diferencias políticas y, a pesar de los años que llevan defendiendo el Brexit, ni siquiera son capaces de ponerse de acuerdo sobre una alternativa a la pertenencia a la UE". 

Herbert ha venido a decir que los partidarios del Brexit no alcanzan un acuerdo ante el supuesto de que el Reino Unido siga el ejemplo de Noruega, Suiza o la llamada la "ruptura limpia". Esta opción implica que el Reino Unido rompa de golpe sus lazos con la UE y negocie un acuerdo comercial en el seno de la Organización Mundial de Comercio. Noruega tiene acceso al mercado único de la Unión, pero está obligada a pagar y no tiene potestad en la elaboración de sus normas. Por su parte, Suiza tiene un acuerdo de libre comercio con la UE pero con la exclusión de algunos de sus servicios financieros.

"Están incitando al público a tomar un gran paso hacia el vacío, apostando el éxito económico de Inglaterra a una alternativa que no pueden empezar a detallar. Si ni siquiera los partidarios del Brexit pueden resolver sus diferencias sobre el futuro, ¿por qué deberían los británicos asumir el riesgo de la salida?", ha añadido el anterior ministro.

La campaña a favor de la UE cree que están en suelo firme porque el movimiento contrario no puede precisar el acuerdo que el Reino Unido firmará con la Unión en caso de que el resultado de la votación sea la salida. Según los términos del Tratado de Lisboa, el país que abandone la UE perderá su asiento en el Consejo Europeo y deberá negociar en un periodo de dos años con dos Estados miembro designados por los 27 líderes europeos restantes.

Traducción de: Mónica Zas

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha