eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Robocop y Terminator, cada día más cerca

Un drone al que se le puede incorporar una pistola taser de descargas eléctricas que dispara cuatro electrodos a una distancia de hasta 30 metros y que provoca una "incapacitación neuromuscular" a la víctima. Así es la “teletienda” de las armas robóticas y así se anunciaba en 2011 en su web un producto fabricado por una empresa estadounidense. Los robots asesinos, armas autónomas sin control humano, no están tan lejos de la realidad.

- PUBLICIDAD -
Un soldado chino controla a distancia un avión no tripulado en la Academia de las Fuerzas Blindadas de Ingeniería del Ejército Popular de Liberación (EPL) de China en Beijing, China, julio de 2014 © Zhang Wei / AP Images

Un soldado chino controla a distancia un avión no tripulado en la Academia de las Fuerzas Blindadas de Ingeniería del Ejército Popular de Liberación (EPL) de China en Beijing, China, julio de 2014 © Zhang Wei / AP Images

A lo largo de la última década se han producido avances notables en inteligencia artificial y otras tecnologías que han hecho posible el desarrollo de armas robóticas autónomas, que una vez activadas tendrán la capacidad de seleccionar, atacar, matar y/o causar lesiones graves a personas sin que exista control humano sobre ellas. Ésta podrán ser deliberadamente diseñadas para matar y han sido denominadas como armas robóticas autónomas. Por otro lado, se están desarollando otros sistemas robóticos “con efecto no letal”, que podrían tener igualmente un potencial efecto letal. Amnistía Internacional, como organización miembro de la campaña internacional “Stop Killer Robots” (Detengamos los Robots Asesinos), pide la prohibición de armas y sistemas robóticos autónomos a través de un Tratado internacional.

Demostración de las capacidades del robot Atlas en el Instituto de Tecnología de Massachusetts, Boston © Christian Science / AP

Demostración de las capacidades del robot Atlas en el Instituto de Tecnología de Massachusetts, Boston © Christian Science / AP


Tanto las armas robóticas autónomas, como los sistemas robóticos “no letales” o  “menos  letales”, podrían transformar por completo los actuales medios bélicos, así como  las  operaciones coercitivas de aplicación de la ley. Esto genera serias preocupaciones con respecto a los Derechos Humanos, ya que podría significar una  amenaza al derecho  a la  vida y a la seguridad de  las personas, así como la vulneración de otros derechos igualmente fundamentales.

Aunque las armas robóticas autónomas no se han utilizado todavía en conflictos armados, Amnistía internacional prevé que el  uso de armas “militares” que puedan funcionar sin un control humano eficaz incumpliría el derecho internacional de los derechos humanos y el derecho internacional humanitario, ya que, entre otras cosas, violaría el principio de proporcionalidad y la obligación de distinguir adecuadamente entre objetivos civiles y militares.

En cuanto a los sistemas robóticos “menos  letales”,  se han desarrollado toda una serie de nuevas armas robóticas  diseñadas para disparar proyectiles  o esparcir  substancias  (granadas, substancias químicas con gases lacrimógenos,  balas de goma o dardos eléctricos). Estas armas pueden tener efectos letales, causar lesiones graves, y pueden ser utilizadas para violar los derechos a la libertad de expresión o de reunión pacífica.

El 14 de noviembre, la Reunión anual de la Convención sobre Armas Inhumanas decidió, tal y como pedía Amnistía Internacional, continuar en 2015 los debates sobre los sistemas robóticos autónomos. AI también ha presentado sus preocupaciones a la Comisión de Derechos Humanos y no descarta exigir al Primer Comité de la Asamblea General de la ONU, que se ocupa de temas de desarme, que aborde este tema.

El robot Boston Dynamics, financiado por Atlas, es aparte del programa DARPA Robotics Challenge © Christian Science / AP

El robot Boston Dynamics, financiado por Atlas, es aparte del programa DARPA Robotics Challenge © Christian Science / AP

Amnistía  Internacional ha pedido a todos los gobiernos que elaboren políticas nacionales que aborden los desafíos que plantean las armas robóticas autónomas y garanticen el pleno cumplimento de sus obligaciones en materia de derecho internacional de los derechos humanos y del derecho internacional humanitario; y que apoyen el establecimiento de moratorias nacionales sobre el ensayo, la producción, la transferencia, el despliegue y el empleo de robots autónomos letales, incluidas las armas consideradas “menos letales” y potencialmente letales.

Seguiremos vigilantes para que Robocop y Terminator respeten los derechos humanos. Unas creaciones de Hollywood que por lo visto tenían más de realidad que de ficción.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha