eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

La Cónsula y La Fonda vuelven a quedar atrapadas por un error administrativo

Las dos escuelas de hostelería malagueñas no podrán integrarse en el SAE porque sus consejos rectores de noviembre de 2014 no aprobaron la cesión de activos y pasivos.

La Junta de Andalucía no advirtió el problema hasta diez meses después.

- PUBLICIDAD -
La Cónsula, La Fonda y CIOMijas se manifiestan este miércoles para pedir a la Junta el pago de nóminas

Trabajadores de La Cónsula, La Fonda y CIOMijas, durante una protesta reciente

Los trabajadores de La Fonda y La Cónsula recibieron este lunes un nuevo varapalo. Al final de la tarde, la Junta de Andalucía comunicó que de momento las dos escuelas de hostelería de Málaga no podrán integrarse en el Servicio Andaluz de Empleo y culminar así el proceso en el que llevan atrapados más de un año. El problema ahora es que sus consejos rectores de noviembre de 2014, presididos por la propia administración, realizaron mal un trámite administrativo. Esto retrasará también el cobro de las nóminas que se adeudan a los trabajadores.

La Junta de Andalucía remitió el lunes por la tarde un comunicado informando de que "insta" a las escuelas de hostelería malagueñas a "cumplimentar" el proceso de integración en el SAE. Para que eso ocurra, los consejos rectores de las dos escuelas tienen que aprobar las auditorías de sus balances, así como la cesión al SAE tanto de sus bienes como de sus deudas. Los otros ocho consorcios han cumplido ya este trámite, de modo que el SAE ya los ha integrado. El proceso ha fallado con La Fonda y La Cónsula.

El obstáculo está ahora en los consejos rectores celebrados en cada escuela en noviembre de 2014. Mientras que las otras ocho escuelas aprobaron las auditorías de balances y la cesión de activos y pasivos, los consejos de La Fonda y La Cónsula no siguieron las instrucciones "explícitas". En lugar de ello, publicaron sendos anuncios en el BOJA del "proyecto global de cesión de activos y pasivos". "Esta publicación transmite a la Junta la legítima confianza en que en los Consejos Rectores se adoptaron acuerdos de disolución y cesión global", dice la nota de la Junta. Pero no fue así. Cuando se remite al SAE la documentación, casi un año después, los técnicos observan que "del contenido literal de las actas" se deduce que el acuerdo para la cesión global de activos y pasivos no se había aprobado. Y por eso, dice la Administración, todo vuelve a pararse.

Los consejos rectores de las dos escuelas estaban presididos por la entonces exviceconsejera de Educación, Montserrat Reyes, y la delegada de Educación, Patricia Alba, respectivamente. Desde enero, el proceso de liquidación ha estado dirigido por un abogado designado por la propia Junta de Andalucía. Estas explicaciones de la Consejería de Empleo, que asumió en mayo las competencias sobre las escuelas consorcio, no dejan en buen lugar a los anteriores responsables de la Consejería de Educación. El comunicado empieza asegurando que "desde que la Consejería de Empleo, Empresa y Comercio asumió las competencias (…) se ha realizado un trabajo constante, riguroso y rápido".

"Increíble y surrealista"

Los trabajadores de las dos escuelas y del CIO Mijas creen que es "inaudito, increíble y surrealista" que las dos escuelas, actualmente abiertas, "no puedan seguir formando". "Que si un acta, que si un encabezado... ¿Quién está realmente detrás de todo esto? Porque la impresión que dan es que realmente nos están azotando por pedir nuestros derechos". Como los dos últimos miércoles, protestarán el miércoles de esta semana ante la Junta de Andalucía.

José Sánchez Maldonado, consejero de Empleo, ya había advertido el jueves de que La Cónsula y La Fonda quedaban fuera de la inmediata integración en el SAE. Dijo también que el procedimiento era "muy complejo" y que su Consejería había asumido las competencias "recientemente".  El proceso se inició en octubre de 2014 con un decreto que preveía la disolución de los consorcios, en los que hasta entonces participaban los ayuntamientos, y su paso a la agencia APAEF. Pasaron once meses, y en septiembre de este año se decidió que el ente que integraría a los antiguos consorcios y sus trabajadores sería el SAE y no APAEF. Los trabajadores de algunos consorcios acumulaban hasta 20 nóminas impagadas, que en el caso de La Cónsula y La Fonda son cinco y siete. Estos últimos  se han manifestado los dos últimos miércoles para exigir el cobro de sus salarios.

En octubre se aprobó una transferencia de créditos para abordar el proceso, que parecía desatascarse. Las escuelas de hostelería en Cádiz, joyería en Córdoba, madera en Encinas Reales (Córdoba), artesanía, restauración y rehabilitación de Patrimonio Histórico, Artístico y Cultural en Granada, hostelería en Islantilla (Lepe, Huelva), artesanos en Gelves (Sevilla), mármol (Almería) y hostelería de La Laguna (Jaén) ya ven el final del camino, y sus trabajadores están siendo dados de alta en la Seguridad Social, según la Junta de Andalucía. Entre tanto, La Cónsula y La Fonda vuelven a enredarse en una maraña que tiene un nuevo nudo a cada paso.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha