eldiario.es

Menú

"Antes demócratas que socialistas"

Rodríguez de La Borbolla, Susana Díaz y Pedro Sánchez

No hay rincón en el Parlamento andaluz donde no se hable de Cataluña. En corrillos, entre los diputados, en el pleno. Nada anormal porque es lo mismo que está ocurriendo en el resto del país en todos los ámbitos. Pero el debate en Andalucía está atravesado además por las diferencias internas en el PSOE y el cuestionamiento permanente del secretario general, Pedro Sánchez. De la boca de la presidenta de la Junta y secretaria general de los socialistas andaluces no saldrá públicamente ningún reproche (por ahora), aunque los suyos aplauden a rabiar las declaraciones de Alfonso Guerra en Onda Cero defendiendo la aplicación del artículo 116 de la Constitución española que regula los estados de alarma, excepción y de sitio; y la carta que este jueves han hecho pública ex responsables políticos socialistas dirigida a Sánchez. Una carta que es una enmienda a la totalidad a la posición de la ejecutiva federal.

"¿Se guarda y se hace guardar la Constitución poniéndose de perfil?" "¿Diálogo, ahora, con quién?  ¿Con los responsables de poner a los españoles al borde del precipicio?". "Nunca ha servido para nada el diálogo bajo chantaje, a menos que lo único que se quiera sea salvar el pellejo y, a la vez, perder la propia dignidad", afirman. Tampoco entienden ni comparten la iniciativa para reprobar a la vicepresidenta del Gobierno,  Soraya Sáenz de Santamaría, "con la excusa de la presunta violencia policial".  Y terminan instando a Sánchez a tomar "las decisiones precisas para colaborar en la restauración del Orden Constitucional". No tienen duda de que el Govern de la Generalitat ha puesto en marcha un golpe de Estado.

La carta la firman 18 ex responsables públicos socialistas, entre ellos cinco andaluces. Los pomotores de la iniciativa han sido el ex presidente andaluz José Rodríguez de la Borbolla y el ex presidente de la Comunidad de Madrid Joaquín Leguina. Ambos, con la ayuda del ex presidente del Senado, Juan José Laborda, redactaron la misiva en Sevilla, donde el madrileño presentó el pasado miércoles su libro "Os salvaré la vida".

Seguir leyendo »

Cataluña, la soberanía del error

La marca España se desvanecía esta semana en las primeras planas del escalofrío. Y lo prometido era duda en la marca catalana. Como ya nadie lee a Ortega, ningún constitucionalista al uso sabrá citarle: "No es eso, no es eso". Ni el diputado soberanista Lluis Llach sabría repetir su propio estribillo: "No ès aixó, Companys, no ès aixó". Todos, tirios y troyanos, creen que la soberanía de Cataluña es suya, pero nadie parece dispuesto a asumir la soberanía del error que, a la postre, resulta sumamente compartida.

Flashback de los últimos años, entre Españas que nos roban y a por ellos, esteladas y rojigualdas constitucionales o del aguilucho, la palabra nación en un preámbulo del Estatut y el Constitucional arrasando con el voto del Parlament y el de todo un pueblo; el derecho a decidir frente al derecho al derecho, Romeva inaugurando embajadas catalanas en medio mundo mientras el Gobierno del plasma se sonreía en los mentideros afines y no movía un dedo, no sólo para dialogar sino para que el relato del Estado no estuviera desaparecido en combate frente al imaginario del Govern, una utopía sostenible, pero utopía al fin, que logró prender a mansalva entre una gente que necesitaba sueños razonables en una crisis irracional.

¿Es Mariano Rajoy un ventrílocuo del Rey o es el Rey el ventrílocuo de Mariano Rajoy? Para una vez que Su Majestad habla por la tele sin polvorones de por medio, podría haberse estirado algo más con su discurso y sugerir la posibilidad de una terapia familiar antes de que los hechos consumados de unos y de otros terminen por quitarnos la custodia compartida del futuro. ¿A dónde lleva la hoja de ruta de Puigdemont y los suyos, que no sea el abismo y la incertidumbre? Ninguno de ellos parece haber estudiado ingeniería y en vez de construir puentes, los dinamitan cada vez que abren la boca. La nota de corte para licenciarse como mediadores va a estar alta en la próxima selectividad. Ni siquiera los defensores del pueblo de toda España han logrado ponerse de acuerdo para publicar un comunicado conjunto. Y, al parecer, su disputa giraba en torno a la palabra diálogo.

Seguir leyendo »

A mí me pasa

Imágenes de una concentración en Barcelona en 2013 por una Cataluña dentro de España, con doble bandera

Apago la radio y me descubro regresando mentalmente a mi escena favorita de la maravillosa  La Buena Estrella, dirigida por Ricardo Franco. Un inusual triángulo amoroso entre Maribel Verdú, Antonio Resines y Jordi Mollá que se ve amenazado por el clásico ultimátum: o él o yo, exige el personaje de Resines. "Yo os quiero a los dos", empieza a responder ella, pero la interrumpe: "Eso es imposible, Marina. O le quieres a él o me quieres a mí". Ella se detiene, con mirada desconcertada, y pregunta: "¿Por qué es imposible? A mí me pasa".

Estos días, me pasan muchas cosas a la vez. Me pasa que estoy cansada de hablar de Cataluña, pero de la mañana a la noche no dejo de hablar de Cataluña. Que me propongo muchas mañanas darme un descanso, y al final del día me descubro como siempre devorando digitales, tertulias, tuits. Incluso me prometí no escribir de Cataluña, y aquí estamos.

Veo imágenes de padres y abuelos y niños en medio de un tumulto de golpes y arrastradas y se me saltan las lágrimas. Y al día siguiente las caceroladas, insultos, y escupitajos a los policías, las presiones a sus hijos en la escuela, me dan ganas de gritar. Las pancartas, los telediarios, las redes, arden entre fascistas y nazis, entre los "a por ellos" y los botiflers. Demasiados días con un nudo en el estómago.

Seguir leyendo »

Sin banderas arrojadizas

Concentración el sábado en la Plaza de Cibeles, Madrid, que terminó con el 'Cara al Sol'.

El 1-O ha sido tan grave y triste como, sin querer creerlo, veíamos venir. Publiqué hace semanas que el referéndum no cumplía las garantías democráticas y ahora seguiría viendo ilegítima una declaración unilateral de independencia. Incluso pese a la violencia policial y represión del Estado que condeno enérgica. Con espíritu constructivo veo útil:

En otoño han florecido banderas Rojigualdas en las ventanas. Manifestación de libre expresión, se argumenta. Pero coincide con mensajes de concejales justificando la dictadura, proclamas de “¡España! ¡Una! ¡Grande! ¡Libre” en actos públicos con representación municipal, concentraciones en plazas de Madrid o Sevilla, no sólo con banderas, sino brazos en alto y cánticos del Cara al Sol

Días atrás estaba con una amiga cuando su hija de 10 años vino y preguntó: “¿Nosotros no amamos a España?” Según nos contó, otra niña le había hablado de la bandera de su familia y la chiquilla, avergonzada, le contestó que ellos fueron “al chino pero estaban muy caras”. Entonces mi amiga, tan triste como yo, respondió: “Al contrario, mi amor, no ponemos banderas porque amamos tanto al país que no queremos alimentar la tensión”.

Seguir leyendo »

La Fundación Madariaga inaugura una exposición apelando a “España, una, grande y libre” 

La vicepresidenta de la Fundación, Ángela Madariaga, entre el comisario Eduardo D'Acosta y la Directora general de Cultura, Isabel Ojeda.jpg

El pasado jueves 28, en la Fundación Valentín de Madariaga, varios centenares de fotógrafos - 300 según el comisario y 150 según el director de la entidad- asistían a la inauguración de la exposición " South street photographers", con imágenes de 25 artistas andaluces . Presidía el acto la vicepresidenta del patronato, Ángela Madariaga, flanqueada por la Directora general de Cultura del Ayuntamiento de Sevilla, Isabel Ojeda y el comisario de la muestra Eduardo D’Acosta. Fue Madariaga quien tomó primero la palabra y, tras dar la bienvenida, anunció: 

“Voy a hablar alto y claro. Y a quien no le guste ahí tiene la puerta. Yo no diría que esta es una exposición de 25 fotógrafos andaluces, sino españoles. Porque España es una unidad indivisible”. Entre tres y cinco personas se giraron para salir. Aún a tiempo de oír palabras finales enfáticas: “España, una, grande y libre”, conocido lema franquista.

La declaración de Angela Madariaga ha sido confirmada a eldiario.es por tres de los fotógrafos asistentes, Alejandro Antona y José Antonio Flores -dos de los que salieron- y Jesús León, la directora general Isabel Ojeda -“Sí se lo oí decir”-, el comisario Eduardo D’Acosta -“Acabó como Franco”. La coordinadora de Cultura de la Fundación, Ana Medina, por su parte, asegura no haberlo oído, al estar en el patio “aunque oí a dos o tres salir indignados y pensé: ya verás se va a liar, pero luego en redes sociales todo han sido comentarios positivos de la exposición, lo que me alegra porque se ha entendido que es su opinión y no de la Fundación que no tiene opinión política”. 

Seguir leyendo »

Vergüenza y desgarro

35 Comentarios

Cómo hemos llegado a esto, a este desgarro civil, a esta frustración democrática. La respuesta de Belmonte es inapelable: degenerando. No hay talento, no hay sesera en nuestros políticos. Uno podría decir que sí que la hay, que los unos y los otros tienen un plan, su plan, su mejora electoral, pero no puede ser, son simplemente unos indecentes, unos inútiles y cobardes.

No hay estatura política, ni en los de hoy ni en los que se consideran propietarios de la Transición, escondidos en sus cómodas posiciones privilegiadas y comilonas capitalinas, quién sabe si hoy en la gusanera de Miami. Son políticos mediocres para este pueblo atrasado; en Escocia, Québec o en cualquier otro rincón del orbe civilizado serían corridos a escobazos .

Para qué han servido estos últimos cuarenta años, cómo hemos llegado hasta aquí entre golpes televisados, palos, coces, cargas. Imágenes de brutalidad  policial o de ira contra ellos a pedrada limpia. Con razón no te quieren, vecino Machado. Cuantas décadas para que en los despachos y en las tabernas la moneda corriente sea el insulto y la barbarie, se canten himnos fascistas y recurramos a la performance  televisada para que otros nos vean, se avergüencen y quizá nos ayuden a resolver lo que por nosotros mismos no somos capaces. Unas nuevas brigadas internacionales de aire fresco democrático que aquí no acaba de insuflar nuestros pulmones.

Seguir leyendo »

Yo digo sí a la independencia

Imagen: Indinur

A mí me gustaría ser independiente de la gente que cuando estás contando un chiste te interrumpe para preguntarte algo y ya te corta el clímax. Declaro la independencia unilateral de los que cuando está pagando cada uno una ronda y les toca a ellos dicen "Ofú, yo ya estoy cansado, me voy para casa". No quiero estar en la misma unidad nacional que los que aparcan entre dos líneas ni por supuesto de los que cuando estamos muchos esperando para una mesa y ya han pagado siguen estirando la conversación. Habla dando un paseíto, miarma, que me muero de hambre.

No me hace falta organizar un referéndum; no quiero estar con los que tienen la coletilla de "como digo yo" y sueltan luego un chapón, ni con los que dan largas para que te cambies de carril, ni de los que se graban acostándose con alguien y se lo enseñan a sus amigos, ni con los que ponen garrafón. 

Para mí es clave la independencia de los madrugones, de las pizzas congeladas, de que al buzón solo lleguen ya cartas de bancos y facturas, del "ya no me queda" cuando pides algo en un bar, de que cobren el pan o las aceitunas, (de las resacas no lo tengo claro porque es verdad que nivelan) de la televisión que grita y de las mentiras siempre que no sean para hacer reír. 

Seguir leyendo »

Y dos huevos duros

Rajoy y Puigdemont

Cuando el riesgo de fanatismo se hace tan evidente, cuando la amenaza está en el aire y todos podemos sucumbir a él, hay un librito al que vuelvo y vuelvo para intentar inmunizarme un poco. Se titula Contra el fanatismo y la firma el escritor israelí Amos Oz. Oz se declara casi experto en la materia y desgrana posibles antídotos: el humor, el conocimiento, la literatura, la imaginación. Y recuerda a Shakespeare, resumiendo su espíritu con un: "todo extremismo que no se compromete a llegar a un acuerdo acaba, tarde o temprano, en comedia o en tragedia".

Allí, al fondo, caminamos al filo de la tragedia. De dramático raya lo cómico. Porque parece un espectáculo tan clásico, tan de comedia de los setenta, que estoy esperando a ver aparecer a Alfredo Landa soltando aquello de "a que no hay huevos".  Porque parece que una parte del problema al que nos enfrentamos se resume en la poco épica frase del "no hay huevos".

Es un envite que da alas a comentarios fuera de lugar, a frases salidas de tono, a pedir "hostias como panes", a gritar "a por ellos", a admitir que la manipulación democrática es permisible porque el fin justifica los medios, a mentir. A alimentar la catalanofobia o la hispanofobia, esa "excusa para ganar votos y tapar vergüenzas a uno y otro lado", como explica Carlos Hernández. Incluso a  sugerir que se suspendan derechos fundamentales con cierta ligereza. Son buenos tiempos para enemigos.

Seguir leyendo »

Noticias de 'Andaluña'

El encaje de Cataluña en España siempre ha tenido un fuerte eco en Andalucía, hasta el punto de generar una especie de subgénero político sobre el que giran las iniciativas de los grupos parlamentarios andaluces. A veces el subgénero se convierte en una patología política, con el único objetivo no confesado de obtener votos a cuenta de lo que ocurre a mil kilómetros de distancia. Andalucía, en ocasiones, es 'Andaluña', como este jueves, donde la patología se dio una vuelta por el Callejón del Gato, originando uno de los debates más absurdos y  esperpénticos que se recuerdan en la Cámara autonómica.

Ciudadanos, un partido nacido en Barcelona, planteó este jueves en el Parlamento de Andalucía una iniciativa de apoyo al Gobierno central y al Estado de Derecho en defensa de la legalidad democrática en Cataluña y en contra de la celebración del referéndum del próximo domingo como ha hecho en otras asambleas y ayuntamientos.

La misma proposición no de ley fue rechazada hace dos semanas por el Congresos de los Diputados. El PSOE intentó sin éxito que el partido de Albert Rivera aceptara una enmienda en la que se apostaba por el diálogo y el grupo socialista acabó votando en contra. Tres diputados andaluces se abstuvieron, según ellos por error, aunque es difícil creer que un experto constitucionalista (Gregorio Cámara) y dos veteranos parlamentarios (Antonio Pradas y Juan José Díaz Trillo) no entendieran bien la directriz que, en el último momento, ordenó el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez.

Seguir leyendo »

Qué hacer con tanta rabia e impotencia

Nubes en pleno vuelo

De esto que llega el día y no quieres escribir. No quieres escribir porque ya está todo dicho, porque hay una saturación de mensajes, porque sientes en tu nuca una especie de caza según lo que digas, porque tus mismos sentimientos se convierten en una carrera de obstáculos, y porque de lo único que tienes ganas es de dar un golpe en la mesa donde soltar parte de la carga.

Siento rabia e impotencia de tener que dar explicaciones de forma continua por trabajar donde trabajo, por vivir donde vivo, por nacer donde he nacido, por lo que escribo, digo y pienso y, también, por ser mujer.

Rabia e impotencia por escuchar tanto espíritu de superioridad, de responder preguntas estúpidas por trabajar solo en Barcelona, y responder otra tanda de preguntas estúpidas por ser de Andalucía. Rabia e impotencia de quienes miran por encima del hombro, de creerse el centro del mundo, de escuchar todavía "con Franco se vivía mejor", de problemas políticos que terminan en un ataque a derechos civiles, de detenciones, registros y desfiles de poder, y de callar muchas veces, dentro de las familias y amigos, por tal de no provocar un mal mayor.

Seguir leyendo »