eldiario.es

Menú

Todas las muertes de Ilham y Souad

Una mujer carga un fardo en el polígono de El Tarajal

Ilham y Souad no han muerto en un accidente. No han sido víctimas de la fatalidad. Las dos porteadoras marroquíes que han perdido la vida esta semana en el paso del Tarajal, en Ceuta, no han tenido un golpe de mala suerte. Nadie que conozca un poco ese lugar puede pensarlo. Nadie que haya visto la indignidad de una frontera que convierte a estas trabajadoras, apodadas "mulas", en eso, en simple ganado.

Durante mis años en Marruecos pasé decenas de veces por allí y no se me borra la imagen insoportable de estas mujeres dobladas por el peso de los fardos de mercancías que transportan. Verlas moverse en masa, empujadas, agredidas, humilladas, por la policía de uno y otro lado. Sometidas a interminables esperas al sol, bajo la lluvia o expuestas al frío. Sin agua, sin baños, sin ningún tipo de servicio. Recuerdo preguntarle a mi madre, mientras esperábamos en el coche a que se abriera la barrera, por qué eran tan estrechos esos pasillos de metal y alambre por donde tenían que desfilar apretujadamente. Qué hacían mujeres tan mayores con cargas tan pesadas. Por qué nadie las ayudaba.

Han pasado más de 30 años de aquello y nada, o casi nada, ha cambiado en el Tarajal. "Las porteadoras son como ratas, sólo entienden el palo", le dijo un policía nacional a los miembros de la Asociación Pro Derechos Humanos que visitaron la frontera hace un par de años. En realidad, si algo sobrecoge de esta tragedia es que no ha sorprendido a nadie. El año pasado, otras cuatro mujeres fallecieron en circunstancias similares, pisoteadas bajo una avalancha de porteadoras, apuradas por atravesar cuanto antes la aduana y así ganar tiempo para hacer un viaje más. Para la mayoría de ellas, los 15-30 euros al día que reciben son el único ingreso de sus familias. Es eso o limpiar casas en Ceuta. Otras dos fallecieron unos años antes, en 2009, esta vez en el polígono industrial ceutí al que acuden a recoger la mercancía que acarrean con destino a Marruecos. Y las ONG sospechan de más muertes sin registrar.

Seguir leyendo »

El nefasto legado "legal" de Rato

El pasado martes 9 de enero, Rodrigo Rato abrió el turno de comparecencias en la Comisión del congreso de los diputados encargada de investigar la crisis financiera, el rescate bancario y la quiebra de las cajas de ahorros, con el fin de dilucidar las responsabilidades y el papel jugado por los gobiernos de Aznar y Rodríguez Zapatero en la gestación,  eclosión y gestión política de la crisis económica.

El protagonismo de Rodrigo Rato en la crisis económica se divide entre su etapa de vicepresidente económico de los gobiernos de Aznar (1996 y 2004); la de director gerente del FMI, justo los años que precedieron el estallido de la crisis (2004-2007); y la de presidente de Bankia, entidad que representa como ninguna el expolio que se ha hecho de las cajas de ahorro en este país y que se convirtió en el principal exponente del rescate financiero.

Rodrigo Rato tiene procesos penales abiertos que abarcan los tres periodos. Aunque los referentes a su etapa de ministro no lo sean en relación a su gestión política, sino a un presunto blanqueo de dinero.

Seguir leyendo »

Tabarnia del Sur

Comienza el año del señor (Rajoy) de 2018 y lo hace como terminó el anterior, a trompicones y de muy mala manera. Tanto, que como deseo propio y también extensible a ustedes, espero, virgencita, virgencita, que nos quedemos como estamos. Ya sé que es mucho pedir, que cualquier situación mala siempre es susceptible de empeorar y más si sigue haciendo frío y Zoido continúa en el Ministerio del Interior. (Inciso: ya me he comprado parte del kit de supervivencia invernal, no sin antes haber cambiado el seílla por un semirremolque).

Así que con este pesimismo que ya es inherente, sólo voy a hacerme dos propósitos para el presente ejercicio. El primero, siguiendo las directrices de la Junta de Andalucía (qué sería de nosotros sin Ella), será ponerme a dieta, que tras los excesos navideños he cogido el mismo perfil que los aguerridos legionarios, que más que novios ya parecen los suegros de la Muerte.

El segundo propósito será no tomarme en serio ni un minuto más el asunto catalán, sobre todo porque ya va adquiriendo hechuras de sainete con estrambote. Y peor que se pondrá, que el Procès, como el frío, es más crudo cuando pones al frente del orden público al antedicho Zoido. Para este fin de hacer risas con la independencia viene al pelo el invento de un ocurrente catalán que ha creado Tabarnia, un nuevo país que incluiría parte de las provincias de Tarragona y Barcelona donde han ganado los españolazos y que si las cosas se ponen feas, bien podrían pedir la independencia al grito de ¡Catalunya ens roba!

Seguir leyendo »

Usted tiene cara de culpable

El director de la DGT

Envidio, qué quieren que les diga, esos países en donde los ministros dimiten porque alguien descubre que copiaron en un examen cuando eran galopines. O porque, en las calles clandestinas de Bangkok, falsificaron un título de perito mercantil. O porque, simplemente, un día mintieron en la letra pequeña de sus discursos.

En la eterna Sansueña de Luis Cernuda, en cambio, cada vez que vamos con quejas al maestro armero, este se encoje de hombros y nos escupe la culpa de lo que sea con su arrogante dedo acusador. Usted puede ser el culpable, nos están diciendo a diario: culpables de la crisis, por vivir por encima de nuestras posibilidades; culpables por creernos las patrañas de los programas electorales e inocentes ellos aunque pongan el engaño de su parte; culpables de no acostumbrarnos al sueldo raquítico que mengua a medida de cada reforma laboral, a la ley de la mordaza, o a que la Banca nos desahucie y no podamos en cambio desahuciarla a ella, como un cuarto poder, real e impune, que se le escapó a Montesquieu en su célebre división de funciones.

Esta semana, hemos asistido a la apoteosis del a mí plim, a través de un puñado de ejemplos tan rotundos que constituirían una catarata de escándalos si no estuviéramos dolorosamente acostumbrados a su frecuencia.

Seguir leyendo »

Llanto por Diana Quer pero olvido de Mohamed Bouderbala y el menor Soufian

Propaganda islamófoba en una farola de la sevillana calle Pedro Salinas.

Anne Igartiburu brillaba cual espumillón junto al Ramón García de rancia capa antes de las campanadas cuando su rostro se nubló. El plano se acercó, vi humedecerse sus ojos y casi esperé que hablara de los ahogados del Mediterráneo, de Mohamed Bouderbala ahorcado en la cárcel de Archidona donde el Ministerio de Zoido encierra ilegalmente a 500 migrantes, del menor Soufian muerto en el centro de acogida de Melilla tras perder un pie bajo un camión, de la activista Helena Maleno criminalizada... Una milésima de esperanza de Fin de Año antes de oír "Diana Quer" y avergonzarme del recurso a la visceralidad contra el criminal-monstruo.

Tras usar la desaparición de la joven, tras extender las peores sospechas sobre su familia para lograr audiencia y con ello dinero, ahora de guinda, lágrimas en las campanadas. Es fácil apuntar con el dedo al animal, detenido al fin tras intentar  reincidir. Y es eficaz: alimenta el miedo social y genera un alivio compartido entre quienes somos normales justo antes de brindar por el nuevo año con champán.

Si la presentadora usara tal minuto de oro, ante millones de espectadores, en un directo imposible de cortar, para apuntar al éxodo de guerra-terrorismo-pobreza, a la desigualdad sistémica del capitalismo por la que hasta en el primer mundo crecen los excluidos, ¡o al uso propagandístico de RTVE por el PP! no sería llorar por llorar sino para dejar de lamentarse. Ahora bien, no es un mal individual sino colectivo que las muertes de migrantes resulten más indiferentes que las de crímenes de sucesos, accidentes de tráfico, ataques terroristas o los asesinatos machistas que, al fin, parece que importen socialmente.

Seguir leyendo »

Los minutos de la basura en un Estado delirante

26 Comentarios

No hace falta que lo explique para los aficionados al básquet. Para los demás, se trata de esos minutos de un partido que no valen para nada y en donde ya, o no se juega nada o te van metiendo un marcador irremediable. Ante la evidencia, saltan los suplentes, lesionados, transferibles, los que buscan estadísticas... Pero, al final, a otra cosa mariposa. Como el que se ha ido a Manhattan.

Esa sensación tengo, minutos de la basura, fin de la Transición, con un gobierno que se desmorona y con él, una idea de Estado. Puede que no nos estemos dando cuenta, puede que no lo admitan los protagonistas, puede que solo sea un sueño. Pero eso pienso.

Empieza el curso, buenos propósitos, el Gobierno también. Pero este Gobierno puede andárselas de dos maneras: una, con sentido de Estado; otra, con su propio sentido, es decir, el del PP.

Seguir leyendo »

Quo vadis, Zoido?

23 Comentarios

Quo vadis, Zoido? ¿Dónde va, señor ministro? ¿Sale de Roma huyendo como San Pedro de las persecuciones de emperador Nerón? ¿Dónde está? ¿En Sevilla, en Madrid? Desde luego, no en Archidona donde centenares de inmigrantes llevan semanas en una situación, califiquémosla siendo generosos, de irregular. Pero ellos no votan. Y no es preciso mirar hacía allí. Ni una visita, ni una palabra sobre el tema en Navidad. Ni un tuit. Ya lo dijo usted: "Están mejor que en los CIE".

La semana pasada, una persona fue encontrada en su celda de la cárcel CIE de Archidona ahorcada. Ni una visita ni una palabra ni un tuit. Esta semana, el Ministerio del Interior trasladó a eldiario.es/andalucia que no informa sobre Archidona, porque para eso está la policía. Y, cómodamente, como si la policía no dependiense de Interior, descargan la responsabilidad de la opacidad sobre el cuerpo nacional. Como si la decisión del  traslado de emergencia a la cárcel de Archidona de 500 migrantes llegados a las costas de Murcia y Almería (puesto en duda por un juzgado de Vera) no fuera una decisión del Ministerio. Y, por supuesto, de su máximo responsable.

Dónde va señor ministro cuando en unas dependencias de emergencia, bajo su responsabilidad, se ha producido una muerte. Cuando la sombra de la sospecha sobre el trato recibido recae sobre las fuerzas de seguridad a sus ordenes. Dónde está para explicar por qué ha enviado a  los antidisturbios a un centro con personas que nunca tendrían que haber sido encerradas, que no han sido juzgados ni condenados, que están en una prisión preventiva sólo por llegar hasta aquí, cuando hasta los funcionarios de prisiones se asombran de la medida.

Seguir leyendo »

Carrozas y "karrozas"

28 Comentarios

Cartel de la carroza de la diversidad de la cabalgata de Reyes de Vallecas

Estoy de acuerdo, deberían limitar que vayan carrozas en la cabalgata de Reyes de Vallecas, pero no me refiero a los escenarios móviles donde se representa parte de la realidad y de los sueños, sino a esas "personas antiguas" a las que se refiere el diccionario. Esos "carrozas" que no forman parte de la actualidad ni de la tradición, y que siempre han ido a destiempo con el momento.

Y es que hay personas que se quedaron en la M-50 de la historia sin atreverse a avanzar hacia el centro de los días, y aún andan dando vueltas a la realidad de un tiempo y de una sociedad que avanza de manera decidida, mientras ellos contemplan el paisaje desde la distancia que supone su inmovilismo y la consideración de que todo lo que no sea hacer las cosas como ellos piensas, es atacar sus ideas, sus valores y sus creencias.

El argumento de la tradición sólo sirve para esconder su inmovilismo, pues no hay tradición sin evolución y ni adaptación a los nuevos tiempos, aunque esta sea lenta, sólo basta echar la vista atrás para comprobarlo. Deberían saberlo quienes utilizan el argumento del respeto a la religión católica, pues su origen parte precisamente de la actitud crítica de Jesús a la tradición.

Seguir leyendo »

¿Dónde está la precariedad laboral?

Empleada del servicio de limpieza de habitaciones en un hotel

Anoche, tomando cervezas en un bar, un camarero me reconoció. Había sido alumno mío hacía unos años en la licenciatura de dirección y administración de empresas. Siempre me da alegría ver a un antiguo alumno, pero reconozco que me entró una cierta angustia al ver que estaba trabajando de camarero diez años después de haberse licenciado. No es que la profesión de camarero no me parezca digna, simplemente no concuerda con su formación, ni posiblemente con las expectativas que él o sus padres tenían cuando estudiaba la carrera.

Sin embargo, cuando me puse a hablar con él me di cuenta de que al terminar la carrera había seguido los pasos de la mayoría de sus compañeros. Había entrado a trabajar en una entidad financiera, y luego en otra… y luego, no había podido más. Me contaba que los horarios, el trato y el salario eran peores que en su actual puesto de camarero.

A raíz de su confesión, un amigo contó que el otro día yendo al aeropuerto la conductora del autobús era una antigua alumna suya que contaba exactamente la misma historia. Que había entrado a trabajar en un banco, pero que no lo había aguantado y que sus condiciones de trabajo en la empresa municipal de transportes de Sevilla le parecían mucho más dignas.

Seguir leyendo »

365 días...

Mary Poppins

Hace unos días, tropecé en Internet con un vídeo de Mary Poppins. Y de golpe, me vi con cuatro años junto a mis dos hermanas, en Navidades, tiradas en la alfombra gris del salón mientras veíamos la película en el televisor.

Aunque por entonces sabía que mi vida no era la de la clase social de aquellos niños, era inevitable no desear algunas cosas. Recordaba la envidia que me producía Mary Poppins porque los pájaros se posaban en su dedo cuando yo, por más que lo intentaba con mi canaria, me resultaba imposible. También recuperé de la memoria cuando mi hermana Eva y yo pensábamos si nuestros jarabes serían de diferentes colores. Cuando intentaba chasquear los dedos para ordenar la habitación por arte de magia (no, nunca lo conseguí), decir del tirón "supercalifragilisticoespialidoso" o sentarme en el pasamanos de una escalera para que me ascendiera de planta. Aún no había descubierto que aquel banquero me daba las primeras lecciones del capital que luego padecería. O esa mujer sufragista que, sin yo ser consciente, me haría cantar mi primera canción feminista.

Y me quedé un rato pensando en aquella niña de la alfombra. Que era yo, pero que ya no era la misma. Y, después de todos estos años, concluí que sin apenas quererlo hemos tenido la necesidad de incluir algo de fantasía en nuestras vidas, como en la película, hasta en el momento más oscuro, para sobrevivir. Pensé en la cantidad de historietas de ficción pura que tantas personas hemos inventado en este tiempo, para que la verdad fuese menos dolorosa. Las mentirijillas de las madres a sus hijos para hacerles creer que su bocata de mortadela era lo mejor, o que los Reyes Magos a veces se olvidan de pasar por casa porque otros niños lo necesitan más. O aquellas que contamos a nuestros padres cuando enferman para hacerles sentir que no es tan grave como realmente es, o inventarnos una realidad diferente cuando no hay trabajo para que no sufran.

Seguir leyendo »