eldiario.es

Focos

Ángela Cañal

Periodista. Durante más de una década trabajó como redactora y jefa de la sección de política y actualidad andaluza en varios medios de comunicación (Europa Press, El Correo de Andalucía). Hace unos años dio el salto a la comunicación institucional, primero en la Junta de Andalucía y después en el Gobierno. Ahora, de vuelta al Sur, ejerzo como consultora de comunicación. "Lo que más me gusta de lo que hago es que sigo aprendiendo". Es autora del blog Cartas Marcadas.

Caso cerrado, caso abierto

¿Han obtenido justicia las tres mujeres víctimas de abusos sexuales sistemáticos a manos del ex decano de la Facultad de Educación?  La sentencia conocida esta semana, casi siete años de cárcel, debería hacernos pensar que sí.  La decisión de la Universidad de Sevilla de suspenderlo cautelarmente de sus funciones una vez conocido el fallo, se supone que también. Pero no. Qué va. Ni mucho menos. Los detalles que vamos conociendo del caso, desde que empezaron a cometerse los abusos hasta hoy, más de una década después, provocan más dudas, estremecimientos y rabia. Mucha rabia.

¿Han hecho el juez, la Universidad, la Facultad, todo lo que podían para proteger a estas mujeres durante este tiempo? Muchos elementos apuntan a que no. No del todo, al menos. Pero la opción contraria, que todo fue correcto, es si cabe más dolorosa.

Seguir leyendo »

Donde más duele

Para muchos, el esperado mitin de Susana Díaz y José Luis Rodríguez Zapatero de este viernes en Jaén  tiene el morbo de ser el (penúltimo) pistoletazo de salida en la carrera por el poder en el PSOE. Frente a los eventos bastante descafeinados de  Pedro Sánchez en Valencia y Asturias, y la relativamente modesta demostración de los críticos ayer en Sevilla, el partido ha preparado en esta ocasión un baño de militancia. El eslógan: los diez años de la aprobación de la Ley de Dependencia, un hito histórico que sirve también a la presidenta andaluza para retomar la iniciativa en un terreno, el de las políticas sociales, que seguramente nunca habría imaginado que pudiera convertirse en uno de sus flancos débiles.

Estas últimas semanas, con las   multitudinarias protestas  sanitarias en varias provincias y los desalentadores resultados del  informe PISA, se ha puesto de manifiesto que el escenario de la batalla política en estos nuevos tiempos está cambiando: del paro y la corrupción a las críticas por la situación de la sanidad y la educación públicas, verdaderas "joyas de la corona" como las ha definido Díaz en numerosas ocasiones.

Seguir leyendo »

En qué se equivoca Pablo Iglesias

Hace unos meses, una amiga me expresaba su desacuerdo sobre una columna que escribí con motivo del 25-N, en la que defendía entre otras cosas la importancia de contar con más referentes sociales de mujeres fuertes y poderosas. Mencionaba alguno de mis personajes favoritos del cine y la televisión, como la protagonista de 'Los Juegos del Hambre', la jefa de prensa en la magnífica serie 'El Ala Oeste de la Casa Blanca' o la cómica Amy Schumer, y cerraba con esta frase: "Hacen falta más Susanas, más Hillarys, incluso más Angelas Merkel".

Mi amiga, votante de Podemos, me afeaba esta selección y venía a coincidir básicamente con lo que le acabamos de escuchar a Pablo Iglesias y que ha generado cierta polémica:  "De nada sirve poner como portavoces a mujeres si éstas no están feminizadas", ha dicho el líder de Podemos. Es decir, de nada sirve poner a mujeres en puestos de poder si van a gobernar como ya lo hacen los hombres.

Seguir leyendo »

Seis consejos que Hillary le daría a Susana Díaz

Si Pedro Sánchez se echa este fin de semana a la carretera, Susana Díaz parece haber decidido ya subirse al tren. Hay pocas dudas ya, aunque no lo haya confirmado aún, de que la presidenta andaluza está en el camino de conquistar la secretaría general del PSOE. Este fin de semana, con el estreno de la  road movie de relanzamiento de Sánchez, será el momento de visualizar la fuerza real de cada contendiente. Se verá si, como dicen muchos, el ex líder socialista está acabado antes de arrancar el motor, aunque aún no se haya dado cuenta. Sobre el mapa, no habría más competidores. Nadie que (aparentemente) pueda ser un obstáculo serio en la estrategia de Díaz, que ejerce ya estos días como líder de facto del partido.

Sin embargo, si algo nos han enseñado los recientes acontecimientos en el mundo, es que conviene no dar nada por sentado. En este último año, todo lo que nunca en la vida iba a pasar, ha pasado. El Brexit que jamás saldría, salió. El referéndum en Colombia que todos daban por ganado, perdió. Y el payaso que ni en mil años sería presidente de EEUU estará desde el próximo enero aposentado en la Casa Blanca. "Qué hostia, qué hostia", debe estar pensando Hillary Clinton en homenaje a Rita Barberá.

Seguir leyendo »

Siente un andaluz a la mesa (del Consejo de Ministros)

Durante estos casi 40 años de democracia española, una treintena de los casi 200 políticos que se han sentado en un Consejo de Ministros del Gobierno de España habían nacido en Andalucía o tenían una fuerte vinculación con esta comunidad. Los últimos, los cuatro recién nombrados por Mariano Rajoy: Fátima Báñez (Empleo), Cristóbal Montoro (Hacienda), Juan Ignacio Zoido (Interior) y Alfonso Dastis (Exteriores).

Desde el PP andaluz, su líder Juan Manuel Moreno Bonilla ha interpretado rápidamente la destacada presencia andaluza en el Gobierno (4 ministros de 13) como una muestra la “enorme sensibilidad” del presidente con la comunidad. Para la presidenta de la Junta, Susana Díaz, en cambio, la sensibilidad no la determina la partida de nacimiento: "De poco nos ha servido que Montoro sea andaluz porque prácticamente nos ha quitado 4.500 millones en la aplicación del modelo de financiación autonómica", ha criticado al valorar los cambios.

Seguir leyendo »

Deprimendia

Hace unas semanas, el cineasta Michael Moore, popular autor del documental 'Bowling for Columbine' y una de las voces más a la izquierda del panorama cultural norteamericano, exponía en su blog bajo el desalentador título ' 5 reasons why Trump will win', los motivos por los que el candidato republicano puede imponerse en las elecciones presidenciales del próximo 8 de noviembre.

Entre ellas, la existencia de un fenómeno desconocido en la era Obama: el de los "votantes deprimidos". Demócratas de toda la vida aterrorizados con Trump que irán disciplinadamente a votar por Hillary Clinton -también los que apoyaron a Bernie Sanders en las primarias-, pero lo harán sin entusiasmo, sin hacer ruido, sin tratar de convencer a sus vecinos, familiares o compañeros de trabajo para ir a las urnas. Votarán a Hillary, pero sin presumir. Simplemente, no les sale. Esa falta de movilización, con lo ajustada que está la carrera electoral ( las últimas encuestas apuntan a un virtual empate), puede ser letal, alerta el cineasta: si cada elector no arrastra con él  a cinco posibles abstencionistas como mínimo, la candidata demócrata estará perdida.

Seguir leyendo »

Manada

En la película 'Acusados', con la que Jodie Foster ganó su primer Oscar como mejor actriz, la abogada que interpretaba Kelly McGillis conseguía llevar ante los tribunales a los testigos de una salvaje violación en grupo cometida en un bar. Los hombres sentados en el banquillo no habían tocado a la víctima, pero no habían hecho nada por impedir la agresión, ni tampoco la habían denunciado a la Policía. Al contrario. Cerveza en mano, como sádicos hooligans, aplaudían, jaleaban a los violadores, se reían, pedían más.

Es difícil no recordar esta película durísima al leer el vomitivo (y terrorífico) cruce de mensajes en whatsapp de La Manada, el grupo de amigos de los detenidos por la violación de una mujer durante los Sanfermines, que han sido también involucrados en otra agresión similar en Pozoblanco (Córdoba). ¿Hay encaje legal para actuar contra ellos, por encubrimiento, por conspiración para cometer un crimen, por incitación a la violencia, por apología del delito? Lo desconozco. Quiero pensar que sí. O más bien, no soy capaz de pensar que algo así pueda quedar impune. ¿Se atreverá alguien a decir que es una  "charla de vestuario", como ha alegado Donald Trump tras conocerse sus asquerosos comentarios sobre cómo la fama le permite hacerle a las mujeres lo que le da la gana? 

Seguir leyendo »

Susana sí, Pedro tampoco

Dicen los veteranos que nunca, desde el pulso entre guerristas y renovadores de finales de los 80, el PSOE había estado tan dividido ni se había enfrentado a una situación tan crítica. Con el agravante, nada banal, de que entonces el partido ocupaba el Gobierno de España y contaba con el apoyo de más de nueve millones de votos. Hoy, las sucesivas debacles electorales desde el año 2011 y una guerra interna que se prevé sangrienta amenazan con conducir al partido, no a un fin de época, sino como hace un tiempo escuché decir con pesadumbre a una destacada personalidad socialista, a un "fin de historia".

La batalla por el poder entre Pedro Sánchez y los principales barones territoriales, que hasta ahora se desarrollaba en la semisuperficie, ha salido definitivamente esta semana a campo abierto, tras  el órdago lanzado por el secretario general: convocar primarias y un congreso federal para blindar su posición antes de las previsibles terceras elecciones.

Seguir leyendo »

¿Nos hemos perdido algo en el escándalo Soria?

Hay quien cree en los Reyes Magos, hay quien cree en los gnomos, hay quien cree en las casualidades y hay quien cree que en el PP es normal que se produzcan rebeliones internas espontáneas en contra de una decisión avalada por Mariano Rajoy. Si me preguntan a mí, yo sólo creo en los Reyes Magos (y no en todos). Así que permítanme que, con razón o sin ella, levante una ceja ante la insólita cascada de críticas desatada estos días entre algunos dirigentes del PP a cuenta del retiro de oro en el Banco Mundial que el Gobierno había buscado para el ex ministro Soria, implicado en el caso de los papeles de Panamá. Una polémica que ha acabado con la renuncia del ex ministro al puesto, anunciada este martes. En circunstancias normales, o en una democracia normal si lo prefieren, no debería extrañarnos que un nombramiento tan evidentemente inapropiado generara oposición incluso dentro del partido en el poder. Pero cuando hablamos de unos dirigentes que han cerrado filas junto a Rajoy en momentos mucho más escandalosos, cuando esas críticas se producen en un momento de especial debilidad del presidente tras las dos votaciones perdidas en el Congreso, cuando en algunos ambientes se empieza a hablar de que dé un paso atrás para favorecer la investidura y cuando la perspectiva de unas terceras elecciones ya no puede descartarse, este pequeño motín en favor de la ejemplaridad política, ha resultado, como poco, llamativo. ¿Nos estamos perdiendo algo?, me pregunto con mi sentido arácnido en estado de alerta. ¿Un arranque de ética? ¿Un movimiento táctico? ¿Un quedabien? ¿Una reacción precipitada? Vale que Feijoo se distancie, teniendo elecciones en Galicia en pocos días, pero ¿qué hacen Cifuentes y Esperanza Aguirre, que no dan puntada sin hilo, estando de acuerdo en algo? ¿Y los barones de Extremadura, Castilla y León, Valencia, Baleares y hasta Andalucía? Y sobre todo, ¿qué hace el mismísimo Marhuenda criticando la decisión a toda página en la portada de La Razón? ¿Tenemos que empezar a preocuparnos? ¿Ha llegado el fin del mundo? ¿Por qué me tiemblan las piernas? Para el carro, Cañal, no es verosímil que haya una conspiración en marcha, me digo. Y menos con esa combinación de protagonistas. El PP es un partido serio. En todo caso, y como apuntan algunos, lo ocurrido es tal vez una manifestación más de esa guerra fría entre los llamados sorayistas y el núcleo que capitanea el ministro Margallo, y que al parecer ha arropado a Soria hasta ahora. O una campaña contra De Guindos. Pero incluso si es así, se me ocurren pocos momentos más inoportunos que éste para tensiones internas. ¿Puede haber movimientos subterráneos, aunque sean incipientes, para moverle el suelo al presidente? Seguramente no. Pero para alguien que aún cree en los Reyes Magos (vale, solo en Baltasar), déjenme seguir soñando.

Seguir leyendo »

¿La vida sigue?

Fueron apenas unos segundos dentro de la intensa cobertura televisiva del salvaje atentado de Niza. Las cámaras habían regresado a la Promenade des Anglais, el paseo marítimo por donde el fantasmal camión blanco, verdadero diablo sobre ruedas, había arrollado a la multitud menos de 24 horas antes. En el escenario del terror, con el rastro de la tragedia iluminado por la suave la luz de la costa azul, el reportero tomaba unas declaraciones a un joven turista, gorra con visera, gafas de sol, a punto de bajar a la playa. "Tenemos que seguir con nuestras vidas -venía a decir el entrevistado-, es el mejor mensaje que podemos enviar a los terroristas, que sepan que no pueden con nosotros, que no pueden condicionarnos".

Recordé en ese momento los días posteriores al 11-S en Nueva York, cuando las salas de Broadway decidieron abrir sus puertas fieles al dicho teatral de que "el espectáculo debe continuar". Recordé las famosas fotografías del Londres bombardeado por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial, aquellas en las que un lechero depositaba diligentemente la botella frente a la puerta de un edificio casi en ruinas, o en la que un grupo de hombres con sombrero buceaba con parsimonia entre los libros de una biblioteca con el techo reventado por las bombas, entre montañas de escombros.

Seguir leyendo »