eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Daniel Fuentes Castro

Doctor en Economía por la Université Paris Ouest – Nanterre. Ha sido profesor en el Departamento de Economía Aplicada de la Universidad de Vigo y en el Departamento de Análisis Económico de la Universidad de Zaragoza. Ha trabajado con la OCDE y ha sido economista en el servicio de estudios del Banco de Francia durante varios años, siendo simultáneamente profesor asociado en la Université Sorbonne Nouvelle de París. Actualmente trabaja en Afi. Opiniones estrictamente personales.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 674

Razones para subir los salarios

La crisis económica que ahora empezamos a cerrar llegó a suponer, en el momento más duro, una pérdida acumulada del 10,6% de la renta per cápita. Nunca antes en la Historia económica documentada la renta per cápita de España se había reducido durante seis años consecutivos, como ocurrió desde 2008 a 2013. 

Las cuentas nacionales confirman que, en el tercer trimestre de este año, el PIB de la economía española ha recuperado el nivel anterior a la crisis y todo apunta a que ocurrirá lo mismo con la renta per cápita en el cierre del año. Han sido necesarios nueve años, trimestre a trimestre, para que la economía española retorne al punto de partida (con el agravante de un deterioro en los indicadores de igualdad). 

Seguir leyendo »

Sobre agravios económicos e independencia

Los precedentes inmediatos de episodios de riesgo político en Europa aconsejan prudencia a la hora de evaluar el impacto económico de la crisis en Catalunya, cuya importancia no debemos restringir a la mera revisión a la baja de las previsiones de crecimiento para el próximo año.

Seguir leyendo »

Sobre crecer primero y distribuir después

La economía española ya no vive en estado de excepción. Desde hace tres años crece significativamente, más que cualquiera de las grandes economías desarrolladas. La práctica totalidad de los indicadores de coyuntura evolucionan en la dirección adecuada, con una intensidad mayor de la que cabía esperar al inicio de la recuperación económica. Como consecuencia, aunque la tarea pendiente todavía es sustancial, los desequilibrios macroeconómicos acumulados durante la última crisis han experimentado una notable corrección (tasa de paro, deuda externa, endeudamiento privado) o, cuando menos, han logrado estabilizarse (deuda pública).

Tan favorable es el momento actual de la economía española que corremos el riesgo de no prestar suficiente atención a sus determinantes. Si no entendemos por qué crecemos tanto, menos todavía entenderemos un malestar social que no cesa.

Seguir leyendo »

Razones para no bajar los impuestos

El prejuicio ideológico suele dictar que subir impuestos es de izquierdas y bajarlos es de derechas, algo bastante absurdo tanto a la luz de la experiencia histórica como (sobre todo) desde el punto de vista de la racionalidad económica. Defender que, al margen del ciclo económico e independientemente de los equilibrios macroeconómicos fundamentales, siempre es deseable subir o bajar impuestos suele responder a intereses sectoriales, personales o electorales ante los que el buen legislador debería mantenerse firme, arbitrando entre los compromisos electorales que definen su mandato y lo que, en cada momento, necesita la economía en su conjunto.

La rebaja de impuestos de 2015, que no respondió a la necesidad de ajuste fiscal de nuestras administraciones públicas sino al calendario electoral, es paradigmática en este sentido. Podría abrirse, sin embargo, un debate entre lo positivo de aquel estímulo fiscal al inicio de la recuperación económica y su impacto negativo posterior en las cuentas públicas. Lo que resulta a todas luces discutible es que, en el contexto actual, la economía española necesite una nueva reducción de impuestos.

Seguir leyendo »

Menos trabajo, más beneficios

En 2017 se cumplen diez años de la crisis de las hipotecas subprime que, con su transmisión a los mercados financieros, supuso el detonante de la recesión económica internacional de 2008. La economía española despertó entonces de una burbuja crediticia que había alimentado el sobreendeudamiento de empresas y hogares, acumulando desequilibrios macroeconómicos cuyos efectos todavía perduran.

No cabe aquí una revisión exhaustiva de estos diez años, pero sí es posible atender al comportamiento de la renta per cápita y a su distribución primaria (qué parte se destina a remunerar el trabajo asalariado y qué parte al capital), dos indicadores que permiten medir la evolución del progreso económico.

Seguir leyendo »

La semilla del Frente Nacional ha germinado

El malestar social en Francia es evidente y estas elecciones presidenciales no han hecho más que ponerlo de manifiesto. Con un nivel de gasto público entre los más altos de los países desarrollados, una protección social que haría sonrojar a muchas economías comparables y una tasa de paro que apenas ha crecido dos puntos desde el mínimo previo a la crisis, la evolución reciente de la desigualdad personal de la renta no parece ser la primera de las explicaciones a este descontento. Algo ocurre en Francia que no está directamente ligado al ciclo, más o menos desfavorable, de la coyuntura económica.

Es posible que el descontento social tenga mucho que ver con cuestiones de naturaleza estructural, en un marco institucional que muestra signos de agotamiento, como la cada vez más cuestionada eficiencia del sistema educativo en la igualdad de oportunidades, la integración de la población inmigrante, el declive de Francia como potencia económica en Europa, la dispar distribución espacial de la riqueza (no tanto entre regiones como entre urbe y periferia) y el miedo subjetivo a una globalización que forma parte de nuestras vidas desde hace lustros.

Seguir leyendo »

Del déficit 2016 a los PGE 2017: se buscan ingresos

Es una buena noticia que las administraciones públicas españolas hayan conseguido cerrar 2016 con un déficit conjunto significativamente inferior al comprometido con Bruselas. Ocurre por primera vez desde que España entró en el brazo correctivo del Procedimiento de Déficit Excesivo (PDE), así que existen motivos para la satisfacción del deber cumplido. Y no sólo por haber respetado nuestros compromisos internacionales, sino por lo que significa en sí mismo. No sobrepasar el objetivo de déficit permite a las administraciones públicas españolas progresar en la senda de ajuste fiscal (déficit del -4,6% del PIB en 2016, -3,1% en 2017 y -2,2% en 2018), un requisito para el necesario saneamiento de nuestras finanzas públicas.

Con un déficit equivalente al -4,3% del PIB, el sector público español todavía registra el mayor desequilibrio entre ingresos y gastos de los 28 Estados miembros de la Unión Europea. España será, presumiblemente, el único país del área euro que permanezca bajo el brazo correctivo del PDE en 2018. Lo será, en gran medida, porque nuestro déficit primario (exento de la carga de intereses de la deuda) equivale todavía al 1,7% del PIB. Eso significa que, aunque una quita hubiese hecho desaparecer el 100% de la deuda pública española el año pasado, habríamos necesitado igualmente acudir a los mercados financieros en busca de unos 19.000 millones de euros. Con semejante lastre, conviene no frivolizar sobre el problema del déficit público.

Seguir leyendo »

Primarias PSOE: una victoria cara o una paz costosa

Tres de los principales partidos políticos españoles han celebrado sus congresos durante el mes de febrero, actualizando en algunos casos sus Estatutos, su ideario y su estrategia política. Quizás lo más reseñable, al margen del paso cambiado del PSOE (no celebrará su congreso hasta junio), es que Ciudadanos y Podemos parecen haber vuelto a abrir un espacio que ellos mismos habían acotado.

Ciudadanos ha confirmado a Albert Rivera al frente del partido. Y lo ha hecho despejando cualquier sombra de duda sobre su posicionamiento ideológico, en la derecha liberal. Podemos ha hecho lo propio con Pablo Iglesias, optando por arrinconarse en el espacio de la izquierda indignada, junto a comunistas y anticapitalistas. En este sentido, los partidos de la nueva política han resultado ser decepcionantemente conformistas.

Seguir leyendo »

Frenar a Le Pen no es suficiente

Francia acudirá a las urnas la próxima primavera en una doble cita que puede ser determinante para el futuro inmediato de Europa. Las elecciones presidenciales tendrán lugar el 23 de abril y el 7 de mayo, seguidas de las elecciones legislativas los días 11 y 18 de junio. La victoria del leave en el referéndum británico sobre la permanencia del Reino Unido en la UE y el inesperado triunfo de Donald Trump en la carrera a la Casa Blanca aconsejan prestar atención a lo que ya está sucediendo en Francia.

Desde que se instauró la V República, en 1959, la derecha francesa sólo ha dejado escapar la victoria en las elecciones presidenciales en dos ocasiones (François Mitterrand entre 1981 y 1995, y François Hollande en 2012). Y no parece que ésta vaya a ser la tercera. Según el último barómetro electoral de IFOP, que elabora sondeos de opinión y estudios de mercado desde finales de los años treinta, los tres partidos de derecha concentran actualmente el 67% de la intención de voto y ninguna de las dos primeras fuerzas de la izquierda, con un 14% de intención de voto cada una, parece en condiciones de alcanzar la segunda vuelta de las elecciones.

Seguir leyendo »

La conjura de los necios

La pasada primavera, recurriendo inoportunamente a la cal viva, Podemos enterró cualquier opción de entendimiento razonable entre los principales partidos de izquierda. Con su mera abstención en la fallida sesión de investidura de Pedro Sánchez (no era necesario su voto favorable), Podemos y sus confluencias habrían enviado al PP de Mariano Rajoy a la oposición, habrían condicionado la labor de un Gobierno necesitado de apoyos parlamentarios y habrían ganado un tiempo precioso para experimentar, desde dentro, cómo funciona el entramado institucional del que forman parte.

PSOE, Podemos y Ciudadanos sumaban entonces más del 55% de los votos, como ahora, y nada menos que 199 escaños, suficientes como para haber servido de palanca a un tiempo nuevo mientras el PP purgaba su corrupción en la oposición.

Seguir leyendo »