eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Elena Álvarez Mellado

Lingüista y grammar punki. Ha sido parte de Molino de Ideas, ha dirigido Proyecto Aracne para Fundéu y he escrito el libro Anatomía de la lengua.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 801

'Piolines': el nacimiento de una palabra

Empezó como un chiste a raíz de una de las estampas más bizarras que nos han dejado las últimas semanas: la de miles de antidisturbios esperando atracados en el puerto de Barcelona en un crucero con la imagen del canario Piolín. Días después, sigue viéndose usada aquí y allá. La palabra “piolín” da muestras de estar a punto de pasar a engrosar la nada despreciable lista de términos despectivos con los que referirse a la policía.

Seguir leyendo »

'Apología' y las malas compañías

Hay algunas palabras a las que parece que les guste ir de la mano: los fumadores parece que siempre sean empedernidos, que las discusiones resulten invariablemente acaloradas y que los marcos sean necesariamente incomparables. Es lo que en lingüística se llaman colocaciones: combinaciones de palabras que tienden a aparecer juntas con una frecuencia superior a la esperable y que funcionan casi siempre de carrerilla.

A mí ante todo me gusta mucho que en los prospectos el estreñimiento sea siempre "pertinaz" y la diarrea sea "profusa".

Seguir leyendo »

El poder delator de las comillas españolas

Son pequeñas, discretas y aparentemente inofensivas. Aparecen escoltando títulos de obras, citas textuales, significados inusuales, usos metalingüísticos: son las comillas, los seres liliputienses de la puntuación. Comparadas con otras criaturas ortotipográficas como  las comas las tildes (mucho más propensas a acaparar polémicas, despertar encendidos debates y generar posiciones enconadas), las comillas tienden a pasar más bien desapercibidas y mantenerse en un prudente y anodino segundo plano. Hasta la semana pasada.

Hace unos días  El Periódico filtraba una supuesta comunicación de la CIA fechada en mayo de 2017 en la que se avisaba a los Mossos d’Esquadra del riesgo de atentados en la Rambla.  Julian Assange, fundador de Wikileaks, expresaba en Twitter su escepticismo ante la veracidad de la noticia. ¿El motivo? Las comillas que aparecen en el informe filtrado por la CIA son comillas españolas (« »),  una variedad de comillas prácticamente desconocidas en el mundo angloparlante (donde las comillas habituales son las llamadas comillas inglesas “ ”) y por lo tanto improbables candidatas a aparecer en un informe supuestamente redactado por la CIA.

Seguir leyendo »

Madrid, campos de fútbol y otras formas de medir el mundo

Cuando era pequeña, mi padre y yo salíamos todos los domingos por la tarde a pasear por el barrio. Un día, mientras volvíamos hacia casa, le pregunté cuánto habríamos caminado en ese paseo. Un kilómetro, más o menos, me respondió. Yo no sabía imaginar cuánto era un kilómetro. Pues unos mil pasitos tuyos, dijo. Me explotó la cabeza ante la perspectiva, no ya de haber dado mil pasos durante ese paseo, sino ante la idea de que fueran más de mil la suma de todos los pasos que hubiera dado en mi vida. Mil es un número muy grande cuando se tienen seis años.

Hace unas semanas, un enorme iceberg de 5.800 kilómetros cuadrados se desprendía de la Antártida. ¿Pero cuánto es 5.800 kilómetros cuadrados? Ante la dificultad para transmitir una idea de las dimensiones del iceberg, los medios de comunicación optaron por comparar la superficie ocupada por el iceberg con otras áreas quizá algo más conocidas y manejables. En España, el elemento de referencia más extendido fue, cómo no, Madrid: el iceberg ocupaba una superficie equivalente a diez veces Madrid, y así apareció descrito en buena parte de la prensa nacional. En otros medios, el tamaño del iceberg se midió como una Rioja.

Seguir leyendo »

"Iros": el bueno, el feo y el malo

La RAE le ha dado el visto bueno a "iros" como imperativo del verbo "ir" cuando va con pronombre, y como es verano y en Gibraltar no pasa nada emocionante últimamente, el irosgate se ha convertido en el tema de la semana, y quizá hasta del mes.

La RAE acaba de aceptar iros, tras mucho debate, pues nadie decía idos o íos. Ya se puede usar sin complejos. Será oficial en otoño.

Seguir leyendo »

'Invent' y el arte de contar mentiras

Un neologismo recorre Twitter: 'invent', el anglicismo con el que últimamente se ha venido a denominar en redes sociales aquellas historias que se cuentan como si fueran ciertas y que tienen toda la pinta de ser falsas. El invent no es exactamente un dato erróneo o mal contrastado. Es más bien una mentira deliberada y consciente, habitualmente relatada en Twitter en forma de historieta personal. El invent es el fake news de las anécdotas. Una trola de toda la vida, vamos.

NO ES INVENT -> He adelantado a un menda que iba conduciendo con guantes de cocina con naranjas dibujadas. 😱 pic.twitter.com/DuwFJVXnbU

Seguir leyendo »

Todas, tod@s, todxs, todes: historia de la disidencia gramatical

No hay nada inherentemente femenino en una grúa, ni masculino en un botón. Aun así, decimos que en español grúa es femenino y botón es masculino. En realidad, cuando se trata de objetos, nada impediría que hablásemos de que las palabras tienen género A y B, en lugar de hablar de masculino y femenino. Pero cuando hablamos de personas, la cosa se complica. Es cierto que el género gramatical no tiene necesariamente por qué coincidir con el género social. Pedro puede ser una víctima y Mari Carmen un portento. Pero, en general y en la mayor parte de los casos, el género gramatical coincide con el género social y a los hombres se les denomina en masculino y a las mujeres en femenino. Sustantivos, adjetivos, pronombres: las frases están llenas de palabras que cuando van aplicadas a las personas exigen que nos decantemos entre masculino y femenino. Resulta complicado (por no decir imposible) expresarse en español sorteando los huecos de género que la gramática nos obliga a rellenar. ¿Y qué escapatoria tienen quienes no se identifican ni como hombre ni como mujer?

En los últimos años se ha popularizado la propuesta de utilizar la forma en -E (todes, elle, nosotres, misme) como género neutro en español. La propuesta es que este tercer género sirva para denominar a las personas de género no binario (personas que no son hombre ni mujer) y ya de paso ejerza además de neutro genérico (la función que tradicionalmente ha asumido el masculino, como cuando decimos "nosotros" para referirnos a un grupo mixto).

Seguir leyendo »

Elogio de 'la calor'

Llega el verano, y, junto con las noticias sobre Gibraltar y las canciones bailongas, las altas temperaturas desatan el ya clásico debate lingüístico de la temporada: ¿se dice "el calor" o "la calor"? No son pocos los hablantes que miran con desprecio a quienes dicen "la calor" por considerarla una expresión vulgar y poco elegante. Las redes están llenas de proselitistas de la forma en masculino que afean el uso de la muy castiza y tradicional "la calor" y abogan por usar siempre y únicamente el más neutral y anodino "el calor".

En serio, dejad de decir "la calor". "El calor" es sencillo de decir y escribir, bonito y para toda la familia. pic.twitter.com/D06FOf6tJo

Seguir leyendo »

Dejad de pedirle a la RAE que elimine palabras

El gremio de panaderos ha lanzado recientemente una recogida de firmas para pedirle a la RAE y al Instituto Cervantes que eliminen o modifiquen el refrán "pan con pan, comida de tontos" arguyendo que resulta denigrante para los panaderos y que supone un desprestigio para el pan. La recogida de firmas forma parte de una campaña de publicidad que reivindica el pan artesano bajo el lema "el pan no es comida de tontos".

Los panaderos, en pie de guerra contra la RAE: pretenden eliminar el refrán 'pan con pan es comida de tontos' https://t.co/V7fzQeGNp3 pic.twitter.com/H0oVLTqnVC

Seguir leyendo »

Comas: el infierno de la puntuación

La semana pasada, el presidente de la gestora del PSOE  Javier Fernández publicaba una carta dirigida a Pablo Iglesias en la que contestaba a la propuesta de moción de censura de Podemos. La carta en cuestión ha traído bastante cola, no solo por su contenido sino también por su redacción. En concreto, el derroche de comas de la carta ha suscitado no pocos comentarios jocosos.

Al, menos, gracias, a, esto, ahora, podremos, hablar, de, una, desgracia, silenciada; el, abuso, de, las, comas. https://t.co/9HdX2oNC4T

Seguir leyendo »