eldiario.es

José María Calleja

José María Calleja es doctor en Ciencias de la Información, profesor de Periodismo en la Universidad Carlos III y licenciado en Historia. Colabora en Antena3 y en Cuatro, en Onda Cero y en la Agencia Colpisa.

Acaba de publicar su último libro: "La Violencia como noticia", es premio Espasa de Ensayo y autor de una docena de libros. Ha sido director y presentador de "El Debate de CNN+". Ha trabajado en la Agencia EFE, Euskal Telebista y colaborado en Cambio16, entre otros medios.
  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 5971

Gana Rajoy, pierde Iglesias

La estrategia popular de dar cancha a Podemos para atacar al PSOE y luego llamar al voto del miedo ha dado resultado. El PP vuelve a ser el más votado y suma ¡14 escaños! respecto de diciembre. Da igual un caso de corrupción a la semana o que le muerdan una conversación telefónica infame al ministro del Interior, íntimo colaborador de Rajoy, da igual. No solo son los más votados, es que les votan más aún. Han sembrado miedo y han recogido escaños.

Han planteado en el PP una estrategia de o yo o el caos y han cebado el debate sobre quién mandaba en la izquierda y las ventajas de enviar a Sánchez al tercer puesto. Resultado: con la suma de Ciudadanos el PP se han quedado al borde de la mayoría absoluta y si no fuera por su marmórea rigidez, podrían sumar al PNV.

Seguir leyendo »

¿Terceras elecciones?

Con esa perplejidad titubeante que se le acentúa cuando le sorprende una pregunta, ha despejado Rajoy a córner la respuesta de si volvería a hacer lo mismo que en enero si no tuviera el próximo domingo apoyos parlamentarios para ser presidente.

Seguir leyendo »

Cañizares, los gays y los refugiados

Monseñor Cañizares, cardenal arzobispo de Valencia, está convencido de que el feminismo "es la ideología más insidiosa y destructiva de la humanidad de toda la historia". Nada menos. No aporta Cañizares siquiera una leve contabilidad en la que sostenga semejante afirmación. Tampoco somete su sentencia a un estudio comparado, no sé, con los miles de homosexuales y gitanos exterminados por el nazismo por ser lo que eran, asunto este, desde luego, infinitamente menos conocido que el exterminio de judíos, también bastante destructivo.

Seguir leyendo »

Anguita, Aznar y los tontos útiles

Era un clásico de la propaganda anticomunista de los tiempos del franquismo calificar de "tontos útiles" y "compañeros de viaje" a aquellos que, no siendo del PCE, caían en manos de la estrategia carrillista de ampliar el bloque antifranquista. Se trataba, en los últimos años del franquismo, de buscar aliados, sumar diversos, unidos todos por el ansia de recuperar la libertad y posponiendo las diferencias ideológicas para cuando se pudiera volver a votar.

Se hacía en los setenta desde el franquismo un dibujo de los comunistas como elementos perversos, diabólicos, eficaces, capaces de sumar/embaucar a gente de derecha como Rafael Calvo Serer, editor del muy liberal –político- diario "Madrid", persona vinculada al Opus Dei y miembro de la Junta Democrática, promovida por el PCE a mediados de los setenta.

Seguir leyendo »

Pablo se abraza a los cenizos y gruñones

Defenestrado el autor y promotor de la idea transversal, a saber: para ganar las elecciones hay que atraerse votos de la abstención, de IU, del PSOE, de Ciudadanos, del PP, de Sortu, PNV, de ERC, CiU, y de todos los partidos habidos y por haber, porque esto no es un problema de derecha o izquierda.

Abandonada la posibilidad, propugnada por el mismo autor de la estrategia anterior, de dejar gobernar a los socialistas con la colaboración de Ciudadanos para, desde la oposición, armar en un par de años una alternativa de gobierno tan transversal como probable.

Seguir leyendo »

Otegi quiere blanquearse, pero marcha con asesinos

No tiene nada que ver, absolutamente nada que ver, un matarife de ETA confeso y orgulloso como Josu Zabarte, 17 crímenes en sus manos, dispuesto a volver a asesinar porque sus víctimas no le quitan el sueño, con los refugiados sirios que han huido de su tierra, entre otras cosas, para impedir que gente como el carnicero de Mondragon les volaran la cabeza. Otegi, ese constructo aprendiz de Mandela, descolorido por dentro y por fuera, trata de empatar tramposamente magnitudes incomparables, pero no cuela.

Antes de ir al Parlamento europeo, se ha manifestado Arnaldo Otegi de la mano de asesinos acreditados, con trienios de sangre y sin brizna de arrepentimiento, como son Anton López Ruíz, Kubati, 13 asesinatos; entre ellos, el de la exetarra Dolores González Katarain, Yoyes, tiroteada por Kubati delante del hijo de la dirigente que decidió salir del rebaño antes que sus matarifes.

Seguir leyendo »

Mario Conde, delincuente habitual

Este debería ser el momento en que la patulea de periodistas que, enteros o por cachos, han llenado de ditirambos durante años sus artículos, libros y entrevistas a Mario Conde dijeran lo evidente: Mario Conde es un delincuente habitual.

Un delincuente habitual desde cuando aparecía duchado en gomina, con aquellos nudos de corbata testiculares, cundo se coronaba/pagaba doctor Honoris causa, cuando se vestía del Rocío cuando el Rocío, pilotaba el yate aunque rompiera la botavara, bailaba sevillanas, decía que leía en Latín, jeje, y se ciscaba en la que consideraba casta, de soltera sistema.

Seguir leyendo »

El terror busca el miedo

El miedo forma parte del propio atentado terrorista. Matanzas como la de Bruselas o París buscan la muerte para provocar la conmoción y para instalar el miedo en quienes las contemplan.

La conmoción y el miedo se amplifican con la redifusión de las imágenes del atentado, creado para convertirse en noticia, artefacto propagandístico en si mismo que exige máxima difusión.

Seguir leyendo »

Corrupción política total en Valencia

Las conversaciones mordidas por la policía a los múltiples protagonistas de la oceánica corrupción en la Comunidad Valenciana tienen la ventaja de la sinceridad de sus autores, ajenos a la evidencia de estar siendo escuchados.

Así, cuando la ex concejala de Rita, María José Alcón, habla de "corrupción política total", construye de forma inconsciente y fértil el retrato de una época no necesariamente terminada.

Seguir leyendo »

La próxima semana

Ha resultado eficaz el latiguillo "la próxima semana" con el que Pedro Sánchez ha trufado toda su intervención. Es la frase más comentada. Un recurso para captar la atención con el que se quería subrayar la posibilidad de alcanzar objetivos progresistas, atacar las desigualdades y, de paso, echar a Rajoy cuanto antes.

Sánchez ha armado su intervención con una acumulación de argumentos favorables a propuestas de cambio, una de las palabras más repetidas, que en el caso de que no se consigan, no será por culpa suya, que las propone, será de quienes no las apoyen, léase Podemos, Mareas, Compromís.

Seguir leyendo »

- PUBLICIDAD -

Recibe cada noche la selección de noticias de eldiario.es

Se produjo un error, inténtelo más tarde

Muchas gracias