eldiario.es

José María Calleja

José María Calleja es doctor en Ciencias de la Información, profesor de Periodismo en la Universidad Carlos III y licenciado en Historia. Colabora en Antena3 y en Cuatro, en Onda Cero y en la Agencia Colpisa.

Acaba de publicar su último libro: "La Violencia como noticia", es premio Espasa de Ensayo y autor de una docena de libros. Ha sido director y presentador de "El Debate de CNN+". Ha trabajado en la Agencia EFE, Euskal Telebista y colaborado en Cambio16, entre otros medios.
  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 4681

¿Están de broma?

La brillante idea del PP  de convertir con urgencia al Tribunal Constitucional en un agente del conflicto político que se vive en Cataluña, es un atropello y un error que facilita munición a la lista en la que Mas se esconde.

El procedimiento de urgencia adoptado para ese cambio de enorme envergadura, el que no haya habido el menor debate con ninguna otra fuerza política, el que se haya presentado ante los medios por alguien (Albiol) que no es diputado, sino candidato de un partido, ofrece una imagen en la que se mezclan el electoralismo, la torpeza y la falta de escrúpulos democráticos.

Seguir leyendo »

Txiki Benegas, contra ETA y con los nacionalistas

Un 23 de febrero de 1984, Enrique Casas fue asesinado bajo el dintel de la puerta de su casa. Llovía en San Sebastián como si fuera una película y el senador del PSOE, líder de los socialistas guipuzcoanos, abrió la puerta a sus asesinos. Su hijo pequeño, que aún no podía andar, debió hacerse una idea bastante cabal, indeleble desde luego, de lo que acababa de ocurrir. Txiki Benegas fue de los primeros en llegar al lugar del crimen. Los periodistas le pusimos las viejas grabadoras, los que la teníamos, para recabar su valoración, su reacción, así se decía entonces, sobre un crimen que se producía en una campaña electoral autonómica que acabaría ganando el PNV de Garaikoetxea por goleada. Eran tiempos en los que la mayoría del voto antiterrorista y español se concentraba en el PSOE. Benegas enhebró la frase sin alterarse por fuera todo lo que sabíamos que le había conmovido por dentro. Como los de su generación, parecía entrenado en embridar las emociones.

Aquel asesinato fue un golpe brutal para los socialistas, recién llegados al Gobierno después de un triunfo aplastante, por mayoría absoluta, y que supuso la práctica desaparición de UCD, en Octubre de 1982.

Seguir leyendo »

Con las bragas en la mano

En un verano aciago por los crímenes de género, cuando la policía investiga si el último asesino machista, que estranguló a dos mujeres en Cuenca, lo hizo sólo, o con la cobertura de otros, va una concejala del PP de Málaga y dice que “las niñas van con las bragas en la mano para que se sequen”.

Estas palabras no parecen una muestra precisamente de sensibilidad, ni de solidaridad, ni de leve empatía, con las mujeres asesinadas por hombres en este verano y que nos lleva a 32 -25, según otras contabilidades- las mujeres que han sido asesinadas por hombres en lo que va de año. ¡32 mujeres asesinadas en ocho meses aún no concluidos!

Seguir leyendo »

Las cosas personales de Rato y Fernández Díaz

Jorge Fernández Díaz no tuvo tiempo, ni ganas, de asistir al funeral de la joven policía nacional Vanessa Lage Carreira, asesinada en noviembre de 2014 por un atracador en Vigo.

El ministro del interior sí ha tenido tiempo, y ganas, para recibir en su despacho del Ministerio a un presunto delincuente, acusado de blanqueo de capitales, saqueador con su tarjeta negra y corresponsable del hundimiento de Bankia, llamado Rodrigo Rato. Del PP de toda la vida.

Seguir leyendo »

Wert y Rajoy se parten de risa

La cosa empezó cuando Rajoy estaba en la oposición y Wert, con la soberbia inherente al personaje, despreciaba el sistema educativo vigente y tenía muy claro cómo aniquilarlo para instalar sobre sus escombros la excelencia, termino sobado por el uso de las FAES.

Con suficiencia redundante, Wert decía saber perfectamente cómo hacer un sistema educativo radicalmente distinto, que acabara con todos los males que le habían endosado al socialista: buenista, que no premiaba el esfuerzo, que pretendía la igualdad de todos/as, en el que se impartía educación para la ciudadanía. Wert sabía, con sólo mirarse al espejo, que él era superior, muy superior, a la media de la Humanidad y que en unos días lo cambiaría todo.

Seguir leyendo »

Los corruptos son del PP, pero dicen que se están quitando

Resulta casi enternecedor ver cómo le crecen las ojeras a Pablo Casado cada vez que tiene que salir a enjaretar mentiras con la penúltima entrega de la corrupción del PP.

Antes de darse un baño en las aguas del Jordán patrio, Rajoy nombró una flota de tertulianos jóvenes –por este orden–, para que fueran a las teles; pero a esta nueva efebocracia sin corbata le están saliendo, en tiempo récord, patas de gallo, Púnica tras Púnica, trola tras trola.

Seguir leyendo »

España es ruin con los inmigrantes/exiliados

Después de un general y estruendoso rasgado de vestiduras, de declaraciones grandilocuentes, de promesas enfáticas para poner en práctica, ¡ya!, medidas que acabasen con el drama de la gente que se ahoga en masa cuando trata de llegar a las costas mediterráneas de la UE (abril 2015), viene la ocasión de poner en practica lo dicho y nos quedamos con que España no es capaz de cumplir lo que le pide Europa.

Bruselas, eufemismo de Europa, nos pedía que acogiéramos, en dos años, a 4.288 solicitantes de asilo llegados, en régimen de penuria, a Italia y Grecia. España sólo aceptará 1.300. Tan miserable y ruin decisión sólo es superada en Europa por Hungría y Austria, que no acogerán ni un solo inmigrante/exiliado africano. Hungría y Austria, dos países más o menos modélicos de lo que no se debe ser en términos democráticos.

Seguir leyendo »

Mariano y el referéndum griego

Perspicaz Mariano había decidido que Tsipras se pegaría el batacazo y con él los de Podemos y el PSOE, más o menos patrios, definidos como socios necesarios del mal griego por el indolente de la Moncloa.

Ante esa perspectiva del triunfo del se veía Rajoy ganador en las generales indígenas hispanas, a convocar cuanto más tarde, mejor, ojalá en Semana Santa, cuando la Liga esté encarrilada y del Tour queden solo recuerdos. Pero, qué puntería, ha ganado Syriza el referéndum por más de veinte puntos y han salido prestos Guindos y Soraya a decir que no pasa nada, que casi casi ya decían ellos que ocurriría esto y que ahora hay que llegar a acuerdos cuanto antes.

Seguir leyendo »

Rajoy quiere que Grecia se vaya a negro, cree que así ganará las elecciones

Se frota las manos Mariano Rajoy con la ansiada posibilidad de que Grecia se vaya al garete. Dice con fruición, a pesar de la canícula, que ojalá haya referéndum, que ojalá lo pierda Tsipras y así su gobierno se irá a negro y él ganará las elecciones. Rajoy es el único presidente de los países de la UE que dice que estaría feliz porque el gobierno de uno de los Estados que la integra se pegue el batacazo.

Se ha comprado Rajoy una pértiga que le permite ir del deseado fracaso de Tsipras a endilgárselo a Podemos y de ahí a Pedro Sánchez y los socialistas, por pactar con ellos para desalojar al PP de ayuntamientos y comunidades. De manera que cuanto más destrozo tenga Tsipras, más siente Mariano que puede ganar las elecciones por destrucción de una alternativa a la que no hace más que promocionar a base de denostar, Podemos, y a un PSOE al que ha pasado de despreciar, a seguir despreciando pero con el temor de que le pueda derrotar en las elecciones. Sólo, o en compañía de otros.

Seguir leyendo »

La bandera de Sánchez y los nervios de Rajoy

Pedro Sánchez ha abierto la campaña electoral con un hiperbanderazo con el que quiere llegar a La Moncloa por la suma de los españoles a los que no les gustan los extremos, pongamos los jóvenes que se pintaron la cara de rojo y gualda y se envolvieron, sin memoria paralizante, en la bandera cuando España ganó el Mundial de fútbol.

Indolente Rajoy seguía sin advertir síntomas de peligro a pesar de la sangría de votos de las europeas, las andaluzas, las municipales y las autonómicas. Enfrascado en sus quisicosas –que si Ramos se va o se queda, si Bale debe jugar por la izquierda, que Cristiano se ofusca porque no le quieren, que Casillas no es posible con los abucheos…– Rajoy aplicaba, inconsciente, el chufla chufla, que como no te apartes tú. Seguía Mariano convencido de que la consigna de lo macro, distribuida en el argumentario pepero, repetida como un martilleo por los tertulianos fieles, acabaría calando en los cinco millones de parados, en los desahuciados, en los que tienen siete contratos en un mes, en los jóvenes que se fueron de España no por falta de trabajo, sino por su afán de movilidad exterior; en las mujeres que han vuelto a casa nada más salir al mercado de trabajo.

Seguir leyendo »