eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

June Fernández

Periodista vasca especializada en género, diversidad sexual y migraciones. Empecé en El País. Ahora dirijo la revista pikaramagazine.com, colaboro con Diagonal y con diversos medios locales y especializados.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 1083

Cuatro retos sociales ligados al debate sobre la gestación subrogada

Aclaración previa: este artículo no pretende convencer a nadie a favor de la regulación de la gestación subrogada ni en contra del alquiler de vientres. Entre otras cosas porque yo misma no tengo una posición definida. Sí que tengo clara mi desconfianza hacia una regulación que favorezca el bien común y el respeto a los derechos sexuales y reproductivos. Lo que pretendo es alertar contra argumentos de brocha gorda que están abundando en los medios.

Resulta inevitable establecer paralelismos con el debate de la prostitución. Entre otras cosas, porque el discurso feminista más visible, el de #NoSomosVasijas, contextualiza la gestación subrogada en la violencia patriarcal que explota y mercantiliza los cuerpos de las mujeres para satisfacer deseos ajenas. Frente al riesgo de reproducir la misma polarización, el mismo desencuentro estéril, animo a una actitud abierta a la reflexión y el diálogo para poder encarar mejor un debate de una complejidad abrumadora.

Seguir leyendo »

A mis amigos hetero

Estábamos cenando con una pareja amiga y manteniendo una conversación trivial, cuando mi novia dijo por algún motivo "pues mis amigas hetero...". No recordamos de qué estábamos hablando pero sí la cara de desconcierto de esta pareja amiga (formada por un hombre y una mujer). Esto se convirtió en una broma interna que aún mantenemos, hasta el punto de haber creado un grupo de Whatsapp llamado 'Lesbis, heteris y viceversa'. 

Este medio me propuso que escribiera "sobre la típica coletilla 'mi compañero de trabajo gay, mi compi del gimnasio lesbiana' que hacen muchas personas heteros". Me plantean si esa fórmula es normalizadora o, por el contrario, supone definir a las personas por su orientación sexual, algo que no se hace con las personas heterosexuales.

Seguir leyendo »

Este San Valentín... ¡regala mandarinas!

Leire se fue a recorrer los Balcanes con su buena amiga, Marta. Poblaron sus redes sociales de fotografías, pequeños relatos y otras expresiones de la felicidad de esa aventura compartida. Una colega me preguntó si habían empezado a salir juntas. Curiosamente, es una colega muy crítica con el “parejismo” y el modelo único de amor romántico. No, no salen juntas.

“Pere es el hombre más guapo del mundo”, me dice Joan. Pere es su ex. Viven muy cerquita, viajan juntos y se quieren. La gente del pueblo siempre se pregunta si han vuelto juntos.

Seguir leyendo »

Contar mi historia para honrar mi vida

En 1997, Ana Orantes decidió contar en un plató de televisión que su marido la maltrataba. Pocas semanas después, él la asesinó. El caso conmocionó tanto a la opinión pública que fue uno de los revulsivos por los que la violencia machista empezó a considerarse como un problema social sobre el que había que legislar y concienciar.

Se han publicado numerosos estudios y ponencias sobre cómo los medios de comunicación representan a las víctimas de violencia machista, pero en estos también caemos en la tendencia de situarlas en un rol pasivo. Hablamos de cómo las tratan los medios en vez de pensar cómo pueden interactuar con ellos. Criticamos que los medios de comunicación con mayor tirada o audiencia revictimizan a las mujeres cuando las representan con el ojo morado, cuando siembran dudas sobre la veracidad de su testimonio o buscan las razones del agresor, pero hablamos menos de los medios como espacios de reparación simbólica y de búsqueda de justicia.

Seguir leyendo »

Cultura youtuber: Wismichu educa a tus hijos

Soy de la generación blogger, que en paz descanse. Terminé la carrera con 22 años y abrí 'Puntos suspensivos' siguiendo el consejo de mi mejor profesora de Periodismo, Lucía Martínez Odriozola. Ese primer blog fue testigo de mi adhesión a los movimientos sociales y me permitió conocer a las que luego se convertirían en las primeras colaboradoras de Pikara Magazine. Me permitió relacionarme con gente afín, leer mucho, debatir mucho, escribir artículos de opinión sin necesitar que un medio me los publicase, descubrir que siempre hay alguien a quien le interesará lo que quieres gritar al mundo. Imagino que era una sensación similar a la de la cultura del fanzine, pero menos artesanal y más global.

La cultura de los blogs fue lanzadera para articulistas tan populares e influyentes como Barbijaputa o Mi Mesa Cojea. Luego llegaron Facebook y Twitter y la cultura bloguera dio paso a otras aún más masivas, como la de los tuitstars o los youtuber.

Seguir leyendo »

Juanita sigue muy viva

La primera Juanita que conocí, en 2012, era bella, alta y esbelta; tenía la piel tostada y lucía melena azabache hasta la cintura. Yo impartía un taller de comunicación feminista y Juanita era una de las participantes que más se divertían; le gustaba ruborizarme en los descansos con sus desinhibidas pláticas sexuales. La Juanita era, y sigue siendo, una chica extrovertida, tranquila, a ratos algo escandalosa y teatrera. Si me leyera, gritaría con su latiguillo: "¡No, niiiiiiñaaaa!, ¡qué valoooor!".

Esa primera Juanita utilizaba mucha base de maquillaje para ocultar la sombra de la barba, lápiz de ojos y sombra oscura para resaltar su mirada, a juego con unas uñas largas pintadas de negro. Vestía camisetas ajustadas y shorts para presumir de piernas largas y finas. O camisolas largas con leggins. Completaba su look con sandalias y aretes grandes. Aunque llevase unos tejanos y una camiseta corriente con algún mensaje reivindicativo, siempre se veía arreglada y bonita.

Seguir leyendo »

El 'no es no' se queda corto

Anabel y Juanjo fueron novios durante tres años. Después de la ruptura, mantuvieron la amistad y se acostaron en varias ocasiones. Una noche, en 2008, salieron de fiesta con más gente y Anabel propuso tomar la última copa en su casa. Como era tarde, les dijo que podían quedarse a dormir y compartió su cama con Juanjo, dejando el sofá cama a las otras personas. A partir de ahí recuerda fogonazos: Juanjo agarrándole de las muñecas con fuerza, ella diciéndole “me haces daño”, él penetrándola de todos modos, ella paralizada y, al final, el reproche amargo de él: “Vaya polvo de mierda”. Al día siguiente, Anabel fingió normalidad pero en seguida empezó a sentir ansiedad, comenzó a tener pesadillas y tomó conciencia de que lo ocurrido fue una agresión sexual. Decidió denunciar.

Cinco años después, Anabel me escribe por email. Ha leído mi reportaje ‘Yo quería sexo pero no así’, en el que explicaba que la mayoría de las agresiones sexuales las cometen conocidos de la víctima en contextos en los que ellas inicialmente contemplaban la posibilidad de tener sexo. Destacaba que estos delitos rara vez se denuncian, porque la víctima siente vergüenza y culpa. Anabel sí que denunció, pero la Justicia absolvió a Juanjo. Me manda la sentencia escaneada. Siente que solo le queda contar su historia para sensibilizar y hacer incidencia política.

Seguir leyendo »

Las tiranías que nos atan

El día que los medios hacían sangre (nunca mejor dicho) con la CUP por proponer que en las charlas educativas sobre menstruación se mencionen alternativas más sostenibles y económicas como la copa menstrual, recibí una llamada de la televisión pública vasca. Me proponían participar en una tertulia para debatir si esa defensa de “lo natural” estaba devolviendo a las mujeres al hogar. Les recomendé a otra compañera, pero les dije que, como usuaria de la copa menstrual, me parece un despropósito relacionar este método con la vuelta al hogar.

Días después me encontré con un artículo de Milagros Pérez Oliva en El País, con un título estremecedor: ‘Nuevas tiranías que atan a las mujeres’. Empezaba diciendo que le parece bien informar de todas las alternativas pero sin presentar unas opciones como superiores a otras. Decir que la copa menstrual es más barata, tiene un menor impacto ecológico y ayuda a romper con el tabú sobre la menstruación no es sesgado, es informar sobre ventajas incontestables. Otra cosa es respetar la libertad de elección de cada mujer, a la que un método u otro le resultará más cómodo, higiénico o agradable.

Seguir leyendo »

"Entre los negociadores reales de la paz de Colombia todavía no hay ni una mujer"

"Aunque dicen que la guerra se ha parado, a nosotras el corazón se nos sigue poniendo muy delgadito. Tenemos miedo. Porque les cuento que la guerra sigue ahí por abajito". El mensaje llega de una líder comunitaria después de escuchar la intervención de Marysol Avendaño en una tertulia sobre el papel del movimiento de mujeres en el proceso de paz de Colombia.

Avendaño, integrante del Centro de Promoción y Cultura, lleva 26 años atendiendo a las mujeres desplazadas por el conflicto armado. Mientras avanzan las conversaciones de La Habana, la activista recuerda que los armados siguen en las comunidades, controlando el tráfico de drogas, de armas, la trata de mujeres. Y reivindica el autocuidado y la sanación como recetas para superar los estragos de una guerra eterna.

Seguir leyendo »

Incompatibilidades

Entrevisté a Arantza Quiroga, expresidenta del PP vasco, hace un par de años para un reportaje sobre el sexismo en los partidos políticos que se publicó en uno de los Cuadernos de eldiario.es. Fue una agradable y sorprendente conversación teléfonica. Quiroga destacó que la colaboración entre mujeres de los diferentes grupos parlamentarios fue la clave para que el Parlamento vasco aprobara medidas para favorecer la conciliación entre la vida personal y profesional. A partir de esa experiencia, abogaba por la unidad de acción entre mujeres de distintas ideologías para promover políticas de igualdad en las que hubiera consenso.

De las políticas que entrevisté para ese reportaje, fue si mal no recuerdo la única que relató las actitudes machistas que había vivido por parte de sus propios compañeros de partido. Pero lo que más me sorprendió fue que me dijo esto: "Es de justicia reconocer al movimiento feminista que nos ha abierto las puertas". Me quedé ojiplática. En unos tiempos en los que el feminismo sigue tan demonizado y caricaturizado, en el que son tantas las mujeres públicas que se desmarcan de él ("yo no soy ni feminista ni machista", "yo no soy feminista, soy humanista"...), una política conservadora me dice en una entrevista que "es de justicia reconocer al movimiento feminista".

Seguir leyendo »

  • Zona Crítica

    Yo también estuve en el "viaje secreto" a Venezuela

    #26 Lo hago el resto del año, créeme.

      • Votar a favor 10
      • Votar en contra 0
  • +Pikara

    La homofobia no es increíble

    #6 A las personas que ya cuestionan la heteronormatividad no las he nombrado en ese momento, no por excluirlas sino porque son las compañeras de viaje. Me interesaba dirigirme a quienes nos miran desde arriba, desde su posición inconsciente de privilegio. Los chicos gays y bisexuales seguro que sabéis de lo que hablo. ¡Un abrazo! (June)

      • Votar a favor 4
      • Votar en contra 0
  • +Pikara

    La homofobia no es increíble

    #5 Lo de "hetero tolerante" iba dirigido a las personas que se sitúan ahí, que se reafirman en su identidad heterosexual y que desde su posición de privilegio inconsciente dicen cosas como "pero yo no tengo nada en contra de los gays". Y por eso uso la palabra tolerante. En efecto, es fea, pero es lo que transmite mucha gente, que no normaliza la diversidad, sino que "nos toleran". A esas personas es a las que me interesaba hacer reflexionar. Pero muchas gracias por el toque.

      • Votar a favor 5
      • Votar en contra 0
  • +Pikara

    ¿Quién no dejaría todo por Nicole Kidman?

    #24 Gracias por ilustrarme y sacarme de mi ignorancia. 'Los derechos del niño' tampoco es plural, y se utiliza como si incluyera a las niñas.

      • Votar a favor 1
      • Votar en contra 0
  • +Pikara

    ¿Quién no dejaría todo por Nicole Kidman?

    #23 Pikara se escribe con tilde y con 'k' porque es su grafía en euskera, dado que las cuatro fundadoras somos vascas. Hay que ver a lo que se agarran los machunos estos para desacreditar.

      • Votar a favor 1
      • Votar en contra 0
  • +Pikara

    ¿Quién no dejaría todo por Nicole Kidman?

    #15 (Soy la autora del artículo)

  • +Pikara

    ¿Quién no dejaría todo por Nicole Kidman?

    #14 Soy lesbiana. He excluido premeditadamente a las lesbianas (al principio, incluía la aclaración) por dos motivos: porque Nicole Kidman no es un icono erótico lésbico y sí una sex simbol para el público masculino heterosexual (vaya, no me imagino esa frase en una revista de lesbiana), y porque me parece evidente que ese tipo de formulaciones no se hacen pensando en las lesbianas, colectivo al que no ninguneo yo precisamente. He visto Mad Men entera y es de mis series preferidas, entre otras cosas por sus personajes femeninos. Pero, de entrada, la serie se centra en el misterioso Don Draper y sus compañeros de trabajo. No es una crítica a la serie, solo digo que una peli llamada "hombres locos/cabreados", con la silueta de un hombre trajeado, es atractiva para las mujeres, mientras que una serie llamada 'Chicas', no. Es lo mismo que expone Casciari, así que, si te parece que yo saco las cosas de quicio, imagino que él también.

  • +Pikara

    ¿Quién no dejaría todo por Nicole Kidman?

    #13 Soy lesbiana. He excluido premeditadamente a las lesbianas (al principio, incluía la aclaración) por dos motivos: porque Nicole Kidman no es un icono erótico lésbico y sí una sex simbol para el público masculino heterosexual (vaya, no me imagino esa frase en una revista de lesbiana), y porque me parece evidente que ese tipo de formulaciones no se hacen pensando en las lesbianas, colectivo al que no ninguneo yo precisamente. He visto Mad Men entera y es de mis series preferidas, entre otras cosas por sus personajes femeninos. Pero, de entrada, la serie se centra en el misterioso Don Draper y sus compañeros de trabajo. No es una crítica a la serie, solo digo que una peli llamada "hombres locos/cabreados", con la silueta de un hombre trajeado, es atractiva para las mujeres, mientras que una serie llamada 'Chicas', no. Es lo mismo que expone Casciari, así que, si te parece que yo saco las cosas de quicio, imagino que él también.

  • Fenómenos

    Tenemos que hablar de Adam Driver

    #3 Estoy de acuerdo con que el tipo tiene un magnetismo innegable y su voz es uno de tantos argumentos para ver las series en versión original. Ahora bien: lo que Adam le hizo a Natalia no es una cabronada, es una agresión sexual. Es ficción y soy la primera a la que le gusta que los personajes no sean maniqueos. Pero eso fue una agresión.