Eldiario.es

Periodismo a pesar de todo

Raúl Gay

Zaragoza, 1981. Periodista, lector, escritor. Ateo y retrón. Mientras espero la llegada del Transhumanismo, sigo viajando hacia Ítaca.

Contrata a un retrón

Campaña de Madrid para impulsar la contratación de discapacitados

Primero, algunos datos. El 76% de los españoles está laboralmente activo: tiene o busca un empleo. Pero este porcentaje baja hasta el 36% en el caso de los discapacitados. Es decir, 6 de cada 10 ni tiene ni se plantea buscar trabajo. Entre los que sí están activos, el paro es del 75%. Vamos, que es más fácil encontrar una aguja en un pajar que un retrón que trabaja.

Las razones son varias: pocos retrones estudian; de los que estudian, pocos llegan a la universidad; según qué discapacidad tengas ciertos trabajos no cualificados son imposibles (durante años, nuestros jóvenes colgaron la mochila y cogieron el pico y la pala; complicado para muchos discapacitados); y, finalmente, no se promueve lo suficiente la contratación de personas con discapacidad.

Hace unos días conocí en Ouch -un blog de la BBC sobre discapacidad- una interesante campaña puesta en marcha en el Reino Unido. Su eslogan era Disability Confident, y se podría traducir como “confiando en la discapacidad”. Digo que podría porque parece que muchos la tomaron por donde no era y creyeron que era una campaña para que los propios retrones cogieran seguridad en ellos mismos. En fin.

Seguir leyendo »

El tonto del pueblo

Un estudio revela la falta de adaptación de los pueblos de Castilla y León para el discapacitado. PREDIF

Siempre he sido muy urbanita. Adoro el olor a asfalto por la mañana, que diría un surfero beligerante. Cuando volvía de vacaciones con mis padres, al entrar a Zaragoza, bajaba la ventanilla y escuchaba el tráfico de la ciudad. Eso era música y no lo que salía del Mediterráneo. Puede ser cuestión de gustos o puede que los pueblos no sean un buen lugar para discapacitados. Como la zorra del cuento, que decía que las uvas no estaban maduras cuando en realidad no alcanzaba a morderlas, yo también digo que prefiero la ciudad.

Hace unos meses estuve un fin de semana en Yésero, en la provincia de Huesca. Por la mañana nos revolcamos por la nieve, pasamos la frontera para comer en un restaurante de montaña y a la tarde-noche paseamos por el pueblo. Precioso, encantador... Se respiraba aire puro y se veían las estrellas. Pero mis amigos acabaron baldados de empujar la silla de ruedas. Venga cuestas y cuestas. En algún momento, tuvimos que dar un largo rodeo para no subir escaleras. Las calles, por supuesto, empedradas y ni un solo rebaje en las aceras. Apenas estuve 24 horas. ¿Cómo sería vivir allí? ¿Qué hará un joven retrón o, más probable, un anciano con problemas en las piernas? Me lo puedo imaginar.

Conozco a una retrona que vive en un pueblo cerca de Zaragoza. Para venir a la ciudad, depende de su hija porque no puede coger el regional. Resulta que el servicio Atendo de Renfe funciona de maravilla pero, claro, sólo en las estaciones en la que opera. Y aunque en Zaragoza podría bajar, no hay nadie para ayudarla a subir al inicio del recorrido. Cada día veo cerca de mi casa una fila enorme de gente frente a un autobús. Van a un pueblo a pocos kilómetros de aquí; harán el trayecto varias veces por semana (o tal vez cada día). ¿Está adaptado? Me temo que no.

Seguir leyendo »

Ana María Fuente: “En el instituto me llamaban coche”

Ana María Fuente

Estamos acostumbrados a leer perfiles de personas con discapacidad a las que les va bien. Ejemplos superación y todo eso. También en este blog hemos entrevistado a personas que tienen su trabajo, su pareja, su vida… Pero no es lo habitual. Creo que la biografía y situación de buena parte de los retrones se asemeja a ésta que hoy publicamos.

Aunque sea una historia dura, no quiere decir que la protagonista esté todo el día llorando por los rincones. De hecho, en su Facebook se la ve bastante alegre. Pero hay que ser realistas: no todas las dificultades se solucionan con una sonrisa.

__________________

Seguir leyendo »

Arriba y abajo

23 Comentarios

Igualdad, según conservadores y liberales

Hace unos días leí este artículo sobre educación y personas con discapacidad mental escrito por @MelisaTuya en su blog Madrereciente. Ahí defiende la educación inclusiva... pero con matices. En ciertos casos, argumenta, lo mejor para el niño es estar en un colegio específico. Ella lo dice con conocimiento de causa, pues su hijo es autista.

Uno de los comentaristas escribió (las erratas y faltas de ortografía corren de su cuenta):

Hay cosas que nos de deben obviar, y son las realidades y la naturaleza, cosa que ultimamente se esta obviendo y sobretodo justificando.

Seguir leyendo »

Miau

27 Comentarios

Doctor Claw

Cuando la mujer de la asociación salió por la puerta de mi casa, supe que no me iban a dar el gato que quería. En lugar de enfadarme o entristecerme, me eché a reír: ya tenía el post de la semana.

Resulta que quiero tener un gato. Durante años he dicho que no me gustaban, que yo era más de perros. A falta de pan…

Cuando era joven tuvimos una perrita en casa: Laika. Llegó con apenas semanas, era una mezcla extraña y se parecía al gremlin bueno. Estuvo con mi familia unos años, hasta que la alergia de mi hermano se volvió demasiado fuerte. Desde entonces, no ha entrado ningún animal en casa de mis padres. Ahora que vivo solo, pensé que era el momento de tener otra mascota. Lo ideal es otro perro, pero es demasiado complicado. Estuve tentado de quedarme la pecera de un amigo… Pero los peces no hacen compañía: quedan bien en el salón, decoran. Poco más. Una retrona que conocí a través del blog me dijo que un gato es lo ideal para retrones: hace compañía, puedes jugar con él y no requiere tanto esfuerzo como un perro. Así que gato. (Me han dicho que es lo único que me falta para ser el típico retrón malo de película).

Seguir leyendo »

El Altavoz

Altavoz

Altavoz


Durante este año y medio hemos dado espacio a los lectores para que publiquen artículos de opinión en un el blog. Bajo el epígrafe “Otras Voces”, hemos leído sobre sordera, autismo, ceguera, relaciones de pareja entre bípedos y retrones... Ahora queremos lanzar a los lectores otra propuesta.

Creemos que este blog puede ser un punto de encuentro adecuado para exponer ciertas denuncias y críticas. Seguro que hay un retrón que discute con su vecino para poner una ascensor en su casa o unos padres que pelean con el colegio para que su hijo acuda a clase con el resto de compañeros. Seguro que el ayuntamiento en el que vive algún retrón que nos lee incumple su propia normativa sobre accesibilidad, posiblemente exista una residencia (o más de una) que no trata a sus residentes como debe, o un colegio electoral al que no se puede acceder en silla de ruedas. No nos cabe duda de que hay cines en los que tienes que ver la película desde otro municipio, normativas de evacuación ante un incendio que acabarían con tu vida, transportes "adaptados" que son un atentado contra tu integridad y tantas otras cosas más.

Seguir leyendo »

Contra los ejemplos de superación

27 Comentarios

Noticia sobre discapacidad

Uno de los  objetivos declarados de este blog era superar los clichés respecto a la discapacidad. Quizá el mayor de estos lugares comunes es el "ejemplo de superación”. Esa idea preconcebida de que cualquier persona con discapacidad que hace algo más que esperar a la muerte en su casa o en una residencia puede servir de inspiración al resto, hacernos (hacerles) pensar que sus vidas no son tan duras. Vemos lo que hace y nos admiramos. Ohhh. Mírala, sin piernas y allí, trabajando 8 horas como cualquier hijo de vecino.

Este fin de semana me encontré con un artículo que cumple con este cliché. Estaba publicado en la edición digital de El Mundo, en la sección de Televisión. Título: "Creo en el destino, todo ocurre por alguna razón". Antetítulo: “Un ejemplo de superación”. Les invito a ver el vídeo y leer el texto y luego seguimos…

¿Ya? Bien.

Seguir leyendo »

Cuerdas: el corto que Wert no ha visto

45 Comentarios

Imagen del corto "Cuerdas"

“Si los besos curaran, Nicolás sería el niño más sano del mundo”. Eso dijo Pedro Solís al recibir el Goya a mejor cortometraje de animación en 2010 por La Bruxa. Entonces, muy pocos sabíamos que  su hijo sufría una grave parálisis cerebral; creo que el presentador de la gala lo dijo segundos después.

He vuelto a pensar en él estos días, al ver mi Facebook lleno de comentarios sobre Cuerdas. Reconozco que este año fue el primero en años que no vi la gala, no tenía ni idea de la existencia del corto. Cuando me contaron su argumento, sentí cierto rechazo: “Otra peli sentimentaloide sobre retrones”. Después pensé en verlo para criticarlo, ya sabéis que aquí somos muy dados a sacar punta a todo. Cuando supe quién lo dirigía, me dije “igual merece la pena...”. Ahora, tras ver los 10 minutos que dura, me alegro de que le hayan dado el Goya.

Cuerdas cuenta la historia de María, una niña que vive en un orfanato. Una mañana, llega al edificio un nuevo crío, su madre no puede hacerse cargo de él. Es un niño, ejem, “un poco especial”. Y la profesora pide a los alumnos que ayuden para que entre todos, “se sienta a gusto el tiempo que esté entre nosotros”. Reveladora la última parte de la frase: no estará mucho…

Seguir leyendo »

Accesibilidad y postureo

45 Comentarios

Rampa en el Paraninfo de Zaragoza

En mi ciudad han puesto una rampa para entrar a un importante edificio cultural por la puerta principal. Aplausos, loas y ovaciones. Después de muchos años, los retrones vamos a poder acceder al Paraninfo de Zaragoza por el mismo sitio que el resto de los mortales. Por tan solo 80.000 euros, supone todo un avance en accesibilidad e igualdad de... ejem.

En realidad, me parece un gesto vacío, un gasto inútil y, en cierto sentido, un error táctico.

Ya era posible entrar al Paraninfo por una rampa en la puerta de atrás. Subías, pulsabas un timbre y un trabajador amable te abría la puerta y te guiaba a la sala que quisieras. No entrabas "por donde todo el mundo", pero jamás me he sentido ciudadano de segunda por ello.

Seguir leyendo »

La decadencia

Centro Infanta Leonor (Albacete). Foto: COCEMFE Fama Albacete

Uno de los libros más tristes que recuerdo lleva por título Flores para Algernon. En España fue publicado por Acervo Ciencia Ficción, y compartía espacio con Dune y sagas de fantasía épica. Pero Flores para Algernon es otra cosa. Relata un experimento científico para aumentar la inteligencia. A la hora de probar el fármaco en humanos, eligen a un treintañero con grave retraso mental.

Creo recordar que lo sacan de una residencia, donde pasa el día con la boca abierta, la mirada vacía y rastrillando un jardín como única ocupación. Esperando a la muerte, que diría el coronel Aureliano Buendía.

No hacen falta muchas dosis para descubrir que el fármaco funciona. El protagonista pierde esa discapacidad mental y se transforma no sólo en un ser humano con una inteligencia común, sino es una persona brillante. Los científicos aplauden y se frotan las manos: se van a hacer de oro. La encargada directa del experimento habla cada día con el protagonista y termina por surgir la chispa entre ellos. Todo va como la seda... hasta que la cúpula de la empresa farmacéutica decide detener las pruebas. Ya han demostrado que funciona… ¿qué sentido tiene gastar dinero en ese retrón?

Seguir leyendo »

- PUBLICIDAD -
- Blogs asociados -

- PUBLICIDAD -