eldiario.es

Raúl Gay

Zaragoza, 1981. Periodista, lector, escritor. Ateo y retrón. Mientras espero la llegada del Transhumanismo, sigo viajando hacia Ítaca.

Hasta siempre

Termina una etapa. Con este artículo, me despido del blog. Han pasado 2 años desde que Pablo Echenique y yo enviamos  aquel correo a Ignacio Escolar, director de eldiario.es. En junio, Pablo dijo  adiós para irse al Parlamento Europeo y ahora es mi turno. Al igual que mi ex-socio, me voy a Podemos. Después de meses colaborando en mis horas libres, ahora he pedido una excedencia en mi trabajo habitual (Aragón TV) para dedicar todo mi tiempo y energía a mejorar la vida de los ciudadanos. Con tristeza, también debo dejar este espacio.

Cuando el blog cumplió un año, Pablo y yo escribimos:

Seguir leyendo »

Se buscan colaboradores

Las cosas en el De retrones y hombres están cambiando. Tras la  marcha de Pablo Echenique a Bruselas, he estado al frente en solitario. Durante unas semanas,  Patricia Carrascal escribió varios artículos pero no pudo seguir por cuestiones de tiempo. Ahora yo también debo dejarlo.

A eldiario.es le gustaría que este espacio de discapacidad siguiera adelante con otros nombres y rostros. Por eso, animo a los lectores a que se ofrezcan para continuar este viaje. Aquellos interesados y dispuestos a escribir de forma constante pueden enviar un correo a retronesyhombres@gmail.com. Nos gustaría que nos contaráis vuestra situación, vuestra discapacidad, vuestros motivos para colaborar y, en especial, que nos mandárais un artículo de muestra.

Seguir leyendo »

En busca de la Vida Independiente

La pasada semana, di una charla en la Universidad sobre Vida Independiente y Discapacidad. Me acompañaban David Sanz, trabajador social, y Jesús Marta, antiguo valorador de la Dependencia en Aragón.

Hablamos de leyes mal diseñadas y desarrolladas, de recortes, de formas de entender la discapacidad, de la figura de un asistente personal... Para aquellos que no pudieron asistir, comparto aquí el texto base de mi intervención.

Seguir leyendo »

Carta a Renfe

A la Oficina Central de Atendo

Buenos días,

Seguir leyendo »

"Tras una asistencia sexual, el usuario descubre que puede amar y ser amado "

Nia (es su pseudónimo) tiene 46 años, vive cerca de Barcelona y hace asistencias sexuales. Con esta entrevista, termino la serie que he preparado el tema. Aprovecho para recordar el artículo dedicado a una  mediadora y a un usuario.

***

Seguir leyendo »

El año que fui retrón

En algún artículo  hemos hablado de las diferencias entre nacer con discapacidad o adquirir una. La mayor parte de las veces, es difícil comparar: hay quien nace ya retrón y quien por un accidente o una enfermedad se convierte en uno. Sin embargo, yo soy un poco híbrido y hasta cierto punto puedo opinar sobre las 2 situaciones.

A lo largo de mi vida he pasado 14 veces por quirófano, siempre para arreglar mis piernas, deformes de nacimiento. Las primeras, para tratar de enderezarlas y poder caminar; las siguientes para hacerlo sin dolor. En 2010, hace hoy justo 4 años, entré en un quirófano de Valencia para someterme a la (en teoría) intervención definitiva: para arreglar los huesos de tal forma que no necesitara utilizar órtesis para caminar. Spoiler: no funcionó.

Seguir leyendo »

No soy Constantino Romero

Resulta que cada vez hablo peor. No es que diga tacos (alguno suelto, pero menos que antes), es que noto que tengo la voz más débil, más ronca. Siempre he sido muy sabinero, muy coheniano. Hablaba bajito, de garganta y me quedaba afónico a mitad de noche, en cuanto sonaba el Twist and Shout de los Beatles en el bar de turno. Si eres un artista, un enfant terrible o un crápula queda bien tener esa voz. Pero si trabajas en televisión y tienes que locutar una pieza del ébola un lunes y el martes poner tu voz a un vídeo sobre la consulta (simulada y en diferido) de Artur Mas... no mola tanto.

Lo primero que hice al entrar a trabajar en Aragón TV fue acudir a un logopeda. Luego a otro. Y a un profesor de canto. Y a un foniatra. Como decía Woody Allen de su psiquiatra en Annie Hall, le doy unos meses más y después a Lourdes. Lo malo es que no creo en esas vírgenes...

Seguir leyendo »

Antonio Castillejo: "Tenemos que demostrar que podemos hacer feliz a otra persona"

Antonio tiene 40 años y hace poco conoció el cariño de una mujer. El sexo lo descubrió mucho antes, cuando pagó a una prostituta a los 18 años. "Era una salida fácil, sexo sin el miedo al rechazo", me cuenta por Skype, aunque también hubo prostitutas que no quisieron acostarse con él al saber que era discapacitado. Sus padres lo sabían, lo entendían, “decían que si no hay otra forma...".

La imagen que la sociedad tenía (y tiene) de los discapacitados no ayudaba precisamente. "Me iba diciendo a mí mismo que lo de tener pareja, una vida sexual y sentimental... me podía ir olvidando de todo eso. Era lo que te venían a decir en los años 80, cuando me detectaron la enfermedad. Parece que tienes que estar a tus pensiones, tu vida sedentaria, ver la tele y salir poco…” Le digo que es cierto, que el pasado fue duro y cruel; pero que a veces pienso que nosotros también hemos asumido ese rol. Está de acuerdo. Ahora, recalca, “tenemos el deber de mostrar a la sociedad que no somos una carga, que no tenemos que estar apartados y que podemos hacer feliz a otra persona".

Seguir leyendo »

María Clemente: "Más que sexo, ofrecemos intimidad"

El sexo es vida, dicen los anuncios de cierta clínica. Si es así, si aceptamos que el sexo es bueno, saludable y necesario, ¿por qué tanta gente pretende ignorar que los discapacitados también podemos y queremos disfrutar de él? Para muchos, los retrones somos asexuales, lisitos por debajo, como  escribió Pablo hace ya un tiempo.

También hay muchas personas que piensan diferente, que consideran que una discapacidad no debe ser impedimento para disfrutar del cuerpo. Que el sexo no es sólo penetración sino caricias y besos. Y que todos tenemos derecho a sentirnos dignos y amados... aunque sea por unas horas y pagando.

Seguir leyendo »

En busca de un asistente personal

Dice Mariano Rajoy que hay raíces vigorosas. Dicen sus voceros que las  cifras macroeconómicas nos sonríen, que la recuperación está ya aquí y que quien no la ve es porque no quiere. Pero hace un par de semanas me hubiera gustado tener a Rajoy, Montoro y Báñez en el salón de mi casa para que vieran el verdadero rostro de su recuperación.

Durante 3 días entrevisté a una veintena de personas que buscaban trabajo como asistente personal. Ya sabéis, los retrones tenemos la mala costumbre de vestirnos, comer, ir al baño... y muchas veces alguien tiene que echarnos una mano. Como los lectores recordarán, hace año y pico me independicé y desde entonces vivo con una persona entre semana; los sábados y domingos vuelvo al nido. Ahora este asistente deja el trabajo por motivos personales y me toca buscar sustituto.

Seguir leyendo »

- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -