eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El riesgo de ser mujer en Centroamérica

En Nicaragua, 1 de cada 4 mujeres de la zona rural ha sido sometida a violencia física.

Cada 16 horas, una mujer es asesinada en El Salvador y Honduras. En el caso del primero, 2.521 mujeres murieron en los últimos seis años y, en el segundo, a lo largo de la última década la cifra asciende a 4.496 mujeres asesinadas; ello ha llevado a la Organización Mundial de la Salud (OMS) a calificar de epidemia los feminicidios en la región. Y es que Honduras o El Salvador no son casos aislados, según el último Informe sobre el estado de la región (2016), los crímenes contra las mujeres en Centroamérica superan las cifras del año 2000 en la mayor parte de los siete países de esta zona.

Sin embargo y a pesar de la gravedad de estadísticas como éstas, las organizaciones de mujeres siguen reivindicando que no existe información de calidad y actualizada sobre las agresiones contra las mujeres y, principalmente, sobre las muertes violentas. Ejemplo de ello es el caso de El Salvador, donde la situación de violencia social que vive el país hace que las muertes de mujeres se consideren homicidios y no feminicidios, entendiendo estos como el asesinato intencional de una mujer por el hecho de serlo.

Actualmente, los siete países de Centroamérica cuentan con legislaciones vigentes específicas que penalizan la violencia contra las mujeres que tipifican como delito el feminicidio y, a escala regional, en diciembre de 2013 se aprobó la Política Regional de Igualdad y Equidad de Género del Sistema de la Integración Centroamericana (PRIEG/SICA), un instrumento público regional que posiciona la igualdad de género y la no discriminación contra las mujeres. Sin embargo, la realidad es que los estados no garantizan que todos los delitos y crímenes sean debidamente investigados, perseguidos, juzgados y sancionados.

Seguir leyendo »

La participación de la infancia, clave para la defensa de sus derechos

La participación de la niñez debe valorarse esencialmente como un derecho implícito al hecho de ser persona.

Este noviembre se cumplen 27 años de la entrada en vigor de la Convención de los Derechos del Niño, tratado internacional aprobado en 1989 por la Asamblea de Naciones Unidas y que significó para el mundo un cambio de paradigmas en la visión social de los niños y niñas.

La Convención de los Derechos del Niño (CDN) es en esencia un llamado a toda la humanidad, pero en particular a las personas adultas, para dar un giro radical en la histórica visión hacia la niñez, planteando uno de los cuestionamientos más profundos en la doctrina de los derechos humanos y de la niñez como es el hecho de reconocer a los niños y las niñas como sujetos sociales de derecho y no como objetos de protección y control.

Tras estos 27 años, si bien se han experimentado algunos avances como la reducción mundial de la mortalidad de menores de 5 años en más de la mitad desde 1990 o la cobertura y retención de la educación primaria en América Latina –la tasa neta de matrícula es del 94% de promedio–, todavía hoy los niños y niñas son uno de los grupos sociales más vulnerables en el mundo, con serias dificultades para ver cumplidos los derechos enunciados en la convención. Ejemplo de esto son el derecho a la supervivencia (las muertes neonatales han experimentado un aumento proporcional del 5% desde 2000), la calidad de la educación que reciben (cerca del 40% terminan primaria sin aprender a leer y escribir) o su derecho a la participación ciudadana, entre otros. Todos ellos siguen siendo hoy graves incumplimientos de los derechos de los menores que debemos abordar entre todos.

Seguir leyendo »

Negociaciones climáticas, de lo urgente a lo necesario

En el sureste de África, impulsamos procesos relacionados con la gestión sustentable del agua y la seguridad alimentaria.

En estos días y con justa razón, el cambio climático vuelve a estar en el centro de las conversaciones de la diplomacia internacional. Miles de personas, funcionarios, negociadores, activistas y medios de comunicación han llegado hasta Marrakech para dar seguimiento a lo conseguido en anteriores negociaciones climáticas (COP) con una diferencia evidente respecto a cumbres anteriores, el sentido de urgencia.

En 2015, la temperatura media mundial incrementó 0.9 °C respecto al promedio del período 1901-2000 y la temperatura media mensual de diez de los doce meses del año pasado alcanzó o superó los récords en ese mismo período. A nivel mundial, el año 2015 ha sido el más caliente desde 1880, según los registros disponibles y ya en 2016, en cada uno de los primeros seis meses, la temperatura media mensual mundial batió récords según los registros desde 1880. Dicho semestre fue el más cálido de todos los registros, con un incremento de 1.3 °C respecto al período de 1901-2000.

Más allá de las cifras y de lo complejo de su entendimiento estamos hablando de un colapso que se refleja en las crisis más recurrentes e intensas ligadas a eventos climáticos. Lluvias fuertes, huracanes más potentes, procesos de desertificación, sequías y, por ende, poca disponibilidad de agua para consumo y para los procesos productivos. En los últimos tres años, el Corredor Seco Centroamericano, una de las zonas más vulnerables del planeta, ha atravesado por la peor sequía de los últimos 30 años. Dicha sequía ha supuesto la pérdida de entre el 70% y 80 % de la producción de maíz y frijol, alimentos básicos en la dieta y movilidad económica de la región, generando así una crisis alimentaria cada día más profunda y agudizando la pobreza, especialmente, la de estos países en desarrollo, de por sí, ya bastante empobrecidos.

Seguir leyendo »

Obligados a ser héroes desde la infancia

La UNESCO cifra en 63 millones las niñas de entre 6 y 15 años que no asisten a la escuela. Salva Campillo / AeA

"Nacemos pobres, pero tenemos que superarlo". Este ha sido desde hace 27 años el leitmotiv de Santa Rosa, técnica de REDES, una de las organizaciones peruanas que colabora con Ayuda en Acción en la lucha por la erradicación de la pobreza en el país. Esta mujer menuda, discreta y sonriente que lleva el nombre de la patrona de Perú, conversa con las familias más desfavorecidas de Huancavelica (Perú) con la confianza de un familiar cercano. La buscan, la miran y la escuchan, algo curioso en esta parte del altiplano por la desconfianza que genera el extranjero aun siendo paisano.

Quien no la conoce pensaría que ha nacido allí mismo, en una de esas comunidades rodeadas de un paisaje tan bello como cruel. Y no andaría desencaminado porque esta ingeniera industrial nació en una de las zonas más remotas y olvidadas del distrito de Anta, en Manclia, una comunidad azotada por el terrorismo y donde hasta hace apenas un año ni siquiera llegaba el fluido eléctrico. Allí pasó su infancia Santa Rosa, en un entorno hostil, con todas las desventajas de las que dota la pobreza, para quebrar los sueños hasta del más obstinado. Obligada desde niña, como ella dice, a superarlo todo, el hambre, las enfermedades y la barbarie terrorista, porque el azar quiso que naciera en una de las zonas más desfavorecidas del planeta.

"Esta es mi casa", dice, y cualquiera de los habitantes de estas comunidades son su gente. Les entiende a la perfección, les habla en quechua y la calidez de su mano amiga les reconforta. " Yo les digo que he vivido igual que ellos, pero que no hay nada imposible".

Seguir leyendo »

Mujer rural no es mujer agraria

Según la FAO, “las mujeres rurales son exponencialmente más vulnerables y están más marginadas”.

Las mujeres rurales son una cuarta parte de la población mundial y constituyen uno de los principales pilares de la seguridad alimentaria, puesto que representan el 43% de los puestos de trabajo en las cadenas de producción de alimentos de los países más desfavorecidos.

Si tenemos en cuenta que más del 75% de la población que vive en condiciones de extrema pobreza lo hace en las zonas rurales, garantizar el acceso de las mujeres al sistema productivo en igualdad de condiciones que los hombres es una premisa indispensable para alcanzar al primero y el quinto de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para 2030, reducir a la mitad el número de personas que pasan hambre y poner fin a todas las formas de discriminación contra todas las mujeres y niñas en todo el mundo.

Sin embargo y a pesar de estos datos, las mujeres en el ámbito rural son invisibles, no sólo para sus comunidades sino también para el resto de la sociedad. Y lo son porque a pesar de que recaiga sobre ellas gran parte de la responsabilidad de producir y procesar los alimentos, de mantener económicamente a sus familias o de ser consideradas las garantes de las oportunidades de educación y las responsables de los cuidados, están infrarrepresentadas en los espacios políticos y económicos de toma de decisiones.

Seguir leyendo »

El futuro de Colombia se escribe con erre

Más del 55% de los 6,9 millones de desplazados por el conflicto armado son menores de 15 años.

Colombia sigue avanzando hacia una paz duradera. Años de negociaciones han dado lugar a la firma de un acuerdo histórico el 23 de junio en La Habana entre el Estado y la guerrilla de las FARC, que implicaría la entrega definitiva de las armas y la implementación de un proceso de desmovilización de unos 10 mil combatientes guerrilleros bajo la observación permanente de las Naciones Unidas.

Sin embargo, no ha sido ratificado en el referéndum del pasado domingo. Posiblemente no era el acuerdo perfecto pero ha servido para poner en claro los límites y los consensos para la búsqueda de una solución sostenida. La sociedad colombiana ha pedido hacer una revisión de los términos suscritos. Habrá por tanto que retomar la negociación, lo cual no indica que el proceso se haya detenido. Es momento de seguir trabajando con la esperanza de que antes o después se alcance el cierre definitivo del conflicto.

Ayuda en Acción lleva 10 años comprometida con la mejora de las condiciones de vida de la población colombiana. Desde la región de Montes de María hasta Nariño, pasando por varias acciones en el Valle del Cauca o en el Chocó. En este periodo hemos tenido la oportunidad de contribuir, junto a instituciones y sociedad civil, a generar un escenario en el que las personas puedan desarrollar sus capacidades y encontrar oportunidades para lograr un futuro mejor. Hemos conocido los estragos del conflicto y hemos logrado sentirnos parte del proceso hacia una solución sostenida. En la actual coyuntura, vivimos con la misma intensidad que cada persona de este país la búsqueda de nuevo contexto nacional. Por ello, seguimos erre que erre peleando por una Colombia en paz.

Seguir leyendo »

Más de 65 millones de razones por las que debemos actuar

El 59% de los desplazados son menores, de ellos, 9 de cada 10 viajan solos. En la imagen, niños en el campo de refugiados de Moria (Grecia). / Action Aid

Todos los días las imágenes de miles de personas intentando llegar a las costas europeas golpean nuestras retinas y nuestras conciencias. Personas que huyen de sus hogares porque temen por su vida y la de los suyos en sus regiones de origen y que por ponerse a salvo y tener esperanzas de una vida mejor acaban cruzando un mar en una embarcación en la que nosotros no nos aventuraríamos ni para llevar a cabo una excursión costera. Muchos de ellos no logran alcanzar ninguna costa, ni ninguna frontera, mueren en el camino, perdidos en el desierto o ahogados en el mar; solo en 2015 y según los datos de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), 5.000 personas murieron ahogadas en todo el mundo tratando de alcanzar una costa segura. 

Los tiempos que vivimos igualan los desplazamientos masivos que se produjeron durante la Segunda Guerra Mundial, las cifras del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), hablan de más de 65 millones de personas que han tenido que huir de sus lugares de origen por la guerra y los conflictos, las violaciones de derechos humanos o la extrema pobreza. El dato se puede desagregar más para descubrir también otra realidad muchas veces invisible, el 59% son menores de edad y 9 de cada 10 viajan solos, una facilidad más para las redes de trata infantil.  

La respuesta a la hora de compartir esta responsabilidad de acogida no está siendo equitativa entre los países de la comunidad internacional y no todos los países con mayores recursos están dando ejemplo, o si lo están dando, no es un buen ejemplo. En contra de lo pudiera parecer, la mayoría de estas personas que huyen de los distintos tipos de violencia acaban siendo albergados en países en desarrollo o con escasos recursos económicos; Turquía, Pakistán, Líbano, Irán, Etiopía o República Democrática del Congo son algunos de ellos. 

Seguir leyendo »

Por fin la vuelta al cole

En el mundo hay 124 millones de niños, niñas y jóvenes que no empezarán el colegio este curso.

Hoy millones de padres y madres de niños en edad escolar seguramente respiran un poco más aliviados porque tendrán que hacer un poco menos de equilibrios para conciliar su vida familiar y laboral. Hoy, alrededor 8 millones de niños y niñas vuelven al cole en España. Aunque siga haciendo calor podemos decir que, oficiosamente, se acabó el verano.

Por este motivo, hoy es un buen día para hablar sobre educación, pero también lo es porque es 8 de septiembre, fecha en la que se celebra el Día Internacional de la Alfabetización, un buen momento para recordar que todavía muchos millones de niños y niñas no irán al cole o irán a un centro donde la enseñanza que reciban esté lejos de ofrecerles unos rudimentos para desenvolverse a lo largo de su vida.  

Siempre da cierto temor reconocer que algunos datos globales han mejorado, como es el caso de las cifras sobre educación. En efecto, son mejores que años atrás y se han logrado importantes avances en los último años. Y me explico: da cierto temor por la tentación que podemos tener de relajarnos y olvidar apretar el paso, pero aun con avances seguimos estando demasiado lejos de lo que como sociedad deberíamos permitirnos.   

Seguir leyendo »

Una Humanidad en busca de ayuda

En Janamora (Etiopía) la falta de lluvias desde hace un año y medio pone en peligro la supervivencia de personas, ganado y cosechas.

¿Imaginas cómo sería tu vida si un terremoto destruyera tu casa o hiriera a tus seres queridos? ¿O si vivieras del campo y no tuvieras semillas para sembrar o agua para dar de beber a tu familia? ¿O si un conflicto armado te obligara a abandonar tu país? ¿Y si no fueras víctima de esas situaciones pero llegaras a un país que sí las sufre para ayudar? No hace falta imaginar demasiado porque todos esos supuestos son el día a día de 130 millones de personas en todo el mundo que necesitan en estos momentos asistencia humanitaria urgente, la cifra más alta desde la II Guerra Mundial.

Cada 19 de agosto se celebra el Día Mundial de la Asistencia Humanitaria para recordar nuestro compromiso compartido con la Humanidad que sufre y la necesidad de actuar para no dejar caer a los más vulnerables. En palabras del Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, “ es un recordatorio anual de la necesidad de actuar para aliviar el sufrimiento. Es también una ocasión para honrar a los trabajadores humanitarios y los voluntarios que se afanan en la primera línea de las crisis. Quiero rendir homenaje a los entregados hombres y mujeres que afrontan peligros para ayudar a otros que afrontan riesgos aún mayores.”

En Ayuda en Acción más de 200 personas trabajan en el terreno -en países como Bolivia, Perú o Nicaragua- a los que se suman las más de 460 que proceden de las organizaciones con las que colaboramos como socios locales. Se trata de algunas de las zonas más vulnerables del planeta, donde la propensión a los desastres naturales incrementada por los efectos del cambio climático se traduce en continuas pérdidas de cultivos, ganado, infraestructuras y vidas humanas. En nuestro ADN como organización está el trabajo continuado con las personas para garantizar la resiliencia de las personas y de las comunidades, su capacidad para sobreponerse a factores de índole económica, social o medioambiental que les son desfavorables.

Seguir leyendo »

El “buen vivir”, clave para la convivencia en un mundo plural y diverso

Niñas indígenas en la escuela de Jahuacaya, en el altiplano boliviano.

Los pueblos indígenas han conseguido resistir a la “colonización” y la homogenización de sus culturas y lo han hecho a través de diferentes estrategias, una de ellas, la lucha por la dignidad y el reconocimiento de la diversidad de cosmovisiones en un mundo plural. Justamente esa diversidad cultural es la mayor fuente de creatividad y riqueza de la humanidad.

En América Latina y el Caribe los poderes legislativos cuentan con una participación de 30-60% de representantes de los pueblos indígenas, así como de líderes de gobiernos democráticamente elegidos (Bolivia) y hay más de 600 lenguas incluidas el castellano y el portugués que aún son transmitidas de generación en generación, dando paso a la revitalización de las lenguas.

Estos datos ponen de manifiesto avances importantes en el reconocimiento de la plurinacionalidad, el ascenso de líderes y lideresas indígenas al poder político o la vigencia de las lenguas indígenas; pero junto a estos logros también persisten grandes desigualdades que viven los niños, niñas, jóvenes, mujeres y adultos mayores de pueblos indígenas en situaciones de pobreza y migración en las grandes ciudades en relación al ejercicio de sus derechos económicos, sociales y culturales.

Seguir leyendo »