eldiario.es

Menú

Los hombres que odiaban a hombres y mujeres

Dice la derecha que el asesino de la matanza de Orlando los mató porque era yihadista, no porque eran gays. Que seas maricón ahora no me viene bien para mi discurso islamofóbico. Les pesa más la islamofobia que la homofobia.

No somos nosotros, son ellos, los moros. Pues no, somos todos. Todos vivimos en sociedades construidas por hombres que odian a las mujeres y a los hombres que no son como ellos, que son como mujeres.

55 Comentarios

- PUBLICIDAD -

A la derecha a ambos lados del Atlántico le parece muy importante cargarle los muertos de la matanza de Orlando al yihadismo y no a la homofobia. La distinción no es tal. El yihadista es también homófobo y el asesino era ambas cosas, como han contado policía y familiares. Mató por el odio religioso pero también sexual, que están unidos. Sin embargo, a los conservadores (con Donald Trump a la cabeza) les interesa separarlos, obviar el componente homofóbico, y pintarlo como un caso de terrorismo musulmán, aunque hasta el FBI lo duda, para atemorizarnos con la amenaza islamista y quitarle a nuestra sociedad el muerto de encima.

Los mató porque era yihadista, no porque eran gays. No hay homofobia entre nosotros, la han traído los musulmanes. No somos nosotros, son ellos, los moros. Los extraños, los invasores, los otros. Cuando un cristiano ataca a un homosexual, la religión no es relevante, es un homófobo. Cuando lo hace un musulmán, lo único relevante es su religión. Para quitarnos responsabilidad como sociedad, caen en un odio doble. Evidentemente, contra los islamistas en general. Pero también hacia los gays, a los que les niegan su condición de víctimas por causa sexual. Que seas maricón ahora no me viene bien porque me estropeas el discurso islamofóbico. Ahora eres un ciudadano occidental respetable aunque me da asco que te beses en público. Les pesa más la islamofobia que la homofobia.

No voy a defender a ninguna de las religiones. Dios es una de las mayores causas de muerte de la Historia y no es santo de mi devoción. Es innegable el machismo de las sociedades musulmanas y la violencia yihadista hacia nuestro modo de vida. Nadie pone en duda eso. Pero tampoco podemos esconder que vivimos en sociedades homófobas en las que, por cierto, el cristianismo es uno de los azote de gays, lesbianas, bisexuales y trans. En España tenemos a Cañizares y otros Torquemadas católicos sembrando el odio al imperio gay, igual que muchos ultras cristianos en Estados Unidos, donde el vicegobernador de Texas publicó en twitter una repugnante cita bíblica tras el atentado: “Nadie se burla de dios. Se recoge lo que se siembra”. Ahí tenemos a un cristiano reconociendo que los han matado por maricones.

Eso es. Más que un crimen yihadista, es un crimen machista. Es consecuencia de una sociedad machirula que persigue tanto a mujeres como a las sexualidades fuera de la norma. Alberto Garzón lo denunció en twitter y el heteropatriarcado, algunas mujeres incluidas, se le echó encima, dándole la razón con sus encendidos ataques. No estaba echándole la culpa al hombre blanco occidental sino a la sociedad global construida por hombres que odian a las mujeres y a los hombres que no son como ellos. Todos vivimos en sociedades patriarcales de las que el capitalismo salvaje, el fanatismo religioso y la violencia de género y homófoba son sus manifestaciones más extremas. Todos vivimos en sociedades en las que el patriarcado maltratador se protege a sí mismo y encubre sus abusos.

Acabamos de verlo en España con el caso de los futbolistas acusados de explotación sexual en el caso del repulsivo productor de cine porno Torbe. Por supuesto que son inocentes hasta que no se demuestre lo contrario, pero pesan sobre ellos acusaciones muy serias de una testigo protegida que a la policía le resulta fiable y, sin embargo, el portero de la selección no ha sido ni siquiera apartado cautelarmente de la competición hasta aclarar el asunto. ¿Seguiría jugando si estuviera acusado de pederasta? No lo creo.

En una sociedad machista, no se protege a las mujeres ni a los hombres a los que se considera como mujeres. En una sociedad patriarcal, es terrorismo cuando mata un yihadista pero no cuando mata un machista.

Recuerda que este programa es solo posible gracias a ti.
Difúndelo y, si puedes, hazte Productor o Productora de #CarneCruda.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha