eldiario.es

Menú

La noche en dos actos

En la puta strasse. 2º Acto es un documental sobre la desaparición de la bohemia en el barrio Gótico, que culmina con el cierre del bar 2º Acto

La cineasta Anna Cervera recupera el alma del bar donde se han refugiado artistas y bohemios desde hace casi treinta años

En la puta strasse. 2º Acto está nominado a los Premios Gaudí en la categoría de mejor película documental

- PUBLICIDAD -
C:\fakepath\unnamed (1).jpg

Cerró sus puertas el 1 de noviembre de 2013 y aquella noche, los clientes habituales del bar hicieron un homenaje. Quico Palomar, artista de la calle, fundador desconocido de la Fura dels Baus, cantautor soñador, regaló a la clientela una versión muy particular del Walk on the wild side de Lou Reed. Pasear por el lado salvaje de la calle d'en Roca, 18 había terminado.

El bar era sinónimo de bohemios descreídos, artistas de raíz, otros querían serlo, vicio y subcultura, entre paredes húmedas. Anna Cervera, cineasta debutante, con el documental A la puta Strasse. 2º Acto, retrata este templo de la noche y, de paso, como sostiene Quico Palomar, la 'desbarcelonización' y la desaparición de la bohemia. Un viaje a un mundo real y auténtico, difícil de ver y conocer en Ciutat Vella.   

El hilo conductor y maestro de ceremonias del documental es Emilio Gómez Reig, el propietario de los últimos 20 años del bar 2º Acto, antes el popular Bar del Pirindolo. Más que un bar era un enigma donde todo el mundo era bien recibido. "A menudo, incluso jueces y policías", explica Emilio. Esta pero no era la clientela que más frecuentaba el local. Los habituales eran Corvus, según sus amigos el mejor pintor actual en la categoría de grandes desconocidos, el desaparecido Alejandro Molina, escultor y pareja de Nazario, María Elba Rodríguez, la Vivian Maier catalana, Viki Alcaraz, payasa solidaria, y el fotógrafo Max Messerli, autor de una célebre instantánea de Bob Marley.

También eran clientes habituales los responsables de la librería Makoki de la Plaza del Pi, fundadores de la revista Cáñamo como Felipe Borrallo, el gurú del cultivo del cannabis, Jorge Cervantes, María Elba Rodríguez, fotógrafa retratista del desaparecido El Siglo, el payaso Jango Edwards o Peter Wastell, pintor inglés vecino del gótico.

Fue, justamente, Wastell quien utilizó una de las puertas de entrada del local para pintar la cara inquietante de una niña con cuatro ojos. Ahora es el cartel oficial del documental. Es sabido que cuatro ojos ven mucho mejor que dos. De momento, a la espera de un nuevo futuro del local, observan atentos este reducto de la bohemia barcelonesa que, al contrario de lo que podríamos pensar, no bajó la persiana por el precio desorbitado del alquiler o una jubilación anticipada. Emilio no se esconde. Todo se torció con la famosa ley del tabaco. Salir a fumar a la calle y respetar el descanso del vecindario estaba reñido.

El documental de Anna Cervera es un retrato de un entorno creativo y artístico escondido bajo la capa turística del barrio Gótico. Un homenaje a todos los establecimientos que estos últimos años han cerrado. El modelo turístico de Barcelona ha devastado la vida noctámbula y desordenada. Locales cerrados o invadidos por 'guiris' hasta convertirse en una farsa grotesca, han hecho de la noche una pantomima comercial. 2º Acto fue fiel a su ideario al margen de los convencionalismos. La mayoría de locales se han convertido en lugares de pasto del turismo y de unos cuantos no queda ni la memoria. Su cierre representa el final de una época que queda captado en imágenes en este documental, que forma parte de la historia de Barcelona.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha