eldiario.es

Menú

ConsumoClaro ConsumoClaro

Siete motivos para empezar a consumir productos ecológicos

Los alimentos ecológicos se elaboran siguiendo unas estrictas normas, marcadas por la Unión Europea, que garantizan la máxima calidad del producto y un respeto total con el medio ambiente. 

- PUBLICIDAD -
Foto: Pexels.

Foto: Pexels.

El interés por la vida sana y el consumo responsable de alimentos ha experimentado un boom en los últimos años, hasta tal punto que los productos ecológicos, antaño relegados a compras muy ocasionales en herbolarios, cada vez ocupan más espacio en las estanterías de los supermercados. El cambio de paradigma es notable. No en vano, si antes era difícil adquirir ciertos productos 'bio', hoy en día cualquier familia puede tener cubierta su cesta de la compra únicamente con alimentos orgánicos, si ese es su deseo. Un buen ejemplo de ello es  El Corte Inglés, empresa pionera en la promoción de este tipo de productos, que cuenta entre su oferta con más de 1.5000 referencias de alimentos y productos ecológicos, bio y orgánicos (lácteos, conservas, aceites, mermeladas, caldos...).

Pese a todas estas facilidades, todavía hay quien no termina de animarse a adquirir productos que contengan la etiqueta 'bio'. Si te encuentras en este grupo, te recomendamos que continúes leyendo; las siete razones que encontrarás a continuación a buen seguro que te harán cambiar de opinión.

1. Respetan sistemas y ciclos naturales

En efecto, las normativas europea y española sobre producción ecológica exigen que el proceso de cultivo, elaboración o crianza del futuro alimento haya seguido unas normas muy estrictas en lo que a procesos sostenibles y respetuosos con el medio ambiente se refiere. Los alimentos ecológicos deben proceder de explotaciones donde:

  • Se respeta la biodiversidad y se huye del monocultivo en grandes extensiones y se fomenta el cultivo de varios productos a la vez.

  • Se trabaja con sistemas que garantizan que no se usa más agua de la debida en ninguna de las tareas, ni siquiera en el riego.

  • Se gestionan los residuos sobrantes de una manera sostenible a través del reciclado o su inversión en generar energía verde, pero nunca contaminando el subsuelo ni los acuíferos ni ríos ni mares.

  • Se emplean métodos de lucha contra malas hierbas e insectos que no implican el uso de sustancias químicas sintéticas.

  • Dichos métodos de lucha contra plagas y vegetación no tienen lugar de forma indiscriminada , sino medida a las necesidades de cada cultivo.

Estas y otras premisas deben cumplirse a rajatabla para poder conseguir la etiqueta de producto ecológico. De este modo, cuando vemos que este aceite de oliva virgen extra es ecológico, sabemos que nos garantiza las premisas anteriores. Y lo mismo sucede con este vino blanco verdejo con denominación de origen Rueda.

2. Emplean aditivos naturales

Foto: Pexels.

Foto: Pexels.

Dada su legislación, los alimentos ecológicos garantizan que están libres de todo tipo de aditivos, estabilizantes, espesantes o conservantes que hayan sido obtenidos de manera industrial sintética y solo pueden utilizar elementos naturales para mejorar la conservación del producto. De esta suerte, este tarrito de verduras para bebés nos garantiza la ausencia de aditivos que no sean naturales y que puedan provocar problemas a nuestro bebé.

3. Usan sistemas de control de plagas biodegradables

En efecto, la legislación para alimentos ecológicos obliga a usar métodos de lucha contra plagas de insectos y malas hierbas que no se basen en compuestos químicos, sino que se deben usar sistemas de control naturales, biodegradables y que garanticen tanto que el uso de estos sistemas no ha degradado el medio ambiente, como que no hay restos de ellos en el producto final que vamos a comer.

4. Son alimentos sabrosos...

Los productos ecológicos se obtienen respetando sus tiempos naturales de crecimiento y desarrollo. Todo esto potencia tanto su olor como, sobre todo, su sabor, uno de sus grandes atractivos. Los animales, además, permanecen un mínimo de 80 días al aire libre, con una alimentación controlada y natural. 

5. ... 100% naturales

Foto: Pexels.

Foto: Pexels.

Una de las premisas de los productos ecológicos es que no pueden estar basados en organismos genéticamente modificados, entre los cuales están las semillas de transgénicos. Se asegura, así, que su composición solo contempla material genético no alterado en laboratorios, algo que muchos consumidores valoran. Por ejemplo, así sucede en este zumo de tomate y granada.

6. Son seguros

Los productos ecológicos están obligados a superar más controles de calidad que los procedentes de la agricultura y la ganadería convencional. Tal y como establece la Comisión Europea, los 'bio' deben someterse, como mínimo, a un examen anual, lo que garantiza la seguridad en los procesos de producción.

7. Extra: cada vez hay más facilidades para comprarlos

La apuesta de El Corte Inglés por lo ecológico va más allá, y por ello ha creado 'la biosfera', un espacio diferenciado y con una cuidada puesta en escena que reúne a más de 1.500 referencias de estas categorías para brindar al cliente una zona confortable en la que pueda detenerse a apreciar y leer sus propiedades, cualidades y características. Estas áreas ya existen en Valencia, Marbella y Palma de Mallorca, y el próximo otoño se abrirán otras 19 más en diferentes ciudades de España.

Después de leer las claves que te hemos contado seguro que a partir de ahora te animas a comprar alimentos ecológicos (si es que no lo haces ya). Recuerda que, tanto los supermercados de El Corte Inglés como en  Hipercor, podrás encontrar todas las referencias de productos 'bio' que te hemos contado.

- PUBLICIDAD -