eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Angélica Liddell lleva a Brasil la "fascinación primitiva por el mal"

- PUBLICIDAD -
Angélica Liddell lleva a Brasil la "fascinación primitiva por el mal"

Angélica Liddell lleva a Brasil la "fascinación primitiva por el mal"

El trauma producido por dos situaciones de extrema violencia en París es el punto de partida del espectáculo de la dramaturga y actriz española Angélica Liddell, quien, tras su paso por Francia, llega a Brasil para la cuarta edición del Festival Mirada de Teatro Iberoamericano de Santos.

"Hay una fascinación muy antigua y primitiva por el mal que nos permite reflexionar sobre la naturaleza humana", cuenta en una entrevista a Efe la directora, en referencia a su obra "¿Qué haré yo con esta espada?", que se exhibe esta semana en la ciudad costera de Santos, en el litoral de Sao Paulo.

La pieza presenta dos casos icónicos de "horror" en la capital francesa: el primero el del estudiante japonés que en 1984 mató, descuartizó y se comió a una compañera; el segundo, los atentados de París que en 2015 terminaron con la muerte de 137 personas.

"Habíamos previsto numerosas reacciones antes del estreno: enfado, abucheos... Toca directamente el corazón de Francia, pero nos sorprendió mucho cuando vimos que aplaudían de pie todos los días", destacó Liddell, sobre el estreno de la obra el pasado julio, en la ciudad francesa de Aviñón.

Nacida en 1966 en Figueras (Gerona), la directora, Premio Nacional de Literatura Dramática de 2012 en España, cuenta que su nueva creación "es un canto a lo irracional, a todo aquello que nos permite entrar en contacto con las emociones, las sensaciones".

Liddell, todo un símbolo de la vanguardia escénica, debutó en Brasil en 2012 con la pieza "Yo no soy bonita", que, a su juicio, mantiene la esencia de "¿Qué haré yo con esta espada?": el abordaje de la violencia y del "problema" de la belleza.

"Cuento la misma historia desde hace veinte años, pero formalmente mi trabajo sí ha cambiado y tiene una limpieza cada vez mayor, hacia una búsqueda absoluta de la belleza, hacia lo sagrado y sus rituales", dijo Liddell.

En su nueva obra, cargada de polémica, Liddell evitó poner en escena animales vivos, como ya lo hizo en su anterior visita a Brasil, cuando colocó en el escenario un caballo.

Su colega, el hispano-argentino Rodrigo García, quien abrió el festival la pasada semana, sí lo hizo con animales sobre el escenario y su obra fue interrumpida por un grupo de activistas.

Los manifestantes intentaran "rescatar" del escenario a cuatro gallos y los organizadores del evento recibieron una multa de 2.000 reales (unos 615 dólares) por el uso de los animales, cuya presencia en obras de teatro está prohibida por una ley municipal.

El Sesc Sao Paulo, que organiza el evento junto a la Alcaldía de Santos, consideró "importante los debates sobre el tema" y resaltó que los animales empleados por García "no fueron dopados".

El Festival Iberoamericano de Santos, que comenzó el pasado 8 de septiembre y finaliza el próximo domingo, exhibirá un total de 43 obras, de las cuales ocho de ellas serán españolas, el país homenajeado de esta edición.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha