eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Max ensalza el asombro en "Pasmados"

- PUBLICIDAD -
Max ensalza el asombro en "Pasmados"

Max ensalza el asombro en "Pasmados"

El "estado permanente" de estupefacción en el que vive el dibujante Francesc Capdevilla, más conocido como Max, se ha convertido en una fuente de inspiración para su trabajo como artista, que regresa con un nuevo libro bajo el brazo, "Pasmados", una crónica visual y textual del asombro.

En esta ocasión, y de la mano de la editorial Disset, el dibujante catalán (Barcelona, 1956) ha recopilado un total de 45 ilustraciones nuevas e inéditas, "una colección de cosas raras" para "jugar" y retar al lector a través de unas páginas en las que, escondido también detrás del pseudónimo de Oliver Veek, ha probado "algo distinto" incluyendo citas literarias junto a cada lámina.

"No quería hacer un simple libro recopilatorio que al final queda como un catálogo; quería que el libro tomara entidad temática y que, dentro de esa coherencia, hubiera un elemento con el que las ilustraciones pudieran jugar. Son textos escritos a partir del dibujo y no pretendía que fueran explícitos, sino que entretuvieran al lector", cuenta sobre este libro ya a la venta.

Pero por qué esconderse detrás de un pseudónimo cuando el que fuera parte del equipo fundador de la revista El Víbora (1979) nunca se ha andado con medias tintas: "Por ganas de vacilar, por buen humor", afirma.

Hecha esta confesión, el también premio nacional de cómic en 2007 reconoce que meterse en la piel de Oliver Veek ha sido más complicado de lo que pensaba, ya que este juego no ha sido "tan evidente". Algo que lo ha llevado a abordar esta obra como si fuera "nueva", pese a que en su mayoría contiene ilustraciones publicadas de 1996 a 2016.

El origen de "Pasmados" surgió, como relata, tras decidir cuál iba a ser la portada del libro, la de un hombre primitivo mirando con expectación un cielo estrellado.

"Es una de las ilustraciones que más se vende, y me planteé que iba a ser la portada. Me puse a repasar todo lo que he hecho buscando si había un nexo común y me di cuenta -recuerda- de que la mayoría tenían que ver con la actitud que representa este dibujo, que es la de alguien pasmado".

Una vez decidida la coherencia temática del libro, Max comenzó a seleccionar sus dibujos, pero no eligió "los mejores", sino los que más "claramente" apuntan a esta manera de estar en el mundo, que es la suya y "la de muchos".

Una actitud vital que no pertenece, para el autor, sólo a las personas "inteligentes", sino a los que "están al día de lo que pasa en el mundo": "Alguien que se dedica a hacer dibujos tiene que estar poniendo antenas para luego procesar y sacar su trabajo".

"Pasmados" se presenta con otra novedad, ya que se trata de una obra en inglés y en español, que nació así llevada por un "espíritu" de ir "más allá". Por eso, Max reconoce que puede llegar a otro tipo de público, aunque no sabe si le entenderán.

"Lo del humor es muy complicado porque el sentido del humor cambia de persona a persona, así que no te digo de país a país. ¡No tengo ni idea de cómo lo pueden entender en otros lugares!", exclama entre risas.

En la actualidad, y tras la publicación en mayo del cómic "El tríptico de los encantados (una pantomima bosquiana)", con motivo de la exposición del Bosco en el Museo del Prado, el dibujante tiene entre manos el proyecto de un nuevo "cómic personal", que va "despacito".

"La vida está complicada y hay que estar todo el día trabajando básicamente por encargo. Y, cuando tengo tiempo para mis cosas, lo dedico al cómic", advierte.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha